Futsal

Atlético Neuquén celebró por triplicado

El equipo Amarillo de Atlético Neuquén se coronó en la elite del futsal de la APFS. El Rojo salió campeón en el ascenso. Los juveniles conquistaron el C 20.

Miércoles 03 de Agosto de 2022

Los elencos masculinos del Atlético Neuquén fueron claros dominadores del primer torneo de la temporada 2022 de la Asociación Paranaense de Futsal (APFS). Por eso la fotografía ubica al Pingüi en el foco de los festejos. El equipo Amarillo se coronó campeón de la categoría elite al derrotar en la final a Don Bosco, uno de los más ganadores del ámbito salonista local. En la principal divisional de ascenso el Rojo hizo lo propio al superar en la final a Sarmiento de Crespo. La celebración fue por triplicado. Los juveniles de la entidad del sur de la capital entrerriana levantaron el trofeo en el certamen de la divisional C 20 luego de vencer a Mariano Moreno.

Los resultados positivos no son obra del azar, sino la consecuencia de un proceso deportivo que la institución comenzó cinco año atrás. En ese entonces el sueño ambicioso de algunos de los intérpretes del Pingüi los impulsó a mejorar temporada tras temporada. El gran anhelo fue el que todos aspiran en una competencia, ya sea oficial o independiente: saborear las mieles del éxito.

La meta fue alcanzada, pero hasta llegar a cristalizarla transitó por un camino de aprendizaje constante. Los actores experimentaron distintos escenarios y diferentes sensaciones. Eso le permitió crecer, enriquecer el proyecto, madurar como equipo en cada una de las categorías. Todos los factores fueron claves en la triple conquista del Pingüi.

“Resulta difícil creer, pero cuando comenzamos el proyecto había un par de loquitos que imaginábamos este escenario. Había un montón de camino por recorrer y para hacerlo aprendimos un montón de cosas. Desde lo deportivo muchos de los chicos que salieron campeones en la elite eran jugadores originales y era impensado que ocurra en el nivel que lo hicimos. También como institución y disciplina fue un proceso de aprendizaje, pero creo que si no lo hubiésemos imaginado no hubiéramos llegado nunca a este desenlace”, describió a Ovación Juan Cruz Butvilofsky, uno de los referentes de Atlético Neuquén Amarillo.

Futsal Atlético Neuquén.jpg
Atlético Neuquén ganó en los tres principales torneos del futsal paranaense

Atlético Neuquén ganó en los tres principales torneos del futsal paranaense

Para plantar el objetivo, en el Pingüi consideraron que fue determinante visualizar el futuro. “A partir de ahí realizamos lo suficiente para acercarnos, un poco más, a la meta. Todos los años Neuquén se fue acercando un poco más al objetivo. De hecho Pablo (en relación a Laurencena, el entrenador) fue el único optimista que dijo que en dos años íbamos a disputar una división de honor. En ese entonces me cagué de risa. Y Ahora estamos a un partido de jugar en ese nivel”, subrayó Juan Cruz.

La ilusión por coronarse campeón estuvo latente siempre. Esto no llevó a enloquecer a los protagonistas. Se mantuvieron alineados detrás del objetivo. Lo disfrutaron en todo momento. Así lo remarcó Exequiel Cardoso, otro de los miembros del campeón de la elite.

“Muy pocos jugadores se sintieron presionados. Y esto fue porque es un proceso corto que llevamos. Son cinco años de trabajo con la pandemia de por medio. Disfrutamos el camino y jugamos cada instancia nueva como una chance extra de seguir jugando. En el torneo pasado por distintos factores nos tocó disputar una permanencia. Esta vez nos encontrarnos jugando cuartos de final. Ahí dijimos ‘tenemos dos partidos más’. Pasamos a semis y actuamos de la misma manera. Al llegar a la final era cuestión de disfrutar y querer ganarla. Parte del gran mérito es que fuimos dos equipos entrenando en la semana y fuimos dos equipos que salieron campeones. El nivel de competitividad lo vivíamos martes y viernes y el domingo lo trasladamos a la cancha”, narró.

El sueño de campeonato del equipo Rojo inició a fines de 2021. Así lo dejó en claro Javier Pesoa, uno de los históricos del Pingüi. “El año pasado estuvimos a escasos segundos de jugar una final. A raíz de esto arrancamos el 2022 con la vara bien alta. Si bien fuimos de menos a más, a mitad de torneo veíamos que estábamos bien. No lo decíamos por una cuestión de cábala. Cuando iniciamos los playoff el equipo mostró una templanza increíble. Ahí comenzamos a soñar con el campeonato”, relató.

El equipo B de Neuquén respetó a rajatabla los amuletos. Por eso no citó la palabra campeón durante todo el recorrido. De todos modos, el grupo lo vivió como un “sentimiento general”, como lo confesó Simón Musich. “Entre todos sentíamos que íbamos a salir campeones. Nunca nos fuimos del foco y trabajamos para eso. Tuvimos mucha confianza porque tuvimos en claro cuál era el objetivo. Queremos ascender a la elite y jugar en la misma categoría que el equipo Amarillo”, se ilusionó.

Los juveniles fueron los únicos que celebraron en el rectángulo de juego ubicado en Del Barco Centenera y Camino Cuchilla Grande. “Lo vivimos de otra manera porque salimos campeones en casa, estaba todo nuestro público, nuestras familias, lo disfrutamos con ellos. Ademas brindarle un título al club dentro del club fue algo que nos llenó el alma. Nos ayudó el compañerismo que existe dentro del plantel para poder disputar la final del torneo y salir campeón”, valoró Enzo Giacopuzzi, arquero del monarca C 20.

Futsal Atlético Neuquén.jpg

El equipo Amarillo fue el último que se coronó campeón. El elenco principal salió a escena con los títulos de los otros representantes de la institución. El clima festivo los ayudó a descomprimir la autopresión que se hace presente en la previa de un juego de esta naturaleza. “Jugamos con la alegría de los títulos obtenidos por los otros equipos”, aseveró Lautaro Etienot, una de las figuras del campeón de la elite.

“En lo personal, olfateé en la semana el título. Cuando un equipo se prepara y está bien predispuesto confía en alcanzar el objetivo. Como deportistas hicimos las cosas muy bien y no podíamos aspirar a menos. Con los dos resultados positivos se veía venir nuestro campeonato. Era una película que no podía tener un final distinto”, concluyó Lautaro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario