Secciones
actividad

Bonelli: se reconvirtieron para subsistir sin carreras

Los Bonelli están haciendo trabajos de herrería para mantener el taller de seis personas. El día que vuelva la actividad, no descartan alquilar los autos.

Domingo 31 de Mayo de 2020

Pasaron las dos primeras fechas del Turismo Carretera y desde el 8 de marzo la actividad se cortó por completo. Todos los equipos están sufriendo con este parálisis de la actividad y los hermanos Bonelli no son la excepción. Desde hace algunos años, montaron en Concepción del Uruguay su propio taller y con ello también está la responsabilidad de varias personas que trabajan en las instalaciones. Como en muchos sectores de la producción se han tenido que reinventar y desde hace dos semanas están abocados a diferentes trabajos que no están relacionados con el automovilismo. En una charla con Ovación, Nicolás contó que “es complicado porque primeramente uno no sabía bien cuánto tiempo iba a demorar esto, al principio pasamos mucho tiempo con la familia hasta que se habilitó la parte del taller, donde pudimos volver. En un principio estábamos solo Pope y yo, mientras que los chicos, como no había tanto trabajo en el auto, no estaban. Desde hace unos 15 días estuvimos viendo qué otros trabajos podíamos hacer y conseguimos unas tareas de herrería para balcones en una obra en construcción, por lo tanto los chicos empezaron a venir de mañana hasta la tarde, como para pagar el sueldo de ellos durante un mes con ese trabajo”.

Bonelli
A la espera. Los autos están parados en el taller de los Bonelli. Mientras tanto, los hermanos y los mecánicos realizarán otras actividades.

A la espera. Los autos están parados en el taller de los Bonelli. Mientras tanto, los hermanos y los mecánicos realizarán otras actividades.

Con el silencio de motores no habitual en una familia ligada desde hace décadas al deporte motor, indicó: “Estamos a la expectativa de mantenernos, el primer mes no nos afectó tanto porque veníamos de correr, de cobrar unas publicidades, pero después se cortó totalmente. Se hace difícil porque ya van más de 70 días de cuarentena y no es nada sencillo desde lo económico porque no se puede aguantar mucho más”.

Respecto del nuevo rumbo temporal que tomaron los hermanos, el piloto de Ford contó: “Estamos dispuestos a hacer cualquier trabajo en lo que sea referente a nuestra actividad, ya sea de soldadura, de corte, herrería, pintura, podríamos hacer algo de gomería, estamos buscando hacer lo que sea para poder subsistir y aguantar estos meses”. Al mismo tiempo reflexionó: “Nos costó tantos años tener nuestro propio taller y no queremos que nadie sufra, por lo que hay que buscar alguna idea para subsistir”. La situación es incómoda para varios equipos de Turismo Carretera, tal es así que el propietario del JP Carrera indicó que de no haber un horizonte definido a fines de junio, evalúa cerrar el taller. En el taller de los Bonelli, además de Pope, Nicolás y su padre Próspero, también trabajan de manera efectiva tres personas.

“Los equipos grandes cuentan con más empleados a cargo y no es sencillo pagar los sueldos a tanta gente sin actividad. A nosotros nos tomó esto en un momento difícil presupuestariamente porque Pope ya no estaba corriendo”, manifestó. Haciendo un análisis de lo que fueron las dos fechas de Viedma y Neuquén, Nico contó: “Habíamos clasificado muy bien en las dos carreras con un buen funcionamiento del auto, pero no tuvimos suerte en ambas series, una por un toque y en la otra por una falla de un sensor. Habíamos hecho algunos elementos para probar en la carrera de Concordia, que finalmente se suspendió. Habíamos encontrado el buen camino para el auto. Estamos un poco más atrasados con el tema de los motores porque se desarmaron íntegramente, se llevaron a rectificar. Estamos a la espera de que la fábrica de pistones abra para poder recibirlos y armar los motores”.

Con respecto al posible regreso de la actividad, Nicolás expresó: “Hemos estado en contacto con la gente de la ACTC, ellos también están un poco inciertos porque están a la espera de que el gobierno les dé una pauta de cuándo podría ser una fecha estimativa. Se barajan algunas posibilidades de algunos autódromos, pero hasta que no esté la fecha del regreso y algunas pautas que le tiene que dar el gobierno por el tema del protocolo, no hay nada definido. Quizás esta semana podamos tener alguna novedad”.

Por último, el representante del Óvalo es consciente de que el día del regreso quizás no haya la grilla habitual de más de 40 autos, ya que muchos pilotos se verán imposibilitados de reunir el presupuesto para correr. “El día que se ponga la fecha de la vuelta, cada piloto tendrá que ir y conversar con sus espónsores para saber con qué presupuesto cuentan. No obstante, la categoría está trabajando para bajar los costos, con menos días de actividad y que las carreras tengan menos vueltas, al igual que los neumáticos, en fin, varios ítems para que el costo del auto sea más barato. En nuestro caso, de no poder ir a correr, estamos pensando en alquilar ya sea el Chevrolet de Pope o el mío”, finalizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario