Secciones
Automovilismo

Automovilismo: "Todavía tengo muchísimo para dar"

Matías Russo repasó sus inicios, las charlas con diferentes equipos, el virtualismo, su paso por Ferrari, la prueba en un F1 y el presente del automovilismo.

Lunes 04 de Mayo de 2020

Con 34 años vivió innumerables experiencias que lo vieron transitar por todas las pistas del país y además se dio el gusto de correr en los circuitos más emblemáticos del deporte motor mundial. Perfilado en las carreras de endurance, Matías Russo sigue trabajando para volver a competir en el más alto nivel del automovilismo.

Desde sus comienzos en el TC 850 con solo 13 años, transitó en varios autos de competición, incluso la de ser piloto de Ferrari para las competencias de Gran Turismo. Además, vivió la inolvidable sensación de subirse en dos ocasiones a un monoposto de Fórmula 1.

También, el paranaense es el único piloto entrerriano en haber sido parte en siete oportunidades de las 24 Horas de Le Mans –tres ediciones– y las 24 Horas de Spa-Francorchamps –en cuatro ocasiones–.

En una extensa charla con Ovación, Russo contó que apun- ta a volver al automovilismo internacional y reveló: “En setiembre tuve una reunión en Paraná con Ricardo Juncos –tiene equipo de IMSA e Indy Car en Estados Unidos– y la idea era iniciar un proyecto juntos en este año, se nos vino muy encima fin de año, se iniciaron las tratativas, hay que trabajar duro para conseguir empresas norteamericanas también. Enero y febrero empezó a cambiar el panorama porque ellos tenían un poco más claro lo que iba a pasar con el coronavirus. Me encantaría poder concretar de correr en IMSA con los prototipos DPI. Primero está eso y también hay algunas alternativas de GT en Europa. Hoy hay otras prioridades en Argentina, pero con todo esto hay muchas probabilidades de que el automovilismo esté sufriendo”.

—¿Cómo vivís en lo personal estos días de cuarentena?

—Cada uno tiene que hacer y su deber es no salir porque no solo es pensar en uno mismo, sino en el resto. Hay mucha gente que no lo ha tomado así. Si es necesario salir, no hay alternativas, pero cada uno debe colaborar de su lado. Le meto mucho simulador, leyendo también que era algo pendiente.

—¿Esto del automovilismo virtual se está haciendo masivo y a qué lo atribuís?

—Por un tiempo nos vamos a tener que acostumbrar a este nuevo automovilismo. Sirve mu- cho para estar con esta adrenalina de carrera, para entrenamiento es algo fundamental ya que se entrenan la mente y los reflejos al 100 por ciento. Se si-mulan muchas cosas similares al auto. A mí me ayudó a fortalecer aspectos que consideraba que no los tenía 10 puntos.

—Y tuviste recientemente una experiencia en las 24 Horas de Nürburgring.

—Fue la primera carrera de larga duración que hice en com- petencias virtuales. Corrimos con Exequiel Bastidas, Gabriel Troncoso y Luis Babboni. Hicimos un complemento muy bueno. Fue una carrera durísima porque hacíamos turnos de dos horas. Corrimos 55 autos, largamos 20°, estuvimos en las posiciones 10, 12 y finalmente finalizamos 17 tras un problema mecánico que se nos presentó en el medio de la competencia.

—¿Con tus comienzos en 1999 en el TC 850 imaginabas todo lo que ibas a vivir en el automovilismo?

—Me acercó al automovilismo Jorge Alberto Deu, me llevó a un taller y ya tenía en la cabeza correr en autos. Mi familia estuvo de acuerdo y ahí empezó todo, siempre con el objetivo de conseguir algo más, compitiendo en las mejores pistas del mundo y con los mejores autos. En 1999 hice solo tres carreras porque tenía 13 años y la edad mínima era de 15.

Matias Russo TC 850.jpg
Sus inicios en el automovilismo en las fórmulas provinciales

Sus inicios en el automovilismo en las fórmulas provinciales

—¿Qué recordás de esa experiencia corriendo en la Fórmula 3 Sudamericana?

—Ganamos carreras, hicimos muchos podios, peleé el título hasta la última carrera y terminamos tercero en el torneo. Mi inicio en fórmula se da gracias al contacto de Darío Dappen con una prueba con el equipo de Luciano Crespi de la Fórmula Renault, después pruebo el auto de Fórmula 3 de Gabriel Werner y como era más factible hacer esta categoría, hicimos la temporada. Gabriel dejó de correr para que yo corra, la verdad que aprendí mucho de su equipo por el nivel que tenía la categoría.

—Tras hacer Top Race y TC Pista en el país, ¿cómo surgió la chance de ir a Europa?

—Había estado en 2005 en la Fórmula 3000, la categoría que está a un paso de la Fórmula 1 junto al equipo de Enrique Scalabroni. En 2008 estaba todo previsto para hacer TC, pero en enero me surge la posibilidad de volver a Europa como soñaba, que era como piloto profesional. Fue nada más ni nada menos que correr con Ferrari en el Campeonato del Mundo de Gran Turismo. Gracias al grupo de trabajo de Luis Pérez Companc y a Martín Christie, que era su asesor. Tuve que madurar en muchos aspectos rápidamente.

—¿Y cómo fueron esas dos experiencias en 2008 y 2009 de probar un Fórmula 1?

—El primer día de prueba en Maranello en 2008 que hicimos con el auto nuevo de GT tuve la chance de subirme al Fórmula 1. Pérez Companc me dio oportunidades únicas como la de probar ese auto. Era la Ferrari 2004 con la que había salido campeón Schumacher, era tocar el cielo con las manos, ese auto sigue siendo uno de los mejores de la historia de la Fórmula 1. No sospechaba que lo iba a probar, ese día preguntaba absolutamente todo sobre el auto, me lo conocía completo y al final del día me subieron. Al año siguiente volví a subirme, ya no fue una prueba sorpresa, sino que más organizada y anduve todo el día. El auto supera todo lo que un piloto se puede imaginar. Es imposible contarlo con palabras porque lo que se siente arriba es algo único. Como piloto las sensaciones que viví fue la de percibir todo lo máximo. Además, la historia del auto y el lugar era otro componente.

Matías Russo Ferrari F1.jpg

—Me imagino, pero subirse a un Fórmula 1 no se compara con nada.

—En nada. Ahí le puse un sello a mi carrera deportiva. Logré lo que cada piloto sueña.

—Entre otras experiencias te quedó haber corrido en equipo junto a Jean Alesi y Giancarlo Fisichella.

—Corrimos junto a Luis Pérez Companc en 2010 en Le Mans Series y se armó la escudería oficial Ferrari. Pude aprender muchísimo de dos leyendas de la Fórmula 1. Fue increíble para mí porque ahí conocés todas las formas, no solo como piloto sino como persona. Me enseñaron muchísimo, todas esas cosas van quedando en la historia de uno. A ellos los veía en la tele, por suerte pude ser su compañero de equipo, ellos dos corrían un auto y con Luis corríamos otro.

Matias Russo Alessi Fisichella.jpg

—También tuviste la posibilidad de haber sido piloto de Audi.

—En 2016 se da la posibilidad de estar con Audi en el Campeonato Italiano de Gran Turismo de manera oficial. Hicimos nueve podio de 12 carreras, peleamos el campeonato, fue un año maravilloso porque tenía varios años de experiencia en Europa.

—Entonces no perdés la motivación de volver a Europa.

—Hoy estoy con una madurez muy grande dentro del automovilismo debido a tantos años de actividad y por eso sigo trabajando para poder volver a lo máximo. Hoy con 34 años veo que capitalicé absolutamente todo. Con estos años de no tener un año completo dentro del automovilismo, sigo siendo un piloto que tiene muchísimo para dar y estoy seguro que volveré. Tengo muchos contactos en Europa, con ofrecimientos y siempre hay que trabajar para poder volver. Esto se mueve por el dinero, si no tenés el presupuesto, lo tiene que tener el equipo.

—Habiendo transitado tantos trazados europeos, ¿cuál es el circuito que más te gustó?

—Como circuito el que más me gusta es Spa-Francorchamps (Bélgica). Es la pista de los sueños, tiene curvas lentas, intermedias, rápidas, muy rápidas, con subidas y bajas, además de cambios de clima permanente.

—Dejando de lado el Fórmula 1, ¿cuál fue el mejor auto al que te subiste?

—Todos los que manejé en Ferrari fueron increíbles. Lo mejor que me sucedió fue mi paso por Ferrari. Un auto que me marcó en mi vida fue el Fiat de TC 850 porque ese auto me enseñó absolutamente todo. Haber corrido en tierra me enseñó muchas cosas, pese a tener poca potencia.

—¿Y el triunfo más celebrado?

—El conseguido en Potrero de los Funes en 2008 es una victoria que no me voy a olvidar porque fue en un campeonato del mundo para una marca oficial, era un momento durísimo para mí porque ese sábado había fallecido mi abuela, quien me dejaba manejar autos a escondidas de mi familia y me daba la plata para ir al kartódormo del Gurí Martínez.

Matias Russo podio Potreros de los Funes.jpg

—¿Qué realidad ves del automovilismo provincial?

—Cada vez se ven menos autos y menos público. Me da pena porque fui parte del automovilismo cuando iban 10 mil personas a ver una carrera al Salvia (San José) o a cualquier otro lugar. No he dejado de ir a las competencias mientras puedo, a veces la gente se queja de la dirigencia, pero alguien las eligió.

—¿Y respecto al ámbito nacional?

—La gente perdió un poco el entusiasmo. Me cuesta entender lo que está pasando. Se manejan presupuestos exorbitantes por la cantidad de carreras al año que hay. No está fácil para nadie. El automovilismo tiene mucho que ver con el dólar y no sé qué pasará ahora con una carrera del Turismo Carretera, que costaba entre 1 millón doscientos y 1 millón cuatrocientos por fecha. Ahora que el dólar está al doble de fines del año pasado, ojalá se sinceren muchas cosas del automovilismo. Dudo que se corra alguna carrera en este 2020, y si lo hacen no creo que cueste una carrera 2 millones y medio de pesos.

—Entonces no tirás la toalla y vas a seguir agotando los recursos para volver.

—Jamás. Me estoy preparando para volver y al máximo nivel. No sé si será mañana, pasado o en un año. Tengo que estar contento de lo que hice. No me arrepiento nada de lo que hice, sí mejoraría muchas cosas porque algunas cosas no las hice por ser muy joven y no tener experiencia. Hoy me subo a un karting para entrenar y sigo aprendiendo cosas. Obviamente que tengo muchas ganas de estar arriba de un auto de carrera y me estoy entrenando mucho para eso. Hoy tengo el privilegio de estar rodeado de la gente que quiero y eso me ayuda mucho a mantener muy claros mis objetivos. Estoy seguro de que lo voy a lograr.

Una rica trayectoria

Matías Russo debutó en 1999 en TC 850 con solo 13 años. En 2000 corrió en la Clase B del TC 850. En 2001 consiguió su primer título en el zonal entrerriano, mientras que sería 3º en la Clase Light de la Fórmula Sudamericana. En 2002 corrió en TC 850 –subcampeón– y sobre fin de año en Fórmula Súper Renault. En 2003 volvió a ganar el título del TC 850, en tanto que en la Fórmula Súper Renault obtuvo el subcampeonato ese año, como también en 2004. En 2005 llegó a Europa para correr en la Fórmula 3000 con Enrique Scalabroni.

En 2006 regresó al país y se subió al Top Race, en 2007 estuvo en el TC Pista, mientras que en 2008 volvió a Europa para correr en el Campeonato Mundial de Gran Turismo con el equipo Ferrari. En 2009 lo hizo en IMSA y en el Campeonato Mundial de Turismo, fue segundo en las 12 Horas de Sebring y 6º en las 24 Horas de Le Mans. En 2010 estuvo en Le Mans Series con Ferrari. En 2011 en el Campeonato International Series. En 2012 afrontó dos carreras en el Súper TC 2000 con Ford. En 2013 y 2015 estuvo en el Campeonato Europeo de Gran Turismo. En tanto que en 2016 corrió en el Campeonato Italiano de Gran Turismo, defendió los colores de Audi alcanzando el subcampeonato. También corrió los 200 Kilómetros de Súper TC 2000 en 2009, 2010, 2013, 2014, 2016 y 2018.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario