Secciones
Atlético Paraná

Cuarentena: Lorenzón proyecta su energía en el regreso

Antes de la cuarentena debutó en el último juego que disputó Atlético Paraná por la expulsión de Gustavo Vergara.

Sábado 18 de Abril de 2020

La temporada 2017 estaba llegando a su fin. Franco Lorenzón transitaba su segundo año con el plantel de Cuarta División de Patronato. La chance de firmar contrato profesional en el Rojinegro se reducían sustancialmente. Delante tenía a los cuatro arqueros profesionales: Sebastián Bértoli, Federico Costa, Emanuel Alarcón y Milton Belloni.

lorenzon.jpg
En cuarentena, Lorenzón se prepara para la vuelta

En cuarentena, Lorenzón se prepara para la vuelta

Franco quedó con el pase en su poder. En condición de libre se presentó a inicios de 2018 a una prueba que llevó adelante Fernando Benítez para formar la estructura del plantel de Atlético Paraná que se preparaba para competir en el Torneo de la Liga Paranaense de Fútbol. Los jugadores que se sumaron también proyectaron su presencia en la estructura que competía en el Torneo Regional A.

Lorenzón superó la evaluación. Se calzó los guantes y defendió la valla del Decano. Comenzó alternando la posición junto a David Correa, pero luego este último se dedicó de lleno al certamen organizado por el Consejo Federal. Ahí Lorenzón adquirió la continuidad que buscó en barrio San Martín. En su tercer año en el Rojiblanco el pibe que comenzó a jugar a la pelota a los 6 años en la escuelita que dirige Gustavo Giacinti se transformó en el arquero suplente del Gato que transita en el Torneo Regional Amateur. Tuvo su estreno en el campeonato nacional en el último juego ante Sportivo Urquiza por la expulsión de Gustavo Vergara. Franco se entusiasmó por mostrar sus aptitudes en los próximos encuentros. Sin embargo la competencia ingresó en un parate por la pandemia de coronavirus.

El cuidapalos de 22 años no bajó los brazos. Se mueve en soledad en su casa, donde cumple la cuarentena decretada por el gobierno nacional. No sabe cuándo ingresará al campo de juego luciendo el buzo número 1 de Atlético Paraná. Espera el momento deseado con un cóctel de ansiedad y tranquilidad.

“Por más que mi situación es especial porque tengo la posibilidad de dar unos pasos importantes en mi carrera, hay otros temas que son más trascendentes y sería muy egoísta pensar en lo futbolístico cuando la situación del mundo no está bien. Por eso tengo que tomarme este momento con tranquilidad, esperar la vuelta y seguir trabajando para estar mejor para la vuelta”, remarcó Lorenzón en diálogo con Ovación.

Franco cumple a rajatabla la rutina que envía el preparador físico Sebastián Furios en medio de la cuarentena. “Son trabajos cortos, pero con mucha intensidad para mantener la parte física para que no sea tan duro el regreso”, describió, que proyecta el retorno del Regional con su presencia del 11 inicial.

“Es lo que quiero y espero: que regrese la actividad lo más rápido posible. Seguramente nos tendremos que preparar un par de semanas para estar 10 puntos y comenzar de nuevo la posibilidad de pelear”, se entusiasmó.

Volver a empezar. La posibilidad de jugar cuando se reanuda la competencia es un premio que demandó tres años de esfuerzo y perseverancia. Lorenzón se adaptó a un cambio de escenario. Elaboró rápidamente su duelo tras su salida de Patronato para encarar su desafío en Atlético Paraná.

“Estaba un poco triste porque había pasado siete, ocho años en Patronato y no se dio lo que esperaba. Pero a la vez me puso muy contento porque conseguí club. Además había varios chicos en el plantel a los que conocía. Eso me agilizó la adaptación. Enseguida me hice amigos y a los pocos meses Patronato había quedado en el pasado”, rememoró.

El cambio no era solo de colores, sino de nivel de competencia y exigencias. Entendió que, iniciando desde un escenario amateur podía comenzar a transitar su camino.

“Al principio costó porque me sumé para formar parte del plantel de Liga. Lo bueno es que, al estar Tincho Benítez, nos tenía en cuenta para entrenar también con el plantel que competía en el Federal A. Eso me permitió entrenar con un ritmo más competitivo. Después al jugar en la Liga tenía muchas posibilidades de competir, de sentirme parte, sumar muchos minutos. En el último año en Cuarta División en Patronato había sumado pocos minutos. Por ese lado fue bueno el cambio”, subrayó.

De esa manera alimentó la motivación. “Más que nada encontré la continuidad que necesitaba. Me vino bárbaro porque el arquero necesita confianza en los partidos para adquirir los tiempos para salir a cortar centros”, resaltó quien se definió como un arquero al que le gusta asumir riesgos. “Me gusta tratar de jugar adelantado. No es fácil porque una equivocación no te da tanto tiempo para solucionarlo, pero a la vez te permite anticiparte a la jugada. Trato de analizar las jugadas para salir a tiempo”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario