Secciones
Selfie

Antonio Silio: La Leyenda del atletismo

Considerado uno de los mejores de todos los tiempos, el atleta de Nogoyá Antonio Silio, respondió el ping pong de UNO desde Madrid, donde está radicado.

Domingo 18 de Octubre de 2020

Antonio Fabián Silio, es uno de los mejores corredores de fondo en la historia del atletismo latinoamericano. Nació el 9 de mayo de 1966 en Nogoyá, donde dio sus primeros pasos. Antonio posee todos los récords argentinos en pruebas de fondo, y en el caso de las competencias de ruta, en todas las distancias desde los 10 kilómetros hasta la maratón: 5.000 m, 10.000 m, 10 km (ruta), 15 km (ruta), Media maratón, 25 km (ruta), 30 km (ruta) y Maratón.En esta última distancia, es el único atleta argentino que ha bajado las 2 horas 10 minutos, con su registro de 2h09m57s conseguido en 1995, en Hamburgo.

En tanto, su récord nacional de medio maratón es de 1h00m45s, logrado en 1998 en Zurich-Uster (Suiza). En la mejor actuación de su vida, fue subcampeón mundial de media maratón en Newcastle-South Shields (Gran Bretaña) en 1992, en la edición inaugural de dicha competición de la IAAF, escoltando al keniata Benson Masya. Posteriormente estuvo en el top ten de dicho campeonato con sextos puestos en Bruselas (1993) y Zurich-Uster (1998). Además de sus múltiples títulos iberoamericanos, sudamericanos y nacionales, fue finalista olímpico de los 10 mil metros llanos en los Juegos Olímpico de Barcelona 1992 y del Mundial 1993 en Stuttgart, donde ocupó el octavo puesto. También obtuvo la medalla debronce de los 5.000 metros en los Juegos Panamericanos de La Habana 1991. Antonio participó además de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 convirtiéndose en uno de los pocos atletas privilegiados de la provincia. Silio está radicado en Madrid, España desde 1989, está en pareja hace 29 años y tiene dos hijos: de 25 y de 22 años.

Antonio Silio subcampeón mundial de medio maratón Newcastle 1992

—¿De qué equipo sos hincha?

—De Barcelona en España y de Boca en Argentina.

—¿Una competencia que te marcó?

—Los Panamericanos de Mar del Plata en 1995, no por buena actuación sino por unas cosas que sucedieron. Cuando me vine a España en 1989 la dirigencia era como que me reprochaba que

me había ido del país y no era patriota y tenía beca y no me la pagaron. Fui a cobrar antes de la

carrera y viene un dirigente de atletismo y me dice que no había más dinero. Estaba Livio Forneri

como Secretario de Deportes era el gobierno de Menem. Me dijeron ‘por qué no te vas del país’.

—¿Un triunfo?

—Maratón de Hamburgo donde quedé primero. Fue tres semanas después de este suceso.

—¿Un récord?

—El Mundial de media maratón en Newcastle en 1992 donde hice 1 hora 40 segundos y fue la tercer marca del mundo en ese momento.

—¿Estar en los Juegos Olímpicos es lo máximo?

—Para mí sí. Más cuando uno está en un país como Argentina donde uno no proyecta las cosas tan a largo plazo, más en mi deporte. Era todo incierto. Mi padre me decía para que hacía atletismo

y porque no me dedicaba a trabajar. Y bueno tuve la suerte de estar en dos Juegos Olímpicos y en el que me fue mejor fue en Barcelona. Es la meta máxima de cualquier deportista.

—¿Con qué deportistas te tocó estar en esos Juegos?

—Gabriela Sabatini, por ejemplo. Pasa que a los Juegos fui un día antes de competir porque había problemas con los dirigentes de ese momento. Los dirigentes que estaban ahí eran más de lanzamiento y manejaban todo en la Secretaría de Deportes, entonces si uno andaba bien era como que les quitaba protagonismo. Lo mismo le pasó al ciclismo. Ahí manejaban los pasajes para los Mundiales, Olimpiadas, Sudamericanos. Por suerte siempre hacía la marca mínima sino hubiese sido de los que hoy no hubiese podido contar todas estas anécdotas.

—¿Un compañero o rival con el que compartiste una competencia?

—Marcelo Cascabelo, con él me vine a España, es un gran amigo. Entrené varios años en Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires. Él ahora tiene un fábrica en Pakistán, se dedica a hacer productos de padel y hockey y otras marcas más.

—¿Un técnico?

—Los dos que tuve, los que me marcaron el rumbo. Uno fue Roque López de Nogoyá y el otro cuando me fui a Buenos Aires, fue Manuel Rivera. Con el que hice toda mi campaña desde el 83 hasta que me retiré

—¿A qué cosas le tenés miedo?

—La gente por lo general le tiene miedo a la muerte, pero yo a la muerte no le tengo miedo. Por ahí tengo miedo de llegar a cierta edad y tener que depender de los demás. Lo demás, no.

—¿Qué cosas te sacan?

—Las injusticias, muchísimo. Lo que hace mal y en Argentina siempre venimos de problemas y

malas gestiones.

—¿Que cosas te hacen reír?

—Tengo un amigo que se llama José María Villagra de Crespo que cuando necesito reírme lo llamo a él porque tiene un grado de humor que es imposible no reírte.

—¿Cuál fue tu peor compra?

—Venía caminando por Guadalajara donde vivo y había uno me marcaron el rumbo. Uno fue

Roque López de Nogoyá y el otro cuando me fui a Buenos Aires, fue Manuel Rivera. Con el que

hice toda mi campaña desde el 83 hasta que me retiré.

—¿Una especialidad?

—El fondo, carrera de larga distancia.

—¿Cuál fue tu primer sueldo o viático y en qué lo gastaste?

—Fue de panadero en Nogoyá. Antes repartíamos pan en unos carros de esos que eran cerrados

y trabajé en varios lugares. Con eso me compré ropa.

—¿Un estadio donde competiste?

—Me quedo con Montjuïc, en Barcelona donde llegué a correr la final de los Juegos Olímpicos

de 1992.

—¿Cuál fue la carrera más difícil?

—Unos 10K en Copenhague, Dinamarca. Ahí gané los 10K por décimas al que era campeón del

mundo, Richard Chelimo de Kenya. En esa competencia había en juego más que unos pesos.

—¿Un par de zapatillas?

—Las primeras Adidas de cuero cuando iba a sexto grado o séptimo de la Primaria. No se si

hubo una donación o de donde salieron, pero me ligué un par de zapatillas que para mi fueron las primeras importantes.

—¿Y con qué marca de zapatillas corrías antes de eso?

—Con Flecha o Pampero.

—¿Cuál fue el primer lugar donde entrenaste?

—En el campo de deportes de San Miguel en Nogoyá. Una pista de tierra y ahí empecé porque

hacíamos actividad física los que íbamos a la escuela técnica.

—¿Con quien te hubiese gustado abrazarte después de un gol, un punto o una carrera?

—Con mi madre Ramona, siempre la tengo presente y fue la que marcó el sacrificio que uno tenía que hacer para llegar adonde llegué.

—¿Cuáles son los cinco deportistas argentinos qué más te gustan?

—Hay varios, pero el uno es Messi; después Ginóbili, Del Potro, Sabatini y Aymar.

—¿Y tres del mundo?

—Messi, Nadal y Kobe Bryant. No solo porque fueron los mejores en lo suyo sino porque te dejan

una enseñanza como persona y ser humano.

—¿Para qué sos bueno?

—Para correr y soy muy amigo de los amigos. Me gusta cocinar, muchísimo.

—¿Qué te gusta hacer en los momentos libres?

—Estar con la familia, disfrutar de un viaje que antes no podía. Y tengo el proyecto de armar

un club deportivo en España para el día de mañana puedan venir deportistas de Sudamérica,

no solo de Argentina. Quiero que no tengan dificultades con el tema de la residencia. Espero

que salga una ley como hacen los universitarios que no tienen problemas de ciudadanía.

—¿A qué cosas le tenés miedo?

—La gente por lo general le tiene miedo a la muerte, pero yo a la muerte no le tengo miedo. Por

ahí tengo miedo de llegar a cierta edad y tener que depender de los demás. Lo demás, no.

—¿Qué cosas te sacan?

—Las injusticias, muchísimo. Lo que hace mal y en Argentina siempre venimos de problemas y

malas gestiones.

—¿Que cosas te hacen reír?

—Tengo un amigo que se llama José María Villagra de Crespo que cuando necesito reírme lo llamo a él porque tiene un grado de humor que es imposible no reírte.

—¿Cuál fue tu peor compra?

—Venía caminando por Guadalajara donde vivo y había uno de estos vendedores que te hacen

el cuento y me presentó una cámara fotográfica y cuando me abrió la caja estaba muy bien presentada. Se veía una cámara hermosa y le di 50 euros, creo; y cuando llegué a casa quedó de

regalo. No servía y ahí está la caja para guardar cosas.

—¿Una comida?

—Me gustan las milanesas, las pastas.

—¿Un postre?

—La fruta, no soy muy de lo dulce. Las frutas me apasionan.

—¿Una bebida?

—El agua mineral. Debes en cuando me tomo un vasito de vino o una cervecita. Nunca me

lo prohibí. Pero si tengo que elegir, el agua mineral.

—¿Qué música escuchás?

—De Argentina Los Palmeras y me gusta Santaolalla.

—¿Una película o serie?

—Los Intocables y me gustan mucho las de Ricardo Darín. Me gusta Relatos Salvajes por citarte alguna.

—¿Un viaje?

—A Los Alpes, la frontera entre Suiza e Italia. Ahí conocí a mi señora. Vamos todos los veranos

a visitar a mi suegra. Es algo que hacemos todos los años con mi familia.

—¿Una ciudad?

—Guadalajara donde vivo. Me gusta vivir en la naturaleza con espacios. Vivo en las alturas, tengo buena vista y el campo cerca Y con la pandemia fue para bien

porque nos hemos sentido libres.

—¿Un barrio o lugar de tu ciudad?

—El Barrio Ferrocarril de Nogoyá donde pasé mi infancia.

—¿Qué lugar te gustaría conocer ?

—El Machu Pichu sería uno.

—¿Un hombre?

—Mi padre Carmelo.

—¿Una mujer?

—Mi madre Ramona.

—¿Cuál es el contacto más groso que tenés en el celular?

—No te podría decir quién es más importante. No soy cholulo.

LA SELFIE RECARGADA

—¿A quién te gustaría ganarle un sprint final?

—El mejor con el que competí en mis años fue el Etíope Haile Gebrselassie. Una vez estuve a

punto de ganarle en San Sebastián una final, le gané una semifinal en Stutgart, Alemania. Pero

no lo es lo mismo una semifinal que una final.

—¿Qué te hubiese gustado ser de no haber sido lo que sos?

—Fui atleta de casualidad porque no es que me gustaba mucho, fui tomándole el gusto a medida que pasaron los años. Vengo de una familia del fútbol, mi padre y mis hermanos jugaban. Pasaba seis o siete horas jugando. Un día tuve que decidir y bueno. Pero me quedó esa pasión por el fútbol.

—¿De qué jugabas?

—De delantero, de nueve o de siete.

—¿Empezaste a correr porque no tenías una bici?

—Sí. Había un club en Nogoyá donde habían hecho una pista de tierra y se hacían las carreras

de bicicletas. Una vez armamos una casera con mi hermano y no terminamos de usarla. El dio

tres vueltas, se rompió y quedó ahí. Me hubiese gustado. Hasta el día de hoy me gustan todos los

deportes.

—¿Qué camiseta nunca te pondrías?

—Por la rivalidad, la de River, pero eso ya se me pasó un poquito.

REDES

—¿Cuántos grupos de whatsapp tenés y cuál es el mejor?

—Tenemos tres. Uno se llama Sangre de Campeones que están la mayoría de los corredores de los 90 y hablamos de todo, menos de atletismo. Otro que se llama los Pichi que viene de Pichicome de Uruguay donde está un amigo uruguayo y el amigo que se vino conmigo a España Cascabelo. Y después hay otro, pero todo casi de moto. No me gustan las motos, pero tengo muchos amigos que corren en moto así que estoy en ese grupo.

—¿Por qué los Pichicome?

—Los Pichicome viene porque nosotros llegamos un 2 de abril de 1989 a España, parábamos en un hostal de la Gran Vía e íbamos a entrenar al Centro de Alto Rendimiento de Madrid. A los dos días lo encontramos a Ricardo Vera que ya lo conocíamos de Argentina. Y estábamos asustados porque habíamos ido con 500 dólares para estar un mes como mucho. Él tenía para alojarse la Blume (Centro de Alto Rendimiento) porque le habían hecho las gestiones la Federación de Uruguay y le preguntamos ¿Quévas a hacer después? Y nos dijo: “después nos vamos a ir con los Pichicome abajo del puente”. Y no sabíamos que era. Y nos contó que son las personas que en ese momento no tenían casa y vivían en unos tubos en Uruguay. Como linyera.

—¿Con quién te gustaría tener una selfie y en dónde?

—Con Messi, acá en casa. Me gustaría invitarlo a cenar acá en Madrid.

Mejores marcas personales:

3.000 m - 7:50.15, Jerez, España - 3 de septiembre de 1990.• 5.000 m - 13:19.64, Roma, Italia - 17 de julio de 1991.• 10.000 m - 27:38.72, Bruselas, Bélgica - 3 de septiembre de 1993.• 10 km (ruta) - 27:52, Copenhague, Dinamarca - 19 de agosto de 1990.• 15 km (ruta) - 42:59, Uster, Suiza - 27 de septiembre de 1998.• Media maratón – 1:00:45, Uster, Suiza - 27 de septiembre de 1998.• 25 km (ruta) - 1:16:13, Otsu, Japón - 3 de marzo de 1996.30 km (ruta) - 1:31:30, Otsu, Japón - 3 de marzo de 1996.• Maratón - 2:09:57, Hamburgo, Alemania - 30 de abril de 1995

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario