Artes marciales

El ámbito pakuano de Paraná tuvo una visita de lujo

Nicolás Moyano, director de la escuela a nivel internacional de Pakua, brindó un seminario. Asistieron los maestros de los recintos que funcionan en Paraná.

Miércoles 01 de Junio de 2022

El ámbito pakuano de Paraná recibió una visita de lujo. Se trata de Nicolás Moyano, director de la escuela de pakua a nivel internacional, quien brindó un seminario con los instructores que brindan clases en los recintos que funcionan en la capital entrerriana. El encuentro se llevó adelante en el salón de usos múltiples de la Unión Ferroviaria.

La jornada estuvo dividida en dos turnos. En el primer bloque ofreció un espacio de capacitación a los terceros grados (cinturones negros graduados a tercer dan, o tercer nivel). Por la tarde desarrolló una clase de armas en una denominada “La Gran Espada”. En esta propuesta el trabajo estuvo orientado en el manejo y el uso de una espada de 1,20 metro de alto en situaciones de combate, en acciones uno contra uno y ante varios oponentes. El mismo fue dirigido a cinturones negros, grado uno, dos y tres.

Nicolas Moyano Pakua.jpg
Nicolás Moyano capacitó a los formadores de Paraná.

Nicolás Moyano capacitó a los formadores de Paraná.

Moyano recorre los 200 centros que funcionan en los 14 países donde se practica esta disciplina deportiva. Inició 2022 en Estados Unidos, donde brindó sus conocimientos en California y en Florida. Sus visitas en el país comenzó en Rosario. Luego se trasladó a Paraná y continuará su gira nacional en Buenos Aires. En las próximas semanas se trasladará hacia Portugal, donde se reunirá en Lisboa con los practicantes del Viejo Continente.

“La primera vez que vine a Paraná a dar clase fue en el año 91. Tenía otra graduación en ese entonces, pero vine a brindar clases”, rememoró, con cierto grado de nostalgia. “Trato de visitar todos los centros cada un par de años. A Paraná no venía desde antes de la pandemia. Estaba esperando la oportunidad de ver a todos los maestros de acá”, añadió, en diálogo con Ovación.

El instructor detalló los cambios que generó la pandemia en la actividad. “Nos impactó con cierta fuerzas, pero nos movimos muy rápido. Organizamos bien la escuela rápidamente. Pasamos a dar las clases de manera virtual a través de la plataforma zoom. De esa manera logramos mantener todos los centros del mundo abiertos, no se cerró ninguna escuela. Los que no anduvieron muy bien ayudamos como pudimos a través de una ayuda económica para que los recintos se pudieran mantener abiertos. Si bien al principio hubo una merma de casi un 40 por ciento de los alumnos a nivel mundial, en la actualidad tenemos los números prepandemia y en Argentina estamos con un 20 por ciento más que antes de la pandemia”, valoró.

El crecimiento de la actividad en el país refleja la necesidad que evidenció la sociedad de manifestar y liberarla tensión que generó el aislamiento durante la parte estricta de la cuarentena. “Mucha gente nos manifestó que pakua fue lo que lo salvó. Estaban todo el día encerrado en la casa con estrés, algunos no se llevaban bien con la familia. Gracias a la práctica de pakua lograron desestresarse, sentirse bien, elongar. Fue un apoyo muy grande la práctica de pakua durante los años de pandemia”.

Pakua Armas.jpg

Conocimiento.

Moyano explicó que Pakua tiene una faceta marcial que es importante en la práctica de esta disciplina, pero aclaró que la actividad es un conocimiento que apunta a la superación constante. “La parte marcial es importante dentro del conocimiento pakua porque no lo considera competitivo. De la manera que lo practicamos ayuda al crecimiento personal y a trabajar en la autoconfianza interna”, diferenció.

“Eso se manifiesta diariamente. Cuando uno practica un arte marcial para pelear, tal vez no la use en toda su vida porqué probablemente nunca se pelee. Pero si el arte marcial sirve para fortalecerme internamente tendrá importancia en el trato con mi esposa, con mis hijos, con el colegio, con mi jefe, en el tránsito, etcétera. Esa fuerza interna y autoseguridad se manifiesta en la vida cotidiana 24 horas por días. Por eso es realmente útil la práctica del arte marcial”, argumentó.

Pakua seminario.jpg
Los maestros de Paraná junto a Nicolás Moyano.

Los maestros de Paraná junto a Nicolás Moyano.

Siguiendo la misma línea, Moyano acotó que la parte marcial es apenas una faceta de una disciplina que tiene variadas propuestas para la sociedad. “Estamos constantemente estudiando, practicando y reuniéndonos. Pakua no es solo un arte marcial, sino que la parte marcial es una faceta. A través de esta disciplinas trabajamos filosofía, conocimiento antiguos, arma de cortes, arte marcial, defensa personal, alimentación, terapia naturales para autoarmonizarse, formas lentas de tai chi, respiración, meditación. Es un arte súper completo. Hace 35 años que practico y todos los días sigo aprendiendo”, aseveró el instructor.

Sin ser una actividad deportiva competitiva Pakua gana adeptos año tras años. La disciplina dejó de ser un deporte desconocido. La propuesta adquirió popularidad con el correr del tiempo. “Cuando comencé a practicar éramos muy poquitos y cuando decía pakua, me preguntaban de que se trataba. Hoy en día hay muchos recintos y la gente lo conoce más. Por otro lado, el hecho de no ser competitivo hace que no se difunda tanto. La transmisión es, principalmente, el boca en boca. Quienes traen alumnos nuevos son generalmente quienes practican, que se sienten bien y traen a sus amigos y a su familia”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario