Ovacion

Borrón y cuenta nueva

Fútbol: Lo que dejó la primera derrota de Atlético Paraná. Nicolás Ledesma apuntó a digerir rápidamente el mal trago y a pensar en el encuentro que disputarán ante Douglas. 

Lunes 02 de Marzo de 2015

Matías Larraule / Ovación

 


Más allá que la derrota podía llegar en cualquier momento, nadie esperaba una caída en la segunda presentación como local en la B Nacional. El semblante de los jugadores de Atlético Paraná expresaban el sabor amargo que masticaron, tras ser superado claramente a manos del sorprendente Villa Dálmine, por 2 a 0.


“No gusta perder y dentro de la cancha trata de dejar todo para que por lo menos se sume un empate aunque en lo personal siempre quiero sumar de a tres. Esta vez no se dio y tenemos que seguir laburando porque queda mucho camino por recorrer. Pero no hay que quedarse en eso. Simplemente que la próxima semana tenemos otra final y tenemos que sacar un buen resultado para seguir sumando”, apuntó Nicolás Ledesma, en diálogo con Ovación.


El resultado negativo deja un dolor profundo, especialmente porque estuvieron muy por debajo de la mejor versión del Rojiblanco. Sobró actitud, pero careció de claridad en los metros finales. “En el primer tiempo tuvimos chances de gol, pero la pelota no quería entrar. Después ellos se ponen 1-0 y faltando muy poco para que termine se ponen 2-0. Tenemos que seguir trabajando, descansar y regresar el lunes (por hoy) a los entrenamientos pensando en el próximo rival”, apuntó el Nico.


El Gato desnudó grietas defensivas del rival cuando metió pelotazos largos buscando a los delanteros, pero careció de variantes ofensivas. “Ellos jugaban en línea y apostamos a los pelotazos a espalda de los defensores. Tratamos de ser lo más punzante posible, pero nos fuimos con un sabor amargo porque de local tenemos que hacernos fuerte y sumar de a tres siempre. no se nos dio, pero tenemos que seguir trabajando porque tenemos revancha el próximo fin de semana”, insistió.


El gol anotado por Matías Nouet fue un mazazo en el mentón. Los jugadores del Decano sintieron el impacto. Le costó asimilar el golpe anímico. “No lo esperábamos en ese momento. El delantero había quedado solo, desbordó para afuera del área, le pega y la pelota ingresó arriba. Es mérito del delantero. Nosotros tenemos que corregir cosas y tratar de no equivocarnos y ser lo más cauteloso posible porque en este torneo cuando te equivocas lo pagas caro”, aseveró.


Dálmine fue el rival más incómodo que tuvo el elenco de barrio San Martín. Defendió con nueve hombres. A su vez sumó mucha gente en el ataque. “Tiene un gran equipo. Sabíamos que salen muy bien de contra, suman mucha gente en ataque y se vio. Lo sufrimos cuando salieron de contragolpe. Pero ya está, ya paso. Tenemos que hacer borrón y cuenta nueva. Descansar y pensar en lo que viene”, apuntó.


La semana será más larga de lo habitual. El cuerpo técnico encabezado por Edgardo Cervilla gozará de un día más para planificar el próximo desafío.

 

Por primera vez desde su llegada a la segunda categoría del fútbol argentino el Decano jugará un domingo. Esto es bueno para corregir los desajustes que exhibió, no solamente ante el Violeta, sino también en las anteriores presentaciones. “Tenemos toda una semana para trabajar y para corregir cosas. Tenemos que estar muy concentrado porque no podemos perder más puntos y sobre todo porque queremos quedarnos en la B Nacional. Esa es la idea”

 

 


1 Toque

 

Próximo juego. Douglas Haig será el próximo rival del Decano. El Fogonero visitó la capital entrerriana el pasado fin de semana. “Estuve mirando algo, pero muy poco. Pero más allá que mire o no todos los rivales van a ser muy difíciles, todos los partidos serán claves y sobre todo partidos muy distintos”, interpretó Ledesma.

 

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario