Triatlón
Martes 08 de Mayo de 2018

Dos paranaenses en el más exigente

Maxi Falcón y Alejandro Kunst fueron aceptados para participar de los 602 kilómetros de Villa General Belgrano el 22, 23 y 24 marzo. Es el desafío más extenso del mundo. ¡Una locura!

El jueves de la semana le llegó el mail a Maxi Falcón confirmando que cumplía con los requisitos y estalló de alegría. Un día después fue el turno de su compañero Alejandro Kunst. Ambos paranaenses fueron aceptados y el año que viene estarán presentes en el Ultratriatlón más extenso del mundo.
Así es. Los atletas harán nada más ni nada menos que 602 kilómetros en tres días. Serán 10 kilómetros de natación, 500 kilómetros de ciclismo en dos días y 92 kilómetros de pedestrismo. Tremendo. La cita será el 22, 23 y 24 de marzo de 2019 en la pintoresca Villa Generala Belgrano, Córdoba.
Ingresar al 602K no es una tarea sencilla. Se necesita un currículum apropiado y una serie de condiciones de aptitud como haber sido Finisher en una distancia Ironman full. La carrera lleva tres ediciones y en la primera solo participaron 11 competidores y desertó el 40% por eso se lo ha catalogado en el ambiente como uno de los desafíos más grandes para un triatleta.
"En diciembre decidimos enviar el mail y una de las condiciones para participar es haber hecho un Ironman entre 12 y 15 meses antes y nosotros hicimos uno en diciembre en Mar del Plata. Así que nos calzó justo. Todos los días esperaba el mail y cuando me llegó estaba con mi familia y nos abrazamos. Ese momento es como una satisfacción muy grande", dijo Maxi al enterarse de la noticia.
Ale paseaba con su perro el día después y confesó que estaba "muy feliz" por la noticia de su amigo y de repente le cayó la "bomba". "No me quedó otra que abrazarme con mi perro", contó entre risas. "Enseguida lo compartí con él y fue una alegría inmensa".
Tanto Maxi como Ale decidieron hacerlo porque coincidieron en que les gusta "poner a prueba los límites del cuerpo". "Elegimos este tipo de carrera porque son un desafío. Cumplí un sueño muy grande en mi vida que fue ser un Ironman porque fui jugador de fútbol y no tuve la suerte de triunfar y me quedó como una espina en el deporte. Sufrí por eso y con el Ironman, el sacrificio y el entrenamiento, pude cumplir un sueño", confesó Falcón, quien jugó en Patronato, en Huracán de Parque Patricios y fuera parte del plantel de Olimpia de Paraguay que ganó la Copa Libertadores con Nery Pumpido.
Por su parte, Ale contó que a los 15 y 16 años cuando empezaron los Ironman le costaba creer que podía hacerlo. "Ojalá algún día surja una posibilidad me pregunté, pero nunca pensé que se podía dar y cumplí el sueño en Mar del Plata. Y como en la zona de confort, no nos sentimos cómodos, siempre queremos hacer algo más, algo distinto y más duro que nos desafíe y surgió esto. Ahora vamos a ponernos a prueba", comentó.
Para realizar una carrera de 602 kilómetros se requiere de un entrenamiento estricto que consta de preparación física, suplementación, buena alimentación, voluntad, vocación y por sobre todas las cosas el acompañamiento de la familia. Algo que ambos remarcaron en varias oportunidades. "La preparación fuerte se hace siete meses antes. Mientras tanto tenemos que seguir nadando, haciendo bici y corriendo. Pero el grueso será en ese lapso de siete meses", señaló Maxi. "Hay que tener una rutina de tres o cuatro días de natación en la semana, dos o tres veces bicicleta y tres o cuatro corremos. Eso lo vamos a mantener hasta noviembre y en ese mes vamos a cargar los fondos (salidas largas). O sea que los sábados vamos a estar seis o siete horas arriba de la bicicleta. Se va a sentir mucho la carga. De todos modos esto no es nada nuevo porque nosotros venimos haciendo esto hace mucho tiempo", reflexionó.
Al mismo tiempo revelaron que en el marco de la preparación se contactaron con el doctor tucumano Jorge Ariel Rodríguez, a quien consideraron una persona con "mucha experiencia" que los va a guiar. "Tiene varios Ironman y Ultras y ya hizo esta carrera. Nos va a dar un plan de alimentación y suplementos. Nos viene muy bien", relataron. Al mismo tiempo comentaron como anécdota que el doctor "le salvó la cara a un atleta que se cayó durante una prueba en Suiza porque además es cirujano plástico".
"LLEGAR". Está claro que después de hacer 602 kilómetros en tres días, el hecho de llegar, es el mayor premio para todo atleta independientemente de la ubicación. Así lo asumen desde el primer momento los dos deportistas. "El objetivo es llegar y no hay otra cuestión en la cabeza. Llega tan poca gente y somos tan pocos que es como compañeros que tiran para el mismo lado", manifestó Ale. "Llegar nos va dejar muy contentos", agregó Kunst.
"Hasta el momento hay 12 personas que aceptaron, así que eso te marca la pauta de lo que significa. Son carreras que nadie te puede asegurar llegar", remarcó el exfutbolista. "Son carreras contra uno mismo", reflexionó.
EL MIEDO Y LA LOCURA. Ale y Maxi comparten cada movimiento y decisión con su familia y entorno. Y, casi a la par, señalaron que la primera impresión de sus amigos es decirles que "están locos". Y por otra parte dijeron que la familia "es inevitable que se asuste". "Si bien nos tienen confianza ese miedo es inevitable para la familia. Lo sintieron cuando estuvieron en Mar del Plata y nos vieron. Uno se pone en el lugar de ellos y lo comprende. Te metés en aguas abiertas y corres muchos kilómetros, no es joda", resaltó Alejandro. Además, Maxi, contó que los organizadores te sugieren que la familia "esté presente para que sea un grupo de apoyo".
"ES TODO". Más allá del estado físico y la resistencia de los deportistas, manifestaron que para participar de este Ultra la cabeza "es todo". "Nunca vamos a hacer todos esos kilómetros en la preparación porque no sirve, está estudiado, por eso el día de la verdad es el día de la carrera", señaló Kunst.
Y si bien manifestaron que la terapia "es muy importante" para prepararse, no la utilizan porque tienen un gran sostén familiar y profesionales de consulta .

Comentarios