Fútbol
Miércoles 04 de Abril de 2018

Da pelea para sostener el sueño de toda su vida

Héctor Acebedo es uno de los paranaenses que compiten en el ascenso. Actualmente ataja en Independiente de Chivilcoy, equipo que enfrentará a Argentinos Juniors en la Copa Argentina.

Alejado de las luces que iluminan el recorrido de un futbolista que compite en las ligas más competitivas, pero con la misma pasión y responsabilidad. De esa manera vive su carrera Héctor Acebedo. El arquero paranaense se considera un obrero del deporte que despierta mayores sentimientos en nuestro país. El cuidapalos que dio sus primeros pasos en Argentino Juniors integró los planteles de Atlético Paraná que logró los ascensos del Torneo Federal B a la Primera B Nacional. Tuvo el premio de formar parte del grupo que entrenó para la experiencia del Decano en la segunda categoría del fútbol argentino. Firmó contrato profesional que le permitió dedicarse a la carrera y no tener que abocarse a otro trabajo.
Sin espacios en el arco del Rojiblanco, Acebedo decidió asumir nuevos desafíos. Volvió al barro. Retrocedió dos categorías para adquirir experiencia y sumar minutos de juego. "Se me pasaban los años y necesitaba continuidad porque se me iba a terminar el contrato y me quedaba en la nada", describió.
Por eso a mediados de 2016 emigró a Concordia para reforzar a Libertad en el Federal B. Al año siguiente se integró a Arsenal de Viale, que recién ascendía a la cuarta categoría del fútbol argentino.
A inicios de 2018 recibió una nueva propuesta laboral. Armó sus bolsos y se mudó hacia el norte de la provincia de Buenos Aires. Independiente de Chivilcoy era el equipo que le abría las puertas. El Rojo se preparaba para disputar sus compromisos en la fase previa de la Copa Argentina. Antes de tener su estreno en su nuevo equipo sabía que tenía la posibilidad de enfrentar a un elenco de Primera División si sorteaba los dos cruces en la ronda eliminatoria. Alcanzó la gloria al superar los obstáculos. Ahora tendrá la oportunidad de medirse ante Argentinos Juniors, uno de los elencos que en la Superliga pelea por clasificar a un certamen internacional.
Acebedo es un luchador del fútbol. A los 28 años recién cumplidos sigue dando batalla para continuar proyectando su sueño de llegar a categorías más profesionales. Asimismo se considera un privilegiado. Agradece poder vivir del deporte que ama. "Gracias a Dios vivo hace varios años de esta profesión. Mi señora se puede dedicar a estudiar y recién este año comenzó a trabajar, que es otra ayuda para sumar otro ingreso. Afortunadamente el fútbol me permite vivir y que no le haga nada falta a mi hija. Eso es lo que más me motiva. Ahora la desilusión no es solamente cuando no se tiene un buen torneo, sino que sabés que podés quedar sin el ingreso más importante para el sustento de la familia", describió el arquero en diálogo con Ovación.
"Uno siempre apuesta a más y me encantaría vivir en el profesionalismo, ya sea una B Nacional o Federal A. Pero me siento un privilegiado porque hay mucha gente que tiene que hacer un sacrificio muy grande y trabajar en dos lugares para mantener una familia. Yo también realizo un sacrificio muy grande al estar lejos de mi familia, pero hago lo que me gusta, lo que siempre quise de chiquito y eso lo tengo que agradecer", añadió en la continuidad de su testimonio.
Acebedo cuenta con el respaldo de su familia para proyectar su carrera. Militar en las categorías menores del ascenso lleva a estar alejado de sus seres más cercano. "Cuando me fui a Chivilcoy me despedía de mi familia por 15 días. El 8 de enero salí de Paraná porque al día siguiente comenzábamos a entrenar, pero terminó pasando un mes para regresar un fin de semana y después me volví a juntar con mi familia el pasado fin de semana que viajaron a Chivilcoy. En dos meses solamente estuve con ellas dos veces y fueron dos, tres días. Cuando era más chico me había tocado irme a jugar a la Patagonia, pero estaba solo, solamente éramos novios y no había familia de por medio. Ahora me costó estar solo en Chivilcoy. Los primeros días me costaba dormir, estar solo en la pensión y se hizo duro. De todos modos sabía que contaba con el respaldo de mi señora y sabía que no solamente iba a percibir un sueño, sino saber que es un ingreso económico que sostiene una familia", remarcó.
La eliminación del Torneo Federal B es una decisión que deja sin fuente laboral a varios futbolistas que encontraron en esta categoría un ingreso económico: "Hay preocupación porque muchos jugadores vamos a quedar sin trabajo, sin este ingreso que nos permite vivir. Se notaba la preocupación e incertidumbre. En Independiente no estaba tan tenso el ambiente por el hecho de que está latente la posibilidad de una invitación al Federal A. Si bien no es algo concreto, a la vez deja ilusión ya que no está perdido continuar con el estilo de vida que amo".
Héctor firmó planillas en la tarde en la que Atlético Paraná abandonaba el Federal B al superar en definición por penales a Unión Villa Krause. En esa oportunidad fue al banco de suplentes como alternativa de Damián Serrano, el arquero que custodió la valla del Decano y que finalizó siendo figura de la consagración Rojiblanca.
El arquero fue en varias oportunidades al banco de relevos, pero no pudo sumar minutos en un encuentro oficial del Decano por un torneo nacional. "Es una cuenta pendiente y ojalá que algún día lo pueda lograr. Pasé seis años en el club, conocí muchas buenas personas, tengo relación con varios compañeros. Tengo grandes recuerdos y siento que tengo una deuda personal para ver si estoy a la altura de la institución".
Acebedo calificó como una noche emocionante a la vivida en la tarde del 8 de junio de 2014, pero considera a la clasificación al cuadro principal de la Copa Argentina como uno de los momentos más importantes de su carrera.
"El ascenso al Federal A con Atlético Paraná lo viví con una emoción inmensa, pero lo que hicimos con Independiente está en el podio, y si no es lo mejor que me pasó en la carrera pegó en el palo porque hicimos historia. Es la primera vez que un equipo de la Liga de Chivilcoy va a jugar ante un equipo de Primera División un partido oficial. Tal vez no tomamos magnitud de lo logrado, pero a medida que pase el tiempo se va a ver el logro histórico", aseveró.
Enfrentar al Bicho Colorado será una vidriera para su carrera. No solamente porque será la posibilidad de medirse ante uno de los equipos de mejor rendimiento en la actualidad, sino porque la historia será televisada.
"Motivación para ese partido no nos va a faltar. Ser televisado, poder vivir una experiencia de un partido profesional con una concentración previa, viaje de toda la delegación, partido ante un histórico del fútbol argentino que ganó una copa Libertadores, que salió campeón a nivel local y que viene muy bien. De ahí salieron grandes jugadores y eso le hizo ganar un enorme prestigio", dijo.
En su interior Acebedo proyectó en reiteradas oportunidades el cotejo ante Argentinos Juniors.
"Soy bastante ansioso y cuando uno ve la posibilidad de jugarlo se imagina el partido, una atajada, definición por penales. Imaginás 10 mil cosas. Tengo que tratar de manejar esa ansiedad y que no me juegue en contra a la hora del partido", concluyó.

Comentarios