Mundo
Viernes 01 de Marzo de 2019

El expresidente Lula salió del penal para asistir al funeral de su nieto

Río de Janeiro.- El partido del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva le pidió a un juez que le permitiera salir de prisión para asistir al funeral de su nieto de 7 años.
La presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann, dijo que el nieto de Lula, Arthur Araujo Lula da Silva, murió ayer a causa de meningitis en el hospital Rede D'Or Sao Luiz en Santo Andre, en las afueras de Sao Paulo. Arthur es el hijo de Sando Luis Lula da Silva, uno de los hijos del expresidente.
"Haremos todo lo posible para que puedas verlo", escribió Hoffmann en Twitter.
El vocero de Lula, Jose Chrispiniano, le dijo a The Associated Press que no sabe en dónde ni cuándo se llevará a cabo el funeral de Arthur.
Anoche se comunicó que se aceptó la petición de Lula y que el gobierno local le pondrá un avión a disposición. Sin embargo, el 29 de enero, Lula no fue autorizado para asistir al funeral de su hermano Genival Inácio da Silva en Sao Bernardo do Campo, también en las afueras de Sao Paulo.
En aquella ocasión, la jueza Carolina Lebbos decidió preguntarle a la Policía Federal y a la Procuraduría Federal de Brasil en Curitiba si se le debería dar permiso a Lula de viajar.
La Policía Federal dijo entonces que existían preocupaciones de seguridad si el expresidente dejaba la ciudad de Curitiba para asistir a las ceremonias en Sao Paulo, a 400 kilómetros (249 millas) de distancia. Lebbos coincidió.
El jefe de la Policía Federal es el exjuez Sergio Moro, quien sentenció a Da Silva a prisión por corrupción y lavado de dinero. Actualmente Moro es ministro de Justicia de Brasil bajo el gobierno de extrema derecha del excapitán del ejército Jair Bolsonaro.
Horas antes del fallo de Lebbos, fiscales del expresidente apelaron a un juez de mayor rango, quien también sentenció a Lula a prisión. El juez Leandro Paulsen ratificó el fallo y prohibió a Lula salir.
Los abogados de Lula recurrieron entonces al Tribunal Supremo de Brasil. El juez a cargo, José Dias Toffoli, emitió otro fallo y permitió que el expresidente se reuniera con sus parientes, pero Lula dijo que prefería no asistir.
El hombre de 73 años afirma que es perseguido políticamente. Está encarcelado desde el 7 de abril de 2018.

Comentarios