Secciones
Entrevista

Cuarentena: en Instituto formaron una gran familia

Jorge Moreyra y Luciana Zampieri se conocieron en La Gloria, su segunda casa, y comparten una misma pasión. En medio de la cuarentena, contaron su historia

Domingo 14 de Junio de 2020

Amor, pasión y sentido de pertenencia es lo que hay en el seno de la familia Moreyra-Zampieri, que se conocieron en la entidad de Villa Uranga en 2007, donde comenzaron a formar una familia. Desde aquella temporada ambos siguen formando parte de la institución, su segunda casa. Jorge, integrando el plantel de Primera División, y Luciana el combinado femenino y es parte de la Comisión Directiva.

Los años pasaban y el amor por Instituto crecía a pasos agigantados. Además de ir formando su familia a la par de lo que realizaban en el club en sus actividades. En el camino aparecieron sus hijos, que también son fanáticos de La Gloria; Santino y Yazmín.

Ellos, desde su casa en la vecina localidad de San Benito, charlaron con Ovación para contar la historia que los unió y recordaron momentos inolvidables en la cuarentena. “Llegué al club en 2007 y desde aquel día empecé a sentir cosas muy lindas por Instituto, es mi segunda casa, donde formé mi propia familia. No me quiero ir más del club”, comentó Jorge.

Moreyra
En Instituto, su segunda casa, fue donde formaron su familia. Ambos contaron la historia en la cuarentena

En Instituto, su segunda casa, fue donde formaron su familia. Ambos contaron la historia en la cuarentena

Y agregó: “En Villa Uranga encontré a mi pareja. Todo empezó por una lesión que tuve en un partido y ella se preocupó por mí y ahí comenzó esta hermosa relación”. Luciana Zampieri contó la intimidad de los inicios de la relación: “Fue complicado al principio por que era amigo de mi hermano. Nos conocimos hasta que se dio y hoy estamos compartiendo el día a día con nuestros hermosos hijos”.

Hoy ambos junto a Santino y Yazmín cumplen con la cuarentena y contaron cómo la viven: “Nos costó adaptarnos a la rutina de estar en casa. Nosotros vivimos en San Benito y en la semana pasábamos más tiempo en Paraná por el colegio de los chicos y el ir al club, donde compartíamos nuestras tardes”, comentó la jugadora del primer equipo del fútbol femenino de Instituto.

Por otro lado agregó: “Somos una familia acostumbrada a estar activa en todos los sentidos. Colegio, trabajo y entrenamientos. Extrañamos las canchas y compartir momentos con nuestros amigos”.

Santino se animó a responder cómo lleva la cuarentena: “Quiero volver a jugar y entrenar con mis amigos. Es un cambio grande”. Y Jorge continuó. “Hace 13 años que estoy en el club y pasar por este momento fue un bajón anímico. La familia fue fundamental para seguir de pie y estar unidos”.

Por otro lado, habló de la entidad, del trabajo que se hace y de la formación: “Todos sabemos que es un club humilde y acá me fui formando. Aprendí a ser compañero y valorar el esfuerzo que hacen algunos por el club, que ayuda a motivarnos en cada momento”.

En cuanto a la cuarentena, Luciana Rusita Zampieri dijo: “Esto nos ayudó a estar unidos como familia, tuvimos un gran cambio y eso es lo más positivo. Aparte nos sirvió para compartir más tiempo en nuestra casa, conocernos en cada uno de los detalles. Los cuatros juntos en cada rincón de nuestro hogar”.

La familia se animó a hablar de los sueños y lo que anhelan para un futuro. “A mí me gustaría en su momento dirigir la Primera, voy a ir formándome para eso y tener el placer de dirigir a mi hijo, que hoy juega en Patronato”, comentó Jorge.

En el final, el jugador del primer equipo masculino contó cuáles fueron los torneos que más lo marcaron: “El ascenso de 2015 fue importante, por el esfuerzo que hicimos. También el provincial de 2007, donde salimos campeones, sin olvidarme del Federal C 2017”.

Por Lautaro López/Ovación

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario