Secciones
Entrevista

Básquet: "Hicimos un aro y ahora estoy más tranquilo"

El jugador de Ferro, Ignacio Varisco, entrena en Paraná y espera por la vuelta del básquet en el país.

Jueves 18 de Junio de 2020

Ignacio Varisco lleva tres años en Ferro donde hizo su debut en la Liga Nacional de Básquet y aspira a tener un nombre en el mejor nivel del país. El jugador venía de una gran temporada tanto en la máxima categoría del básquetbol como en la Liga de Desarrollo en la cual lidera el goleo de su equipo.

El pivote logró regresar a Paraná luego de pasar gran parte de la cuarentena en Buenos Aires y se mostró feliz, a pesar del parate, por poder compartir más tiempo con su familia. Habló de su presente, el aro que colgó en el galpón para no extrañar los hábitos que tiene desde pequeño, y dijo que es un placer “jugar en un equipo grande”.

Varisco
Ignacio Varisco lleva largo tiempo en el equipo de Ferro donde hizo su debut en la Liga Nacional de Básquet..

Ignacio Varisco lleva largo tiempo en el equipo de Ferro donde hizo su debut en la Liga Nacional de Básquet..

“Esa una situación muy rara la que estamos pasando porque históricamente nunca le pasó a nadie, pero bueno estoy tratando de sacarle el máximo provecho posible. Vivo en otra ciudad hace mucho tiempo y la verdad me vino muy bien para pasar el tiempo con mi familia y gente que no veo porque tengo dos semanas de vacaciones en el año. Eso me sirvió para estar con ellos y al mismo tiempo sigo entrenando con la mente en la Liga porque por más que se haya cancelado todo para que no nos afecte, tenemos que volver de la mejor manera”, comentó desde su casa el jugador de Paraná nacido a punto de cumplir 19 años.

El pivote dijo que es inusual para un deportista de alto rendimiento estar tanto tiempo parado y sostuvo que “no es normal llevar esta vida”. “No estamos acostumbrados a esto y parar de golpe afecta bastante. De todos modos el club lo hizo bastante llevadero porque entrenamos por zoom con los dos preparadores físicos y seguimos teniendo clases de básquet, en mi caso particularmente estoy entrenando con un amigo por video llamada así que el ritmo lo perdemos, pero no podemos parar porque un día que perdemos no lo recuperamos más y debemos pensar que esto se va a terminar y hay que seguir”, manifestó el jugador que pasara por Neuquén, Quique y Echagüe en Paraná. En tal sentido dijo que los primeros días del entrenamiento en casa fueron “algo raro” hasta que con su papá instalaron un aro. “Con mi papá hicimos un aro y ahora estoy más tranquilo. Tenemos un galponcito en mi casa y en dos o tres días lo armamos y lo colgamos. Ahora se me fueron esas ganas que tenía al principio porque tiro todos los días. Tiro entre una y dos horas por día sumado a los ejercicios con pelota y el gimnasio, estoy cerca de cuatro horas con algunos intervalos. Arranco a las 16 y termino a las 20 o 21”, contó el pibe.

EL PRESENTE. Nacho jugó 22 partidos en la temporada de la LDD donde promedió 15,1 puntos por partido convirtiéndose en el máximo anotador del equipo. En simultáneo jugó varios partidos en la Liga Nacional por lo que consideró la 2019/2020 como una temporada “muy buena”. “En la Liga de Desarrollo habíamos completado el equipo en los últimos partidos y estábamos en un nivel muy cerca del techo. Y en lo personal mejoré varias cosas que tenía como objetivo y el equipo mejoró bastante. Y en la Liga, al ser un plantel más corto, tenía la posibilidad de entrenar con la Primera que es un nivel superior y eso sirve para mejorar”, expresó sobre su momento en Caballito.

LO QUE VIENE. El jugador de 1,98 metros sostuvo que buscará mejorar “en todo lo que se pueda” y ve que su futuro está en la Liga, pero es consciente de que se necesita de mucho sacrificio. “Espero poder ganarme un lugar en el primer equipo y después iremos viendo lo que se vaya dando. A corto plazo quiero volver lo antes posible y poder jugar y estar en el máximo nivel”, confesó el jugador entrerriano que salió campeón Sudamericano en 2015 con la Selección Argentina. Varisco consideró que aún le falta “mucho” para llegar a ser un jugador de la Liga Nacional, pero se ve a un paso. “Estoy cada vez más cerca si me lo propongo. Hay que trabajar para eso. Es difícil llegar a un buen nivel, pero si uno se lo propone y trabaja se llega. Hay miles de manera, no hay un camino establecido; cada uno tiene su propia carrera hasta donde le de”, indicó el jugador.

MUNDO VERDE. Para Varisco fue muy buena la decisión de sumarse a Ferro, club al que consideró, ya con un tiempo importante en su vida, como una gran institución social y deportiva. “El club es muy grande y siempre hay mucha gente que es muy social y es hincha del club. Va a ver el fútbol, el básquet, el vóley y todos los deportes que hay. Eso se ve cuando vamos a los partidos. En la Liga de Desarrollo a veces está llena la cancha y con el fútbol o la Primera del básquet pasa lo mismo. La gente te reconoce durante los partidos. Históricamente se sabe lo que es Ferro y saber que tenés que defender un club tan grande como es, está bueno porque te da una presión muy linda para jugar. Saber que estás en un buen lugar y es una presión muy linda para poder aprovecharla. Jugar en club grande siempre es lindo y más siendo un Juvenil”, sentenció el paranaense.

Por Sebastián Gálligo/Ovación

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario