Secciones
Superliga

Arsenal venció a Colón en un partido pendiente

El Sabalero le puso fin a este año perdiendo ante Arsenal 2-1 agudizando todavía más su crisis futbolística.

Jueves 12 de Diciembre de 2019

Colón terminó el 2019 de la peor manera: perdió contra Arsenal 2-1 y agudizó su crisis, donde quedó al borde de la zona de descenso sin rumbo. Un plantel que se desmoronó después de al final de la Copa Sudamericana y que necesita de un golpe de timón con urgencia. Por si fuera poco, no sumó un punto como visitante en esta temporada y llegó a los 20 encuentros sin ganar fuera casa

Después del cimbronazo que causó la pálida y deshilachada actuación de la última jornada ante Aldosivi, con salida de Pablo Lavallén, el interino Pablo Bonaveri tomó la posta y apostó por una idea clásica con la meta de ganar en orden. Por eso el equipo salió con dos líneas de cuatro y el pibe Braian Galván como acompañante de Wilson Morelo arriba.

El dueño de casa arrancó mejor, pero en pocos minutos el visitante levantó su rendimiento y, con una tesitura muy diferente, en 10' le creó dos situaciones situaciones de peligro a través de Alex Vigo y Marcelo Estigarribia. Asimismo, generó algunos robos en la salida del rival presionando arriba. En ese pasaje, por más que suene lapidario, ya había hecho más que en todo el cotejo ante el Tiburón.

A medida que el partido fue avanzando las acciones se emparejaron y Arsenal intentaba monopolizar el balón fiel a su estilo, con Elías Méndez y Nicolás Giménez. A contrapartida, el Rojinegro espero con prolijidad a la espera de alguna incursión del pibe Galván con su explosividad, aunque le costaba hacer pie. Pese a que lejos estuvo de deslumbrar, por lo menos la propuesta de Colón era otra, con un mayor compromiso y actitud.

Embed

Llegaron los 30' y el cotejo se cayó en lo futbolístico, donde se repartían más malas que buenas. Todo fue de mayor a menor, de discreto para menos, pero con un elenco de Bonaveri que se mantenía en su tesitura de no dar espacios. Tanto es así como Leonardo Burián solo fue inquietado con un tiro lejano de Elías Méndez.

Definitivamente el duelo se volvió ordinario, pese a dos situaciones de pelota parada para Arsenal que intentaron vulnerar a un Colón que logró plantarse y anular cualquier arresto. Fue así como llegó el pitazo final de Andrés Merlos para el final del primer acto, con una criterioza performance de Colón, que cerró el arco, pero que volvió a mostrar falencias en los laterales, con Gastón Díaz y Gonzalo Escobar fuera de conexión. Un cero a cero que por lo menos transmitía confianza.

El comienzo del complemento mostró un cambio radical en todo sentido: Colón hizo todo mal, perdió la prolijidad y Arsenal se lo llevó puesto. Fue así como a los 9' abrió el marcador con un gol en contra de Guillermo Ortiz después de varias pifias en el área de una defensa visitante que nunca pudo despejar la pelota.

Embed

Preocupación en Bonaveri, que sabía que romper el esquema para por lo menos no caerse. Pero a los 14' el tucumano Braian Galván sacudió la modorra y tras una buena acción en el área, remató y el rebote que dio Sappa le quedó a Wilson Morelo que la mandó a guardar para estampar el 1-1.

Embed

Cuando parecía que Colón volvía a ganar en tranquilidad, nuevamente por errores propios le dio la chance a Arsenal, ya que a los 25' Elías Méndez apareció solo tras una pelota parada para poner el 2-1. Un descuido atroz de la defensa, que dejó solo al más alto del rival.

Embed

Obviamente que los cambios se veían venir, pero sorpresivamente Bonaveri dispuso el ingreso de Tomás Chancalay en lugar de Galván, que era el jugador que más intentaba en ataque. Dio la sensación que fue por una molestia del tucumano, porque sino no se entendía. Después de eso, el equipo se cayó literalmente a pedazos y quedó para el cachetazo ante un conjunto de Rondina que estaba cada vez más cerca del tercero.

Nicolás Leguizamón tuvo una chance clarísima para el empate, pero inexplicablemente le dio tan mal que la pelota dio en un rival cuando había solo que empujarla. Los minutos se iban diluyendo y también la ilusión. Pero no hubo tiempo para más y Colón dejó en claro que es un plantel de mandíbula floja: que en ante un golpe se cae y no tiene reacción.

Algo alarmante y que pone en jaque la permanencia en primera pese a que queda mucho camino por delante. La dirigencia sabe que no tiene tiempo que perder y necesita contratar al técnico con urgencia. Se cierra un 2019 de manera deshilachada, con pena y sin gloria.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario