Secciones
Liga Profesional

Central derrotó a San Lorenzo en Rosario

Rosario Central encontró el premio a la búsqueda en el final, con el gol de Martínez Dupuy. Fue 1 a para el Canalla.

Lunes 20 de Septiembre de 2021

Rosario Central derrotó este lunes por la tarde a San Lorenzo, por 1-0, en la continuidad de la 12da. fecha del torneo de la Liga Profesional de Fútbol (LPF), con un gol marcado en el tramo final del cotejo disputado en el Gigante de Arroyito.

El delantero mexicano Luca Martínez Dupuy, a los 40 minutos de la etapa complementaria, le dio el triunfo a los dirigidos por el DT Cristian Kily González.

Con público, el Gigante hubiera sido una fiesta interminable. Si esos pocos “beneficiados” que tienen permiso armaron el alboroto que se vivió en Arroyito después de ese zapatazo goleador de Martínez Dupuy sobre los 40’ del segundo tiempo es inimaginable lo que hubiese ocurrido con un estadio repleto. Pero eso tiene que ver con sensaciones que no alcanzan ni por asomo la importancia del triunfo que metió Central ante San Lorenzo en un partido en el que por supuesto hizo méritos, pero también pasó las zozobras necesarias como vivir alguna pálida. Pero la alegría al canalla nadie se la quita y esos tres puntos valen oro en medio de ese objetivo de clasificación a copas internacionales.

De ese arranque a puro vértigo pudo haber sacado provecho Central. Porque al buen trato le metió mucha intensidad y precisión, sorteando con facilidad la línea de cuatro volantes del medio azulgrana. El primer aviso fue con el un remate cruzado del Pupi Ferreyra, entrando por izquierda, que contuvo Torrico en dos tiempos. Con Covea administrando con criterio, Zabala y Martínez traccionando por derecha y una salida siempre prolija de Ojeda, Central de a poco empezó a hacer méritos, pero le faltó con esencial: poder fe fuego. Pudo conseguirlo en esa arremetida de Ruben por izquierda que terminó con un centro atrás y un remate de Zabala que sacaron en la línea.

Estaba claro que ese ritmo Central no lo iba a aguantar y de hecho fue lo que pasó. Así fue como San Lorenzo empezó a administrarla un poco mejor, y también a preocupar. Por eso el partido se hizo palo y palo. Uvita Fernández pudo gritarlo pero Fatura Broun se interpuso de manera magistral.

Ya con Gamba en una pierna (a los 32’ fue reemplazado) el canalla fue igual y tuvo dos ocasiones en los pies de Covea. Primero con un remate cruzado que se fue cerca del palo derecho de Torrico y después con un cabezazo desde una posición inmejorable, que terminó en las manos del arquero santo.

De ahí al final del primer tiempo poco de un Central que perdió las riendas y que sufrió en un par de ocasiones, como en ese remate que Broun le tapó a Herrera en el primer palo y el disparo (alto) de Fernández Mercau ante una salida desesperada de Fatura.

Ya lo del complemento tuvo un tinte distinto, porque el canalla intentó ir siempre, pero se expuso en cada contra del ciclón. Allí fueron clave alguna que otra aparición de Broun para sostener el cero. Porque San Lorenzo tuvo las situaciones para complicarle la vida a un canalla que iba sin ideas, hasta el equipo de Montero se cansó y permitió a central crecer, ir, preocupar a Torrico y lamentar las situaciones desperdiciadas.

Una arremetida de Dupuy, un bombazo de Zabala que tapó Torrico, un despeje de Donatti sobre la línea y algunas jugadas más fueron el prólogo de esa jugada en la que Dupuy cabeceó, se la sacaron, Ruben la trajo, Zabala metió el centro y el mexicano no perdonó.

Gol, delirio, alegría y un kily que rápidamente mandó a la cancha al Fosa Ferreyra. Porque la intención a esa altura era una sola: que el partido no se jugara más. Y fue lo que sucedió, por eso Central se fue feliz, por la forma en la que resolvió un partido complejo, de alta tensión, pero sacándose de encima a un rival de peso y obteniendo tres puntos clave en la búsqueda de las copas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario

Más en Club Atlético Rosario Central