Secciones
Paraná

Catriel Fonzo: va por la revancha en Europa

El joven jugador de Paraná habló de todo en la Selfie y sobre su futuro en el fútbol en el Viejo Continente.

Sábado 01 de Agosto de 2020

—¿De qué equipo sos hincha?

—Soy hincha de Boca Juniors.

—¿Un club?

—El Atlético Neuquén Club. Fue el club y el momento donde mejor la pasé jugando al fútbol.

—¿Un triunfo?

—La final de la Liga Paranaense que le ganamos a Belgrano con la categoría 2001.

—¿Un equipo?

—La 2001 de Neuquén.

—¿Un compañero con el que compartiste vestuario?

—Porque fue uno de los primeros en llegar a Primera, Santiago Pierotti. Está jugando en la Primera de Colón.

—¿Un técnico?

—Pablo Bonaveri de las divisiones inferiores de Colón. Por su manera de dirigir, su exigencia y con él me sentía muy comprometido.

—¿Cuál fue tu primer sueldo o viático y en qué lo gastaste?

—Fue en febrero de este año en Italia y lo gasté para el pasaje de vuelta, ja. Así que no me quedó nada.

—¿Un estadio o una cancha?

—La Bombonera porque soy hincha de Boca y me gustaría conocerla.

—¿Cuál fue el gol que más gritaste?

—Mi primer gol en AFA en 2015 ante Temperley.

—¿Con quién te hubiese gustado abrazarte después de un gol?

—Con Maxi Rodríguez después del penal que pateó ante Holanda en Brasil 2014.

—¿Cuál es tu top five de deportistas argentinos?

—Messi, Del Potro, Ginóbili, Maradona y Fangio.

—¿Y tres del mundo?

—Messi, Nadal y Usain Bolt.

—¿Para qué sos bueno?

—Me considero bueno para escuchar a las otras personas.

—¿Qué te gusta hacer en los momentos libres?

—Me gusta tomar mates, estar en familia y escuchar música. Y ahora que estoy solo le agarré el gusto a cocinar. No digo que soy bueno, pero me gusta.

—¿A qué cosas le tenés miedo?

—A las lesiones y a los virus chinos, ja.

—¿Qué cosas te sacan?

—Me saca la gente que no te quiere escuchar o no le pone ganas a lo que hace.

—¿Que cosas te hacen reír?

—Me hacen reír mucho las anécdotas de otras personas. Las anécdotas bien contadas.

—¿Cuál fue tu peor compra?

—He tenido un par de malas compras, pero casi siempre con los botines. Se me han roto a los cuatro o tres meses.

—¿Una comida?

—El asado.

—¿Lo extrañaste cuando estuviste varado?

—Allá en Italia no comen tanta carne como acá. Así que lo extrañé.

—¿Un postre?

—La ensalada de frutas.

—¿Una bebida?

—El mate.

—¿Qué música escuchás?

—Cumbia, regaetón, pop. De todo un poco.

—¿Una película o serie?

—La serie que me gustó fue Vikingos.

—¿Un viaje?

—El viaje a Italia fue lo mejor que me pasó.

—¿Una ciudad?

Paraná.

—¿Un barrio o lugar de tu ciudad?

—La costanera y el sur.

—¿Qué lugar te gustaría conocer ?

—Los grandes estadios del mundo, si es jugando mejor.

—¿Un hombre?

—Mi viejo Adrián.

—¿Una mujer?

—Mi mamá, siempre.

—¿Cuál es el contacto más groso que tenés en el celular?

—Mi mamá.

—¿A quién te gustaría meterle un caño y decirle oleeee?

—Aunque le he metido varios, a mi hermano Adriel.

—¿Qué te hubiese gustado ser de no haber sido lo que sos?

—Estudiar Medicina.

—¿A quién le sacás la roja?

—A Neuer por la falta a Higuaín en la final del Mundial ante Alemania en 2014.

—¿Qué camiseta nunca te pondrías?

—La de River.

REDES

—¿Cuántos grupos de WhatsApp tenés y cuál es el mejor?

—Activos, cuatro. El mejor es el de la familia.

—¿Quién te gustaría que te siga en instagram?

—Messi.

—¿Con quién te gustaría tener una selfie y en dónde?

—Con mi familia en Europa.

En Europa

Catriel Fonzo nació el 12 de julio de 2001 en Paraná. Comenzó a jugar al fútbol a los 4 años en una escuelita y luego se mudó a Neuquén.

En el Pingüi hizo buena parte de las inferiores y fue campeón de la Liga Paranaense de Fútbol. A los 12 años se fue a jugar a Colón de Santa Fe, donde debutó en las categorías de AFA.

El mediocampista estuvo seis años en el elenco santafesino y jugó hasta la Quinta División.

El año pasado partió rumbo a Europa para solicitar la ciudadanía. La demora del pasaporte comunitario impidió que cerrara un vínculo en los clubes europeos en el inicio de la temporada. Fue por eso que aprovechó una oportunidad en el sur de Italia para seguir su carrera.

Se sumó al Policoro en la categoría Eccellenza. Allí disputó dos partidos hasta que la Liga se suspendió por la pandemia. El jugador entrerriano quedó varado como miles de argentinos durante dos meses y vivió una odisea. Después de un tiempo en una Congregación Franciscana regresó a Paraná donde se entrena para pegar la vuelta e ir por la revancha en el fútbol profesional.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario