River Plate

A ocho años del debut de Gallardo como entrenador de River

El 27 de julio de 2014, el Muñeco hizo su debut en el banco del club de Núñez y significó el comienzo del ciclo más glorioso.

Miércoles 27 de Julio de 2022

El calendario tiene 121 años y está marcado con un sinfín de fechas históricas. A la hora de pasar las páginas van apareciendo los 69 títulos, partidos épicos, historias de jugadores que dejaron su huella en Núñez y a partir del 27 de julio de 2014 aparece un apellido que marcó un antes y un después en la vida de River: Marcelo Gallardo. A ocho años de su debut en el banco del club, los hinchas recuerdan como si fuera hoy el comienzo de una leyenda que continúa.

El Muñeco hizo su estreno en un partido contra Ferro, en el Padre Martearena de Salta, por los 16avos de la Copa Argentina: tras el empate 0-0 en los 90' reglamentarios, fue triunfo por 6-5, aunque en este caso la victoria no terminó siendo lo más importante de aquella jornada que significó el inicio del ciclo más glorioso del River, que ya tiene 14 títulos en las vitrinas.

La lista es motivo de orgullo en los pasillos del Monumental: Copa Sudamericana 2014, Recopa 2014, Libertadores 2015, Suruga Bank 2015, Recopa 2015, Copa Argentina 2016, 2017 y 2019, Supercopa Argentina 2018 y 2021, Libertadores 2018, Recopa 2019, Liga Profesional 2020 y Trofeo de Campeones de 2020, galardones que lo convirtieron en el entrenador más ganador de la historia del CARP por encima de apellidos ilustres como Ramón Díaz y Ángel Labruna.

En el primer partido de MG, el equipo formó con 11 que forma parte de una planilla especial: Marcelo Barovero; Augusto Solari, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Sebastián Driussi, Leonardo Ponzio, Osmar Ferreyra; Manuel Lanzini -el único partido que lo dirigió Gallardo-; Federico Andrada y Lucas Boyé.

Mientras la figura de ese día fue Trapito Barovero, quien tapó un penal en la definición, el retiro de Leo Ponzio a fines del año pasado dejó a Joni Maidana como el único guerrero que sigue en el plantel tras participar de ese primer capítulo de una historia increíble, que ningún riverplatense quiere que llegue a su fin.

"Mi permanencia se construyó a través de muchísimos años y no depende de uno, dos o más malos resultados que puedan venir: es mucho más fuerte. Por más que se empeñen en desestabilizarme, voy a estar hasta el último día de mi contrato, siempre con la cabeza preparada para darle mejores soluciones al equipo". Sí, lejos de conformarse con todo lo conseguido y aunque “a algunos les moleste mi permanencia”, Gallardo siempre va por más.

Aunque la eliminación ante Vélez en los octavos de la Copa Libertadores fue un duro golpe para River, MG sumó refuerzos de renombre como Aliendro, Solari y Borja y va por una nueva reconstrucción que le permita pelear la Liga Profesional (está a siete puntos del líder Atlético Tucumán) y la Copa Argentina, donde en octavos de final enfrentará a Defensa y Justicia.

Son muchos los episodios inéditos de esta serie que promete seguir al menos un tiempo más, pero que ya será para siempre. Y sucede que Gallardo ya se ganó el amor después del amor. Su eternidad no será solo la de las páginas doradas, la de su estatua de bronce que custodiará el Museo al lado de Angelito Labruna, la de sus hitos...

Gallardo también vencerá al tiempo porque, aún siendo irremplazable, su era dejará bases en el gen riverplatense que ya no podrán ser alteradas, como su forma de trabajo y los valores que transmite tanto en la victoria como en la derrota.

Por lo pronto, una vez más se acerca diciembre y su continuidad volverá a generar inquietud. Y más allá de los mimos y del clásico "Muñeco, Muñeco" que es un himno durante cada partido en el Monumental, la última palabra será de MG, el encargado de decidir si este ciclo soñado de ocho años sumará un capítulo más o si será el fin de una historia que, pase lo que pase, es eterna.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario