Secciones
Básquet

Básquet: por el regreso a los entrenamientos

El jugador nacido en Concordia Santiago Cuelho se desempeña en la C1 de Italia y sueña con seguir subiendo de categoría. Contó cómo vivió los momentos críticos de la pandemia en Lombardía.

Sábado 01 de Agosto de 2020

Formó parte del recordado plantel de Estudiantes Concordia que llegó a disputar en 2017-18 la final de la Liga Sudamericana, como también el Final Four de la Liga de las Américas. Además, vistió la camiseta de Ferrocarril en el Torneo Federal, pero su sueño de seguir en el básquet lo llevó a viajar a Italia.

El concordiense Santiago Cuelho vive en la localidad de Iseo en la región de Lombardía, donde el coronavirus tuvo su llegada a Europa. Actualmente, el base se desempeña en la serie C1 con el equipo que lleva el mismo nombre de la ciudad. Desde hace dos años se encuentra establecido en el Viejo Continente, pero la pandemia lo obligó a posponer su visita a Argentina, ya que debieron cancelar su viaje y postergarlo hasta el año próximo.

“Nos vinimos con mi novia, era una idea de los dos. Lo pensábamos desde que terminamos la escuela, ella ya tenía la ciudadanía italiana por su familia y yo podía hacerla porque mi familia también es de descendientes italianos. Estudié Turismo en Argentina, ella Recursos Humanos y una vez que terminamos la facultad nos vinimos a probar suerte. Queríamos viajar y conocer”, manifestó a Ovación. Y agregó: “Teníamos los vuelos programados para junio, pero con todo esto del virus se nos canceló. El primer año fue de adaptación y decidimos quedarnos. En enero ya habíamos comprado los vuelos y cuando empezó todo esto del coronavirus creímos que se iba a solucionar para junio, pero nos cancelaron los vuelos, por lo que el viaje será para el año que viene. Se extraña la familia, por suerte mis viejos y los de mi novia pudieron venir el año pasado, pero al grueso de mi familia se los extraña mucho”.

El jugador se refirió a la adaptación al país, y contó: “Todavía al sur no conocemos, pero la zona de Nápoli es lo más parecido en cuanto a la cultura a los argentinos. Acá el norte, es muy distinto. Te lo dicen los mismos italianos, que el norte y el sur están muy divididos. ”.

Con la competencia cancelada desde marzo, actualmente están esperando el visto bueno por parte del club para volver a los entrenamientos. “No se sabe nada. Tendríamos que arrancar a mitad de agosto, como el año pasado, pero no creo que eso suceda y por lo que se habla el torneo recién comenzaría a mitad de octubre. Acá bajaron los casos de contagio, pero se tiene miedo de que en setiembre, cuando empiece el frío nuevamente, haya una recaída”, expresó el concordiense.

Justamente, el deportista de 23 años hizo alusión a la pandemia, que tuvo momentos de suma tensión en Italia y que ya superaron las 35.000 muertes. “Fue la zona más complicada, el primer caso que llegó a Italia fue cerca y se empezó a expandir todo por acá. Actualmente la vida que llevamos es bastante normal. Incluso sacaron la obligación del barbijo en espacios abiertos. Podés ir por la calle sin tapaboca, pero si hay aglomeración de gente debés ponértelo. La gente anda normalmente. Igualmente todavía al club no podemos ir porque todavía no tienen autorización de la provincia. En teoría en agosto lo liberan”, dijo.

Respecto de esos meses que soportaron de cuarentena estricta sin salir de su departamento, contó: “Vivimos en el centro y se salía solo para ir al supermercado. La gente no conocía la letalidad del virus, cuando aparecieron los primeros casos nadie le tomó seriedad y se expandió rápido. El 13 de marzo se declaró la cuarentena obligatoria, la Policía te preguntaba qué hacías en la calle y te mandaban de nuevo a tu casa”.

Cuelho indicó que el nivel de la C1 “es lo más parecido a un Torneo Federal porque hay jugadores de nivel. Es un poco distinto el estilo de juego. No es tan intenso, ya sea en lo defensivo. Los entrenamientos son duros y hay que darlo todo”. Además valoró el aprendizaje que trajo de Argentina al jugar la Liga de Desarrollo, como el entrenar con el plantel de Primera con el Verde: “Me quedó esas ganas, que si me quedaba uno o dos años más podía estar fijo en el plantel y jugar más, pero esta aventura estaba decidida hacerla”.

También describió que en su actual liga “la mayoría de los jugadores trabajan porque se entrena solo tres veces a la semana, entonces te da el tiempo. El club tiene un sponsor de insumos de antiincendios y ahora que no estamos en temporada estoy trabajando todo el día. Cuando empiece la temporada me bajo las horas de trabajo”. Con el éxodo de jugadores de Liga Nacional a distintas partes del mundo, también basquetbolistas de menores categorías buscan emigrar. “Es la categoría que muchos vienen a jugar. Después está la B, que es la tercera categoría. Tenés que tener tres años para poder jugar en la B. Después está la A1 y la A2 y se necesita de mucho nivel para estar ahí. Si lo comparamos con Argentina sería como un torneo provincial. De todas maneras el nivel es muy bueno, están viniendo muchos argentinos que jugaban en el TNA y se mejoró el nivel. La temporada pasada acá en el norte había tres jugadores de nuestro país y para este torneo que viene estarían llegando Mariani, Pennacchiotti, Moreno y otro chico de Mendoza”, expresó el nacido en Concordia.

Lo que busca en su carrera personal

Sus objetivos personales a corto plazo: “Mientras sea joven y pueda seguir haciéndolo, voy a jugar al básquet. Por ahora seguiré trabajando en esta empresa, jugando unos años más en Italia y veré qué se va dando. Subir de categoría en el básquet sería bárbaro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario