Fútbol
Miércoles 21 de Febrero de 2018

Alarcón y Senger firmaron sus contratos profesionales

Mariana Alarcón y Florencia Senger surgieron de Las Vampirezas. Una firmó para Boca y la otra para Bogotá Fútbol.

Sus inicios se emparentan al de muchas otras chicas que se iniciaron en la actividad con el fin de ocupar sus tiempos libres y divertirse. En sus comienzos el atrevimiento les permitió superar los pensamientos retrógrados de que el fútbol era una cuestión exclusiva para hombres. Hoy el presente les permite dejar atrás un pasado de canchas peladas y polvorientas y les augura un futuro plagado de éxitos. Mariana Alarcón y Florencia Senger entraron en el mundo del profesionalismo del fútbol femenino. UNO cuenta sus historias.

AL XENEIZE. Mariana Alarcón apenas tiene 17 años y toda su trayectoria estuvo ligada al equipo precursor del balompié para damas: Las Vampirezas. Nació en el barrio Itatí, es la menor de una familia de 11 hermanos. "Todos fanáticos de Boca y su sueño fue siempre jugar en Boca", se aseguró desde su entorno. Hoy se le hará realidad cuando debute ante Platense.

Sus buenas condiciones como jugadora le permitieron integrar selectivos y selecciones que le valieron la participación en certámenes provinciales y nacionales. Compitió repetitivamente en los Juegos Evita, en los Juegos de la Región Centro y también en el Campeonato Argentino de Playa.

alarcon.jpg


Dentro del terreno de juego puede desempeñarse como enganche o media punta. "Cualquiera de las dos funciones me sientan bien", confesó. "Es rápida habilidosa, es de esas jugadoras impredecibles que repentiza en el momento. Crack con todas las letras", sostuvo Juan Comas en diálogo con UNO.


A COLOMBIA. Florencia Senger también se inició en Las Vampirezas, y vistió la casaca de Universitario; con la entidad de barrio Corrales dio tres vueltas olímpicas dentro de el ambiente de la LPF, siendo goleadora en uno de los certámenes domésticos. Tiene 21 años y también transpiró la Rojiblanca de Unión de Santa Fe. Con orgullo vistió la Celeste y Blanca de la Selección Argentina que intervino en los Juegos Universitario desarrollados en Taipei, China.

En la actualidad cruzó las frontera una vez más, pero esta vez para quedarse por un tiempo y radicarse en Colombia. La Rusa selló su primer vínculo profesional con el Bogotá Fútbol Club, del país Cafetero.

senger.jpg


"Su hábitat natural es el área, aunque no tiene inconvenientes en arrancar de atrás; le sobra potencia para llegar al arco rival", expresó el Moncho. "Es zurda, disciplinada y tiene una muy buena pegada y es goleadora, un detalle no menor. Patea muy bien penales y tiros libres", agregó.

Las dos se divirtieron a pesar de los contratiempos propios del amateurismo, Juan Ramón Comas fue su guía. Hoy disfrutan de las mieles y se someten a las exigencias de la alta competencia. Más allá de los contratiempos de un deporte marcado por una dedicación plena, hay una sensación que mantiene unidas a Mariana y Florencia pesar de la distancia: un buen porvenir las está esperando.

Comentarios