Boxeo

Brian Castaño, de los ataques de pánico a buscar la gloria

Brian Castaño tendrá su revancha ante el estadounidense tras el polémico empate en julio pasado. Buscará quedarse con todos los cinturones.

Jueves 12 de Mayo de 2022

Este sábado 14 de mayo, Brian Castaño se enfrentará nuevamente ante Jermell Charlo en una velada que puede ser histórica para el boxeo argentino. Luego del polémico empate en julio pasado, el oriundo de Isidro Casanova, campeón mundial superwélter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), buscará la unificación frente al estadounidense, que ostenta las coronas del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB).

En 2014 sufrió ataques de pánico, por ansiedad y casi deja el boxeo porque el miedo lo paralizaba a hacer cosas cotidianas, como por ejemplo manejar un auto. Ahora tiene la chance de hacer historia: ser el primer argentino en reunir todos los cinturones de una misma división.

Brian Castaño tiene 31 años y su vínculo con el boxeo es prácticamente innato. Su padre fue boxeador y eso lo marcó para siempre. “La primera vez que el Brian subió a un ring fue acá (la sociedad de Fomento de Villa Alida, en La Matanza). Lo subí a upa. Jugaba también al fútbol. Era bueno. Hincha de Almirante Brown. Pero había guantes en casa y empezó a pelear. Al final se quedó con el boxeo. A los 15, 16, entró a la Selección Nacional", contó Carlos, su papá, en una entrevista a El Gráfico en 2017.

BRIAN CASTAÑO VA POR SU SUEÑO MUNDIAL

boxeo.JPG

Esa decisión de primar el boxeo sobre el fútbol no fue en vano y dio sus frutos: además de brillar como amateur (pasó al profesionalismo en 2012, luego de 189 peleas sin serlo), Castaño fue campeón interino superwélter de la AMB y es dueño del cinturón de la OMB en la misma división. Todo eso no lo logró porque sí, conllevó muchos sacrificios. "La juventud: querer salir, estar en la esquina, romper las bolas... ni a bailar iba. Me aboqué al deporte. Es lo que hay que hacer para llegar al primer nivel. Siempre seguí los pasos de mi papá", le dijo Brian a El Gráfico.

En 2014 vivió un mal momento: sufrió ataques de pánico, por ansiedad y casi deja el boxeo porque el miedo lo paralizaba a hacer cosas cotidianas. "Empezó mientras bajaba mucho de peso en poco tiempo para una pelea. Me deshidraté. Fui al hospital de acá. Me agarró miedo. Ese episodio me despertó ansiedad. Me hicieron análisis. Estaba todo bien. A los días me dicen que tenía un problema en el corazón y que no podía seguir boxeando. Miocardiopatía e hipertrofia de ventrículo izquierdo. Pero al final me dijeron que estaba todo bien y podía seguir boxeando. Me empecé a preocupar. Esa ansiedad se transformó en pánico. Subía al coche y me dolían las manos, se me torcía la boca. Mi papá llegó a hacerme respiración boca a boca", sostuvo al respecto.

BRIAN CASTAÑO ARRIBA DEL RING TRAS EL EMPATE

castaño.jpg

Y agregó: "Contacté un psicólogo, Marcelo Bivort, quien me sacó adelante. Después de un año parado, volví a entrenar. Aprendí a trabajar la respiración: respiraba, controlaba. Gracias a Dios, el miedo se fue. Carolina, mi pareja, con la que estoy hace cuatro años, fue muy importante. Con ella me relajaba, me sentía cómodo, seguro. Es un pilar, al igual que mi familia. También me dijeron que aprenda a decir que no. Porque si te aguantás muchas cosas, llega un momento que explotás. Para evitar eso, aprendí a decir que no. ¡Qué hija de puta es la mente! De un día para el otro te fusila".

Ahora, 8 años después de esto y ante Charlo, el boxeador de 32 años podría convertirse en el primer argentino y latinoamericano de la historia en conseguir los cuatro cinturones de una misma categoría.

Castaño, que surgió de la sociedad de Fomento de Villa Alida, en La Matanza, acompaña en las clases de boxeo a los chicos de su barrio para intentar guiarlos lejos de las adicciones, entre otras influencias. De esta manera, además de ayudarlos, les enseña sus mejores golpes. Acá te mostramos cómo pelea el púgil argentino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario