Secciones
Mundo

El músico argentino que estaba tocando en la RDA el día que cayó el Muro

Alejandro De Nardi tocaba en un salón en Leipzig cuando se dio la noticia. "Las parejas de alemanes pararon de bailar y se desataron en llantos, gritos, risas y abrazos, incluso con nosotros", recordó.

Viernes 07 de Noviembre de 2014

"Cuando se dio la noticia de la caída del Muro, estábamos con la orquesta en un salón de Leipzig tocando salsa: las parejas de alemanes pararon de bailar y se desataron en llantos, gritos, risas y abrazos, incluso con nosotros", recordó el argentino Alejandro De Nardi, testigo directo de los hechos en aquella ciudad alemana.

"De la tensión y la incertidumbre la gente pasó a la alegría y la euforia, en las calles, en los negocios, en cualquier lado: los alemanes volvían a estar juntos y en paz", precisó De Nardi durante una conversación telefónica desde Alemania con Télam.

Compositor de música y director de orquesta residente en Alemania desde 1985, De Nardi vive en la ciudad de Heidelberg, pero los acontecimientos de octubre y noviembre de 1989 lo encontraron al frente de su orquesta en Leipzig, ciudad símbolo del alzamiento pacífico que derivó en la caída del Muro y del régimen de la ex RDA.

"Tuvimos actuaciones en la Academia Bach y en otros lugares de la ciudad, y en la noche del 9 de noviembre dio la casualidad de que estábamos en un salón de bailes tocando música ligera, más precisamente música salsa, que a los alemanes les encanta", agregó.

Consultado por Télam sobre los detalles de aquellas horas que lo tuvieron como testigo privilegiado, De Nardi subrayó que "el sentimiento más profundo, en todas las edades y condiciones sociales era que ya había llegado la hora de la reunificación. Incluso la izquierda no alineada con el gobierno de la RDA estaba en esa tesitura".

"La crisis en el Este era muy seria, entre otros motivos porque la Unión Soviética le había retirado la ayuda económica", recordó el músico, quién señaló, además, que "era muy fuerte el sentimiento de querer vivir como lo hacían en el Oeste y en general en Occidente".

Como una fotografía en blanco y negro que define ese momento, De Nardi recordó que "para entrar desde el Oeste a territorio de la RDA, donde estaba Leipzig, a diferencia de nosotros que pasamos sin problemas sólo presentando el pasaporte, los músicos alemanes fueron demorados un rato largo".

"A las pocas semanas, cuando hicimos el recorrido inverso para regresar, la barrera estaba levantada y no había guardias a la vista: el paso estaba liberado, el contraste fue muy impactante", refirió el músico.

"Después nos acoplamos a la larga, inmensa caravana que se dirigía a Berlín: todos queríamos estar presentes en ese acontencimento sin dudas histórico", puntualizó.

 

Télam

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario