Secciones
Mundo

Revelan que el subcomandante Marcos tiene cáncer

La enfermedad de líder zapatista sería producto de las severas condiciones de vida que conlleva la clandestinidad autoimpuesta, junto con la conocida adicción al tabaco del guerrillero.

Miércoles 25 de Julio de 2012

El mítico Subcomandante Marcos padece cáncer de pulmón desde hace al menos dos años y solicitó apoyo a las autoridades de México para atender su salud, asegura en un libro de próxima aparición un ex negociador gubernamental con el grupo guerrillero creado por aquél, reveló hoy el diario Milenio.

Lo afirma Luis Héctor Álvarez, quien en la última década del siglo XX participó de las negociaciones de paz entre el gobierno federal y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en el libro “Corazón indígena. Lucha y esperanza de los pueblos originarios de México”, editado por el Fondo de Cultura Económica.

Álvarez relata en el texto que supo de la enfermedad de Marcos una mañana de 2010, cuando se lo reveló un miembro de la Comisión de Concordia y Pacificación en Chiapas (Cocopa) en representación del gobierno de ese estado, en el aeropuerto de la capital chiapaneca.

“Su amigo Marcos está muy enfermo, tiene cáncer, y necesita su ayuda” , le dijo ese funcionario provincial, identificado como Jaime Martínez Veloz, y se lo repitió días después en un nuevo encuentro en el distrito federal, sostiene el autor.

El autor arriesga que es razonable suponer que la enfermedad de Marcos es producto de las severas condiciones de vida que conlleva la clandestinidad autoimpuesta, junto con la conocida adicción al tabaco del líder guerrillero.

Agrega que la salud de Marcos también pudo haberse afectado por el golpe anímico que le causó la inesperada muerte de su madre, a fines de 2009, por un infarto que la fulminó en el aeropuerto del distrito federal.

Marcos, llamado en realidad Rafael Sebastián Guillén y nacido en 1957, fue el principal ideólogo, vocero y comandante militar del EZLN, que apareció públicamente el 1 de enero de 1994, al tomar seis capitales municipales del estado sureño Chiapas en demanda de democracia, libertad, tierra, pan y justicia para los indígenas.

El EZLN ganó un alto perfil no sólo en México sino en todo el mundo, donde logró colocar la cuestión indígena en la agenda política y mediática, y tuvo sus momentos de mayor fortaleza entre 1994 y 1996, y luego en 2001.

Según Alvarez, la reiterada negativa de Marcos al diálogo y a la firma de un acuerdo de paz derivó en una paulatina deserción de los indígenas de las filas del EZLN.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario