Ovacion
Lunes 27 de Noviembre de 2017

Arquero de 11 años fingió una lesión para que el suplente pudiera atajar en una final

El fútbol infantil sirve para iniciar a los más chicos en el deporte, pero también, y sobre todo, para inculcar y promover valores. Muestra de eso fue lo que ocurrió este fin de semana en la provincia de Córdoba, en el marco de la final de un tradicional torneo.

Uriel Cuitiño tiene 11 años y es el arquero titular de Colonia Caroya, conjunto que ganó la zona interior del certamen. En la final, a su equipo le tocó enfrentarse con el colegio Espíritu Santo, que se impuso en la capital.


El pequeño había sido una de las figuras de Colonia Caroya en el camino hacia la gran final. Sin embargo, en la previa del gran encuentro decisivo le comunicó a su entrenador que había sentido un tirón en una de sus piernas, por lo que no estaba en condiciones de atajar. Es por eso que el encargado de cuidar el arco fue Joaquín Maccio, habitualmente suplente.


Una vez terminado el partido se supo la verdad: Uriel no estaba lesionado. Mintió para que su compañero pudiera atajar en la final.


"Yo en verdad no estaba lesionado. Pero como Joaquín no había atajado en la otra final y jugó poco en el torneo, yo quería que él pudiera jugarla. Por eso le dije al profe que estaba mal, pero en realidad estaba bien", dijo el arquero de 11 años en una nota publicada por el sitio Mundo D de Córdoba.


Cuitiño tomó la decisión de fingir la lesión durante el calentamiento. "Yo ya había jugado toda la final anterior. Y con Joaquín somos compañeros en el equipo, pero no amigos de vernos todos los días porque él vive en Colonia Tirolesa", explicó, al mismo tiempo que reveló que no confesó la verdad a su compañero cara a cara y que este seguramente se enteró por los medios.


El gesto del arquerito de Colonia Caroya tuvo un gran premio: su equipo, con Maccio en el arco, ganó por 1-0 la final y se consagró campeón del tradicional torneo infantil que televisa el canal El Doce de Córdoba.

Comentarios