Secciones
Fútbol

Berlo: "No quería ni asomarme a la calle"

A inicios de 2016 el ex-Atlético Paraná Brian Berlo se radicó en Resistencia. Chaco es uno de los focos de contagio más grande de Covid-19.

Jueves 28 de Mayo de 2020

A inicios de 2016 Brian Berlo asumió un nuevo reto en su carrera deportiva. Sin lugar en la consideración de Edgardo Cervilla, entrenador por ese entonces de Atlético Paraná, el defensor armó sus bolsos y se trasladó a Chaco. En el noreste del país se integró al plantel de Sarmiento de Resistencia, uno de los protagonistas del Torneo Federal A.

Si bien no celebró un ascenso, como sí lo logró en el Decano de barrio San Martín, Berlo vivió momentos inolvidables en el Aurirrojo. Protagonizó una victoria histórica al superar 1 a 0 a Racing Club de Avellaneda por Copa Argentina. Meses después reiteró triunfo ante otro equipo de Superliga. Esa vez la víctima fue Unión de Santa Fe.

En Resistencia encontró estabilidad laboral. Volvió a sentirse importante en una estructura. Pero la tranquilidad se terminó en este 2020. La capital chaqueña es uno de los principales focos de contagio de Covid-19 (se ubica en el tercer escalón del país detrás de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de Provincia de Buenos Aires).

El miedo a infectarse se hizo presente, como en toda persona que reside en ese territorio. “Siempre tuvimos bastante temor”, se sinceró Berlo. “Con mi familia nos cuidamos, cumplimos con los protocolos, pero el virus en Resistencia es comunitario y no sabés con qué te podés encontrar. En mi caso salía una vez a la semana a comprar comida para un par de días. Mi auto estuvo un par de semanas sin encenderse y se quedó sin batería. No quería ni asomarme a la calle. Vivíamos en un departamento y esas viviendas son muy transitadas. Uno no sabe lo que puede estar pasando. Por eso tratamos de cuidarnos al máximo”, agregó, en diálogo con Ovación.

berlo.jpg
Berlo charló con UNO desde su hogar en Paraná

Berlo charló con UNO desde su hogar en Paraná

La cuarentena fue bien capitalizada por el marcador central, quien ocupó el tiempo libre para fortalecer vínculo con Valentín, su pequeño hijo de 2 años. “Por las concentraciones y los viajes que he realizado con el equipo no ha sido demasiado el tiempo que he compartido con él. Desde ese lado aproveché al máximo el tiempo. Este tiempo he fortalecido el vínculo y también sirvió para afianzar la pareja. Hemos sobrellevado la parte dura de estar encerrados en el departamento. Lo llevamos más que bien”, valorizó. “Buscamos actividades para entretenernos y que mi hijo no busque salir afuera. Como todo niño quiere andar y le explicamos que afuera estaba el virus y no quería ni asomarse. Gracias a Dios entendió desde el primer momento, se adaptó a estar encerrados más allá de que por momentos se tornó aburrido. Demasiado la hemos llevado”, agradeció.

Desde hace unas semanas Brian y su familia encontraron mayor tranquilidad al regresar a la capital entrerriana. “En Paraná es otra cosa porque tenemos mayor espacio. Estamos parando en la casa de mis suegros, donde tenemos patio y mi hijo está más tranquilo, más suelto, tiene mayores cosas por hacer. Tiene un perro para jugar. Está contento”, resaltó.

Incertidumbre total. El futuro es incierto en el ámbito del ascenso. La única información que brindaron los entes organizadores (AFA y Consejo Federal) fue que los saltos de categoría debían resolverse en el campo de juego, y no en un escritorio. Claro que no hay fecha de regresos ni modalidad de disputa. Tampoco se sabe qué sucederá con los contratos que vencen el 30 de junio.

19 f1 (Gentileza Prensa Copa Argentina).jpg
Berlo vistiendo la camiseta de Sarmiento

Berlo vistiendo la camiseta de Sarmiento

“Estamos atravesando por un momento de incertidumbre porque no sabemos qué es lo que pasará en el futuro. Se dice que los ascensos se van a definir en la cancha, pero eso no te asegura nada, porque si la pandemia no pasa no volveremos a jugar. Por eso dependemos de cómo continúe la situación sanitaria”, opinó el marcador central.

Luego agregó: “Las autoridades no dicen ninguna información al respecto. Pasan semanas y no tenemos noticias. Y si no trabajamos, no cobramos. Todo se dificulta. Los contratos se vencen el 30 de junio. Todo eso nos juega psicológicamente en contra porque nos podés quedar sin club. Todo esto genera mucho nerviosismo, ansiedad”, describió Berlo. El parate originado por la emergencia sanitaria cerró la economía de la industria del fútbol. Las entidades dejaron de recibir ingresos económicos, pero deben hacer frente a los gastos. Ante este escenario, los futbolistas aceptaron una renegociación de sus salarios.

“Hemos resignado parte del sueldo. Estamos cobrando mucho menos de lo que hemos acordado”, confesó Brian. “Esto entró en un arreglo con los dirigentes porque entendemos la situación del club. De la misma manera ellos también tienen que entendernos, que tenemos una familia detrás que llevar adelante y se complica de los dos lados. Por eso hemos llegado a un acuerdo en el que han salido más favorecidos los dirigentes que los jugadores. Tampoco podemos tirar tanto sabiendo que ellos manejan la situación. Decidieron darnos un porcentaje del sueldo y no nos quedó otra que aceptar porque era aceptar esa propuesta o nada. Tenemos una familia a la que hay que alimentar y aceptamos esa propuesta. Por eso pedimos que regrese lo más rápido el fútbol para que todo se acomode un poco”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario