Secciones
Taekwon-do

Alumnos del voluntariado deportivo dieron el paso inicial

Graciela Garay y Cristian Maydana asisten a la escuela de taekwon-do que funciona en el Voluntariado Deportivo. El sábado superaron su primera evaluación.

Domingo 20 de Junio de 2021

Dos alumnos de la escuela de Taekwon-do que funciona en el voluntariado deportivo que se desarrolla en barrio Almafuerte rindieron el pasado sábado la evaluación inicial. Se trata de Graciela Garay, de 26 años, y Cristian Maydana, de 27 años, quienes aprobaron la primera prueba en el examen organizado por la Asociación de Taekwon-do Oficial de Entre Ríos.

Graciela, que pasó a noveno gup, o punta amarilla, y Cristian, que tuvo una mención especial con dos graduaciones para alcanzar el octavo gup, o cinturón amarillo, formaron parte del grupo de 20 alumnos que fueron evaluados por el maestro Enrique Godoy en las instalaciones del camping del Sindicato de Camioneros Entre Ríos.

TAEKWONDO 6.jpg
Los alumnos del voluntariado deportivo recibieron sus diplomas

Los alumnos del voluntariado deportivo recibieron sus diplomas

Garay tendría una nueva prueba en agosto, cuando se lleve adelante una nueva evaluación para el grupo de alumnos que no pudo rendir el fin de semana. Maydana, por su parte, se preparará para el examen que las autoridades tomarán a fines de 2021.

El paso inicial generó emoción en los alumnos. Observaron que el esfuerzo realizado durante los últimos meses no fue en vano. El resultado los impulsa a seguir creciendo en el arte marcial que modificó su estilo de vida, como los propios protagonistas describen en diálogo con Ovación.

“El taekwon-do me ayudó un montón”, confesó Graciela. “Vengo de una familia numerosa. Somos 12 hermanos de los cuales soy la más chica. A los 17 años dejé Corrientes para enfrentar la vida en Paraná. Al poco tiempo tuve mi primer hijo. Con mi marido salimos adelante, trabajando los dos. Toda esta situación me trajo mucha carga porque es difícil estar lejos de mi familia y muchas veces no sabía qué hacer. Me costaba mucho el día a día, me encerraba a llorar. Cuando empecé a entrenar taekwon-do cambió todo. Sabía que tal día tenía la posibilidad de estar entrenando. Me despeja. En el momento de entrenamiento me ayuda a recargar pilas para seguir siendo mamá, esposa y continuar trabajando”, agregó.

TAEKWONDO 5.jpg
Graciela Garay saluda a uno de los profesores.

Graciela Garay saluda a uno de los profesores.

Su vida deportiva comenzó en su ciudad natal. La experiencia inicial en este ámbito fue a través del fútbol. “Siempre me gustó el taekwon-do, pero mi mamá nunca me dejó. Ella decía que no era un deporte para mí. Ahora que se presentó esta oportunidad cuento con el respaldo de mi esposo y lo estoy aprovechando”, subrayó.

Graciela es una persona que tiene el trabajo y el esfuerzo como bandera. “A las 4 entro a una fábrica de malteadas y salgo a las 10. A partir de ahí soy ama de casa. Los miércoles y sábados entreno. Ese es el momento libre, el espacio para tirar todo”, mencionó.

“Desde que entreno taekwon-do me siento más tranquila. Ahora puedo respirar y volver a afrontar determinadas circunstancias. Fue fantástico para mí. A veces se me complica ir a entrenar porque tengo dos hijos chicos y antes que todo soy mamá. Por eso hubo clases de las cuales no participé. Por ahora estoy yendo solamente yo, pero quiero que mi nene mayor empiece más adelante”, contó.

Cristian comenzó a tomar clases en la escuela del voluntariado con conocimiento de artes marciales. “Antes había entrenado karate y jiu jitsu, pero el taekwon-do es otro nivel. Ayuda a mejorar a la persona, a despejar la mente. Te ayuda en muchos aspectos, como desde lo físico, el respeto hacia el prójimo, obedecer y dominar los nervios”, describió.

Maydana nació en Misiones. Las vueltas de la vida lo acercó a Paraná. “Hace cinco años que venimos por la familia. En el barrio donde vivo funciona la escuela. Me acerqué, hablé con el profe para entrar. Así arranqué y no he faltado. Entreno con mucho esfuerzo, pero es algo que me gusta mucho”, indicó Cristian, que tiene metas ambiciosas.

TAEKWONDO 4.jpg
Cristian Maydana se graduó de cinturón amarillo.

Cristian Maydana se graduó de cinturón amarillo.

“Este es el paso inicial, pero daré hasta el nivel que más pueda”, aspiró. “Voy por más porque es lo que me gusta. Siempre amé el deporte y el taekwon-do es algo único para mí”, resaltó.

Paulo Robles Guerrero es el instructor que brinda clases en el voluntariado deportivo. El profesor no ocultó la emoción porque el proyecto que nació en octubre de 2020 está dando resultados. “Cristian tuvo una mención especial, meritoria, en la cual pasa dos graduaciones. Entrena asiduamente y la verdad que se lo ganó. Además el maestro (en referencia a Enrique Godoy) pidió que Graciela pueda rendir nuevamente en la brevedad porque la nota muy bien y queremos ayudarlos para que sigan avanzando. Para nosotros es fundamental, es un objetivo cumplido”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario