Secciones
Agustín Galliussi

Agustín Galliussi cumplió un sueño en una noche histórica

Agustín Galliussi fue uno de presentes en el regreso del público a los estadios argentinos. Se emocionó al observar por primera vez en escena a Lionel Messi.

Sábado 11 de Septiembre de 2021

Era un día más, igual a tantos que Agustín Galliussi transita en su rutina. En el camino no tenía grandes desafíos ni compromisos agendados. Pero sin proyectarlo ni imaginarlo, esa jornada se transformó en el inicio de una semana soñada. El entrenamiento con el grupo que busca la mejor puesta a punto para los encuentros que disputan cada fin de semana llegó a su fin. En medio de los trabajos de elongación el mediocampista que forma parte del plantel de Cañadita Central de Seguí recibió una invitación de un amigo que lo sorprendió. “Me sobra una entrada para ir a ver a la Selección”. El futbolista, con paso en el semillero de Patronato, pensó que se trataba de una broma, pero su compañero lo convenció de que era real.

El entusiasmó lo llevó a organizar rápidamente la procesión hacia el estadio Antonio Vespucio Liberti, conocido popularmente como el Monumental. Al otro día se trasladó junto a un grupo de amigos hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para retirar con anticipación las localidades del encuentro entre la Albiceleste y Bolivia por las eliminatorias sudamericanas.

“Soy un privilegiado”, remarcó Agustín, en reiteradas oportunidades. La emoción todavía perdura en el paranaense que fue testigo de una historia que quedará marcada en la historia. Porque no fue un encuentro más. Fue el juego que marcó el regreso del público a las tribunas después de 18 meses de un vacío ensordecedor. Fue el reencuentro del seleccionado argentino con su público. Fue el primer juego en territorio argentino después de la conquista de la Copa América en Brasil.

Agustín Galliussi cancha.jpeg
Agustín Galliussi, junto a Marcos, Maximiliano y Tincho, en la tribuna Enrique Sívori.

Agustín Galliussi, junto a Marcos, Maximiliano y Tincho, en la tribuna Enrique Sívori.

“Fue increíble. Para mí, que fue la primera vez que vi a la Selección, fue algo increíble. Más por el partido que jugaron, porque después del encuentro la selección dio la vuelta olímpica con la Copa América. Fue algo maravilloso”, revivió Galliussi, en diálogo con Ovación.

“Cuando surgió la posibilidad de estar presente en el estadio no caía. Estaba entrenando cuando un amigo me dice “me sobra una entrada”. Sinceramente no le creía porque veía que era imposible conseguir localidades. Pero me insistió y me convenció de que era realidad. Cuando tuve que darle una respuesta no dudé en decirle que sí. Era un partido histórico. Era el regreso a la cancha después de un año y medio”, indicó Agustín.

El miércoles al mediodía iniciaron la peregrinación. En la capital del país un amigo les dio hospedaje. El día del partido sirvió para realizar un poco de turismo. Una vuelta por la zona de Puerto Madero para matar la espera. Restaban varias horas para el inicio del juego. La ansiedad se elevaba. Por eso Agustín, junto a Marcos, Tincho y Maxi, se trasladaron hacia las inmediaciones del estadio de River Plate para calentar la previa.

“Somos unos privilegiados”, reiteró Agustín. “Fue increíble cómo se vivió la previa. La gente haciendo fila para ingresar al estadio estaba enloquecida frente a las cámaras de televisión. Fue todo muy lindo, un show espectacular porque Argentina dio show adentro de la cancha. Jugó muy bien y el maestro (en referencia a Lionel Messi) anotó tres goles. Volví muy conforme y muy feliz”, remarcó, con la emoción a flor de piel.

El Gallito fue testigo de una historia donde el capitán de la Albiceleste frotó la lámpara en tres oportunidades para provocar los estallidos en las gradas de uno de los grandes coliseos del fútbol sudamericano. “El amor futbolístico que siento por Messi es enorme. Si anotaba un gol ya estaba conforme, no importaba el resultado. Terminó haciendo tres, de los cuales dos fueron golazos y el primero fue en el arco donde da hacia la tribuna donde estábamos ubicados. Fue algo impresionante. Todavía no puedo creer el partido que me tocó vivir”, confesó.

Si juega Messi, Agustín se ubica frente a un monitor para disfrutar de la magia de su ídolo. En cada historia La Pulga lo sorprende. En vivo la experiencia fue más fuerte. “Es un amor futbolístico muy grande. Cada vez que veo algo que hace no paro de sorprenderme. En vivo observás parte del partido, me quedaba a verlo cómo caminaba, cómo se paraba dentro de la cancha. Son secuencias que en la tele no podés ver porque la imagen sigue a la pelota. Cómo maneja los tiempos, cómo camina para descansar y hace un cambio de 0 a 100 en dos baldosas. Es un fenómeno, un fuera de serie”.

entrada selección.jpeg
Agustín Galliussi conserva el ticket del histórico partido que disputó el seleccionado argentino.

Agustín Galliussi conserva el ticket del histórico partido que disputó el seleccionado argentino.

Haber presenciado este espectáculo fue un regalo del cielo para Agustín. “No tengo demasiado manejo con la tecnología. No soy de entrar para sacar una entrada. Si me invitaron, por algo era. Después veía cómo hacía para pagar la entrada. Era la necesidad de estar. Aparte siempre decía que no podía no ver en vivo a Messi. Cumplí unos de mis sueños a corto plazo”, aseveró Galliussi. “Todavía tengo varios sueños más por cumplir, pero con este tiro por un par de meses”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario