Futsal
Sábado 13 de Octubre de 2018

El bloque Rojo se sacó la espina y es de elite

Unión Árabe dejó en el pasado la serie de tres finales perdidas y logró el ascenso a Primera al adueñarse del número 1 de la tabla general de la división B. Ahora va por el bicampeonato.

Las malas quedaron en el pasado para Unión Árabe. El Rojo se sacó la espina a mediados de año al cortar una serie negativa de tres finales perdidas en forma consecutiva. El festejo llegó al obtener el Torneo Apertura 2018 de la división de ascenso del Torneo Oficial que organiza la Asociación Paranaense de Futsal (APFS). La dulce cosecha se extendió hasta la última fecha de la fase regular del Torneo Clausura, donde consiguió el ascenso a la elite al adueñarse del número 1 de la tabla general. A su vez, sacó pasajes directo a semifinales del Torneo Clausura. Ahora quiere el bicampeonato para redondear un año inolvidable.
El festejo fue un desahogo enorme para un gran grupo humano que conservó una base de varias temporadas y se fortaleció en la adversidad. El equipo nunca se dio por vencido. Se levantó de cada tropezón buscando una nueva oportunidad. Nadie buscó nuevo horizontes. La revancha era para todos. Lo lograron todos los integrantes del Bloque Rojo. "Cuando el equipo estaba mal nuestro lema era "prefiero jugar con un amigo que con un compañero", confesó Francisco Fernández, jugador del Árabe, en diálogo con Ovación.
"A principio nos propusimos ir por todo", confesó Alejandro Fischer, entrenador de Unión Árabe y arquero suplente. "Todos los festejos este años serán para Unión Árabe", añadió Leandro Retamal, ex jugador del equipo y delegado de la entidad de calle España".
Los tres llevan varias años defendiendo la camiseta de Unión Árabe. Se comprometieron a flor de piel con la causa, pero además comparten el equipo con amigos y familiares. "Antes jugaba con todos mis hermanos, pero ahora solamente está uno de ellos (Ramiro). Juan Manuel (otro de sus hermanos) dirigió al equipo varios años, pero no pudo continuar por cuestiones laborales", mencionó Francisco Fernández, quien se define como "el sucio" del equipo. "Lo mío es meter", aseveró
Alejandro Fischer, más conocido como Peca, comparte equipo con Axel, su hijo, quien es el arquero titular del elenco. "Él siempre estuvo conmigo desde chico. Antes jugábamos al fútbol 11 en Banfield para el campeonato de la Liga Paranaense y en ligas independiente. Después él comenzó a crecer hasta que llegó a una edad en la que lo incluimos en el equipo. Ahora él es el arquero titular y yo el suplente. A veces nos peleamos, pero no porque yo quiera jugar. Soy consciente que tiene 21 años y está en un muy buen nivel. Él me decía "este año quiero tener la valla menos vencida". Nos enfocamos en eso", narró.
Leandro Retamal jugó varios años en el Rojo. Una sería lesión en una de sus rodillas lo alejó de la cancha, pero no del equipo. "Voy casi siempre a la cancha con ellos", indicó.
Los tres resaltan la unión del grupo. Este pilar fue determinante para conquistar el Torneo Apertura, en primera oportunidad, y el ascenso a la elite en el segundo semestre. "Veníamos de tres finales consecutivas perdidas hasta que se nos dio en el Apertura. Una de las bases de la obtención del campeonato en ese torneo y el ascenso es la unión del grupo. Los chicos son amigos y eso influye un montón. Es una ventaja con respecto a los demás equipos", valorizó Fischer.
"Cuando el equipo estaba mal nuestro lema era "prefiero jugar con un amigo que con un compañero. Todos somos amigos y eso es lo que nos dio el puntapié para seguir adelante en las adversidades. No fue fácil salir adelante después de haber perdido tres finales", agregó Fernández.
"Lo importante es que después de caernos, nos volvíamos a levantar. Éramos tercos. Teníamos un objetivo y queríamos lograrlo a toda costa, pero más que nada todos juntos. No queríamos separarnos", acotó Retamal.
Peca recordó momentos de debilidades. Pero los mismos fueron superados con celeridad cuando se logró enfriar la mente. "Hubo enojos, reproches. Yo era uno de lo que más se enojaba y se lo recalcaba. Muchos me decían que no querían jugar más, pero les pedía que lo sigamos intentando. El tiempo me dio la razón. Acá están los frutos", infló el pecho.
Los dos logros que consiguió el elenco de calle España descomprimió el clima. La presión quedó a un costado. De todos modos quieren otro premio: el bicampeonato. "El festejo fue un alivio y una alegría enorme. Igual ya queremos competir en los playoff", aclaró Retamal. "Tenemos 15 kilos menos en la espaldas. Nos sacamos la mochila llena de piedras. Ahora jugaremos los playoff descomprimidos", resaltó Fernández.
"No hemos cambiado nada de los campeonato que hemos perdido a este. Seguimos de la misma forma. Festejamos, pero estamos enfocados en la semifinales y en tratar de conquistar el Clausura. Estamos muy contentos porque ganamos el Apertura, logramos el ascenso, tenemos la valla menos vencida. No porque sea mi hijo, pero el arquero ha sido el alma del equipo y es una de las bases que hemos tenido. Se coronó con esto, pero vamos con mas", advirtió Fischer.
El Bloque Rojo se sacó el karma. Las finales perdidas quedaron en el libro de anécdotas. Sirvió de experiencia. La lograron porque no se consideran un equipo, sino una familia.



Comienzan los cuartos de final

Mañana se disputarán los cuartos de final del Torneo Clausura, en la división A y B. La jornada se desarrollará desde las 13.30 en el Club Olimpia. Primero se desarrollarán los cruces del torneo femenino B entre Santa Fe-Mariano Moreno y Mariano Moreno B-Don Bosco. Por Masculino B jugarán Neuquén-Rosario Central y Peñarol-Santa Fe. En Masculina A jugarán José Hernández-Don Bosco y Atlético Paraná-Avenida Ejército.

Comentarios