Superliga
Domingo 17 de Marzo de 2019

Boca goleó a San Martín (T), lo mandó al descenso y se clasificó a la Libertadores

El Xeneize arrancó perdiendo en la Ciudadela, pero mostró todo su poderío ofensivo y se llevó los tres puntos gracias a los goles de Ábila, Reynoso, López y Nández. El Santo descendió al Nacional.

Boca volvió a aprobar una prueba de carácter: revirtió un duro partido en Tucumán y venció 4-1 a San Martín, resultado con el que se aseguró la clasificación a la Copa Libertadores 2020, el primer gran objetivo que planteó Gustavo Alfaro cuando asumió la dirección técnica del club. El Ciruja, a dos fechas del final de la Superliga, descendió a la Primera B Nacional.

Ramón Ábila, Emanuel Reynoso (con una verdadera perla) Lisandro López y Nahitan Nández anotaron para el vencedor. Luciano Pons había abierto el marcador para los dirigidos por Ricardo Caruso Lombardi, que jugaron un muy buen primer tiempo, pero sintieron el desgaste en la segunda parte, en la que el Xeneize le tiró a su adversario el peso de los nombres.

El elenco dirigido por Caruso Lombardi apuntó a imponer condiciones asfixiando a Boca. Propuso un juego friccionado, con pocos espacios. Le bloqueó los mecanismos de elaboración a Alfaro, con las líneas bien juntas, presión para no dejar pensar al adversario y mucho compromiso en la batalla. El plan generó que la visita no lograse elaborar una acción de peligro en la primera mitad del primer tiempo. Recién a los 23 minutos, con un remate de Villa tras un rebote, se acercó a los dominios de Carranza.


A los 26 minutos, el empuje del Santo se tradujo en gol: Gonzalo Rodríguez se llevó a la rastra a Lisandro López, remató Cruzado, Andrada alcanzó a desviar, pero Luciano Pons logró empujar a la red.

Pero a partir del gol, con timidez, los conducidos por Alfaro comenzaron a despojarse de las ataduras. A los 33 minutos, Buffarini encontró solo a Wanchope Ábila, quien demoró en el control y permitió que el arquero Carranza lo atorara (luego reclamó un penal que no existió). Se tomó revancha a los 36, cuando Buffarini combinó con Villa, quien desbordó y ejecutó el buscapié para que el cordobés ex Huracán anotara el 1-1.


A partir de allí, los dos equipos pudieron haber marcado la diferencia, en un tramo del desarrollo que se hizo de ida y vuelta. A los 40′, Gonzalo Rodríguez volvió a superar a Licha López y Andrada rechazó el remate. A los 44, Villa probó los reflejos del portero de San Martín, que dio un rebote peligroso, pero Wanchope lo capturó en posición adelantada.


El segundo comenzó más parejo y cerrado. La llave la tenía Bebelo Reynoso. A los 13 minutos, el ex Talleres dibujó un gol muy parecido al tercero que anotó Messi en la goleada de Barcelona ante el Betis: se sumergió en el área sobre la izquierda y, apareado por un rival, sacó una vaselina imposible que superó la resistencia de Carranza: 2-1.


Si bien San Martín le hizo pasar un enorme susto inmediatamente después del tanto (Andrada reaccionó en primera instancia frente a Pons y, segundos después, Rodrigo Moreira estrelló un cabezazo en el travesaño), con Reynoso menos custodiado, producto de que San Martín no logró sostener el ritmo, Boca empezó a moverse con mayor libertad y a hacer pesar su jerarquía.


A los 23 minutos, el Xeneize dio otro golpe, a partir del laboratorio de Gustavo Alfaro. En una acción muy parecida a la que provocó el gol en contra de Marco Pérez en contra en la goleada frente a Deportes Tolima, Mauro Zárate envió el centro con rosca al primer palo y Lisandro López la peino para convertir el 3-1.

Petryk, en dos oportunidades, estuvo cerca de descontar. Pero a los 44 minutos, Benedetto metió un pase rasante, Tevez conectó pero no superó a Carranza, y el rebote lo tomó Nández para sellar el resultado.


El Xeneize, ahora bajo el mando de Gustavo Alfaro, parece haber encontrado el rumbo tras tres goleadas de manera consecutiva (3 a 0 ante San Lorenzo, 3-0 ante Deportes Tolima, por la segunda fecha de la zona de grupos de la Copa Libertadores, y el 4-1 a San Martín). Los de la ribera, que acumulan seis encuentros sin caídas, poseen 47 unidades y ya tienen pasaje para la Libertadores 2020. Les queda garantizarse el acceso directo a la fase de grupos: para esto tienen que quedarse con el tercer puesto. La batalla por dicha posición la sostiene con River, que tiene 41 puntos.

Comentarios