Secciones
Ovacion

Al podio lo copó Canadá

Beach Volley: finalizó anoche el Open Paraná. Con la final en varones se bajó el telón de la cita internacional. Los campeones: Binstock-Schachter. El voleibol entrerriano vivió una fiesta sin precedentes.

 

 

 

 


La intensa llovizna que se prolongó durante gran parte del juego no fue impedimento para un gran espectáculo. El Open Paraná terminó ayer y consagró a la dupla canadiense integrada por Josh Binstock y Sam Schachter. En la definición vencieron a los primos Marco y Esteban Grimalt de Chile. 
Durante seis días la capital entrerriana fue testigo de una de las máximas competencias internacionales del vóleibol playero. La sexta etapa del Circuito Mundial Fivb se convirtió rápidamente en un gran atractivo para propios y extraños. Prueba de ello es que anoche, a pesar de la lluvia y de que no había argentinos en la final, el público acompañó de gran manera. Y en ese contexto fueron los chilenos los que se ganaron el aliento generalizado. Por un sentimiento sudamericano, quizás, los paranaenses le dedicaron a los Grimalt todas sus ovaciones.
En el juego los canadienses fueron claramente superiores. En dos sets (con parciales de 14-21 y 12-21) Binstock-Schachter sellaron su victoria y consiguieron la segunda medalla dorada para su país en el Circuito Mundial. Para los representantes del país transatlántico fue la primera presea de la historia en esta competencia. En el tercer escalón del podio se ubicó la otra pareja canadiense compuesta por Chaim Schalk y Ben Saxton. En el duelo por la medalla de bronce superaron a Fuchs-Kaczmarek de Alemania por 2-0 (21-15, 21-10).      

 

 

 

Sin precedentes. El voleibol entrerriano estuvo de fiesta durante una semana. Los representantes de la provincia defendieron los colores nacionales y tres de ellos fueron verdaderos protagonistas: la nogoyaense Ana Gallay, el cerritense Julián Azaad y el mariagrandense Alejandro Ronconi. Pero más allá de las actuaciones individuales, el deporte celebró la oportunidad de contar con exponentes de primer nivel mundial en arenas paranaenses. 
“Es lo más grande que ha pasado en la provincia, es un hecho que va a ser inolvidable no solamente por lo que fue el evento deportivo en sí, sino además por todo lo que movilizó, la gente, los visitantes de todas partes del mundo. Es algo inédito para nuestro deporte”, explicó Jorge Torres, presidente de la Federación Entrerriana de Vóleibol.
Según Torres: “La provincia cuenta con el mejor circuito del país y estamos acostumbrados a ver buen beach volley. Pero sin lugar a dudas haber traído lo mejor del mundo fue trascendental”.
El potencial entrerriano quedó demostrado en la participación de Gallay, Azaad y Ronconi en el cuadro principal de la competencia: “Que ellos puedan ser protagonistas en casa fue el objetivo y en gran parte por eso hicimos el gran esfuerzo de traer este torneo. Sabemos que si seguimos trabajando vamos a poder llegar bien arriba”.

 

 

 

Primera medalla. Los primos Grimalt pusieron a Chile por primera vez en un podio de la FIBV. A pesar de la derrota ante Canadá tuvieron motivos para festejar y el público los acompañó: “Nos sentimos un poco en nuestra casa. Estamos cerca de Chile, tenemos muchos amigos argentinos y estamos contentos de haber logrado este resultado acá que sin dudas es histórico”, dijo Esteban.
En cuanto a los motivos de la derrota, el jugador analizó: “Sabemos que tenemos el nivel para estar acá, pero somos jugadores jóvenes y de repente nos pasa la cuenta el tema mental o la presión que sentimos dentro de la cancha. Eso no nos dejó entrar en nuestro juego como lo hicimos durante todo el campeonato”.
Finalmente Esteban se refirió a la atención recibida en Paraná: “Estuvo muy bien la organización, la infraestructura del torneo, el hotel. Nos trataron muy bien así que solo tengo palabras de agradecimiento”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario