Ovacion
Miércoles 21 de Noviembre de 2018

Camilo encontró su hogar en Paraná

Camilo Galindo dejó Colombia a los 18 años para proyectar su sueño de futbolista en Buenos Aires. Desde hace un año vive en la capital entrerriana, donde juega en Español y construyó su familia.

Camilo Galindo dejó su patria cuando era un adolescente. Armó sus valijas para trasladarse a Argentina en busca de un sueño. A los 18 años recién cumplidos se ilusionó con transformarse en futbolista profesional. Por eso no dudó en aceptar una propuesta para sumarse a las categorías formativas de Nueva Chicago.
Tres años después de dejar su país Camilo se encuentra en Paraná jugando al futsal. Por invitación de un amigo se sumó a Español, equipo que buscará conquistar el Torneo Clausura 2018 del campeonato organizado por la Asociación Paranaense de Futbol de Salón (APFS).
Colombia, como lo llaman sus compañeros de equipo, encontró el premio mayor en la capital entrerriana. En esta parte del país edificó su familia.
Camilo ingresó ayer a la siesta a la Redacción de Diario UNO de Entre Ríos. Lo hizo casi pidiendo permiso, acompañado por Belén, su novia, y por Juana, su pequeña hija recién nacida o La Peladita, como la llaman en Colombia.
Repasó su llegada al país. Su ilusión por efectivizar el sueño de toda su vida. También agradeció por las alegrías que le brindó la vida, especialmente por haber formado una familia en un lugar cuya existencia Camilo desconocía.
"Como muchos colombianos venimos a Argentina con el sueño de ser futbolistas. Tuve la oportunidad de superar una prueba en Nueva Chicago. Después tuve una prueba grande en Argentinos Juniors, pero por motivos de Dios no pude seguir", relató, en el inicio de su diálogo con Ovación.
El desarraigo fue difícil de superar. "Fue dejar mi familia, mis amigos. Por eso el primer año fue muy difícil porque no estaba acostumbrado a vivir sin ellos. Las noches no eran las mismas. Siempre era difícil pensar en ellos, pero todo era por un sueño: ser futbolista. Todo va a su paso", entendió.
En más de una oportunidad analizó retornar a su hogar, pero Camilo sabía bien cuál era su meta. Para fortalecerse se aferró al amor por su familia. "Muchas veces pensé en dejar todo y volver a mi país. Pensar en mi mamá y mis hermanas era algo que me ayudaba a salir de ese vacío que tenía".
Sin proyectarlo, Camilo recibió la invitación de un compañero de Argentinos Juniors para mudarse a la capital entrerriana. Ahí encontró una etapa de su vida que lo marcó para siempre: el nacimiento de su hija. "Uno nunca sabe adónde llega. La conocí a ella (por Belén, su novia) y lo que más me sorprendió es mi hija (risas). Nunca imaginé tener un hijo en un país diferente", se sinceró.
"De Paraná no conocía nada. En mi país solo sabía de Buenos Aires, Rosario y otras ciudades grandes. Pero cuando conocí Paraná me encantó. Me encantó porque es una ciudad tranquila y con futuro. Me gustó el ambiente y la forma de vida. Es diferente a Bogotá y a Buenos Aires porque acá se vive con mayor tranquilidad. Pero también me atrajo la playa", añadió.
Galindo jugó fútbol en Palermo en su primer año en Paraná. Luego recibió una invitación para cambiar de disciplina. De esa manera comenzó a practicar futsal en Español. "Me siento el hijo bobo, como dicen en Colombia. Sería el hijo mimado", explicó. "Los compañeros son muy amplios conmigo, son muy buenas personas. Siempre me dicen 'Camilo, si te hace falta algo, avisame'. Le doy gracias a Dios por eso mismo también, porque me puso siempre en el camino personas muy buenas. Nunca nada malo. Ahora pertenezco a la familia de Español", aseguró.
En Paraná adquirió costumbres que jamás imaginó. "Nunca pensé tomar mate. Cuando lo probé me pareció horrible, pero después tomé mate dulce que sería como un agua aromática de Colombia. Ahora tomo mucho mate. Cuando viajé a mi país con mi novia me miraban raro porque no es normal que alguien pase tomando algo con yerba. Allá se consume mucho el café".
En breve Camilo retornará a su país para afrontar una prueba en el club Patriotas. A los 21 años no detiene su sueño. Como mencionó en varias ocasiones de la nota, todo sucede a su tiempo. Pero su idea es radicarse luego en Paraná. "Mi hija tiene que saber de dónde viene. Todo llega a su debido tiempo".




Presentan un evento histórico

Hoy se realizará la presentación oficial del encuentro amistoso que disputarán, el próximo domingo, el seleccionado argentino de futsal ante Uruguay. La cita será a partir de las 10 en la Casa de Gobierno.

Comentarios