Secciones
Mundo

EEUU: Falsearon testimonios en el caso del joven asesinado en Ferguson

Después de la violencia desatada en la ciudad de Ferguson, ayer se conoció que algunos testigos del incidente no estuvieron en el lugar donde murió Michael Brown.

Jueves 27 de Noviembre de 2014

Decenas de miles de personas se manifestaron  en 170 ciudades de Estados Unidos el martes por la noche, para reclamar justicia tras la decisión de un gran jurado de no imputar al policía blanco Darren Wilson, que mató a Michael Brown,un estudiante negro de 18 años, en un polémico caso el 9 de agosto en Ferguson (Missouri).

Pero ayer se supo que algunos testigos dijeron que Brown recibió disparos en la espalda. Otro declaró que estaba boca abajo cuando Wilson terminó de matarlo. Otros más reconocen haber cambiado sus historias para que concordaran con detalles publicados sobre la autopsia, o admitieron no haber visto el tiroteo.

Una revisión que hizo The Associated Press a miles de páginas de los documentos que estudió el jurado investigador reveló numerosos ejemplos de declaraciones hechas durante la investigación del tiroteo que eran incongruentes, inventadas o posiblemente equivocadas. Los fiscales expusieron estas inconsistencias ante los jurados, lo que posiblemente influyó en su decisión de no levantar cargos penales a Wilson por la muerte de Brown, un joven corpulento de 1,90 metro de altura.

Bob McCulloch, fiscal del condado de Saint Louis, dijo que el jurado investigador tuvo que escuchar testimonios que entraban en conflicto con la evidencia física y declaraciones contradictorias de testigos mientras decidían si el oficial debía ser procesado.

"Muchos testigos del tiroteo de Michael Brown hicieron declaraciones incongruentes con otros testimonios que dieron y que también contradecían la evidencia física. Algunas veces eran completamente refutados por la evidencia física", dijo McCulloch.

La decisión del lunes de no acusar a Wilson de ningún delito desató violentas protestas en un suburbio de la ciudad de Ferguson (San Luis, Missouri), y en el resto del país, porque muchas personas aseguran que un joven negro desarmado fue abatido a tiros cuando ya se había rendido pacíficamente ante el policía blanco. Tras la muerte de Brown, el 9 agosto, han seguido meses de tensiones en esa ciudad de más de 21 mil habitantes, de mayoría negra, y algunos detalles se han entrelazado con lo que muchos ven como un abuso de poder y un símbolo de la desigualdad racial en Estados Unidos.

El seguimiento de la prensa al incidente también llegó hasta el jurado. Antes de que algunos testigos declararan, los fiscales mostraron a los jurados videos de las mismas personas haciendo comentarios por televisión. Sus incongruencias comenzaron casi inmediatamente después del tiroteo, de personas en el vecindario, del amigo que caminaba con Brown durante el incidente e incluso de una mujer que las autoridades indicaron que posiblemente no estuvo en el lugar en ese momento.

Los jurados también escucharon versiones encontradas del oficial Wilson y de Dorian Johnson, quien iba con Brown el día del enfrentamiento. Johnson dijo que el policía provocó el altercado, mientras que Wilson declaró que Brown fue el agresor.

Pero Johnson también dijo en televisión, en un video transmitido para el jurado instructor, que Wilson disparó al menos una vez contra Brown mientras éste corría. "Le dio a mi amigo en la espalda".

La evidencia física mostró que Brown no recibió un disparo en la espalda.

El presidente Barack Obama condenó ayer el brote de violencia destructiva en la ciudad de Ferguson. "Quien incendia automóviles y saquea comercios debe ser castigado", dijo. "No tengo ninguna compasión por aquellos que destruyen su propia comunidad", indicó Obama desde Chicago.

"Este problema no es sólo un problema de Ferguson, es un problema estadounidense", señaló.

Por temor a nuevos disturbios en Ferguson, las autoridades reforzaron la cantidad de efectivos de la Guardia Nacional enviados al lugar.

El gobernador del estado de Missouri, Jay Nixon, dijo que se desplegarán más de 2.000 soldados en la pequeña ciudad y los alrededores. "La violencia que vimos no se puede repetir", indicó.

El secretario de Justicia Eric Holder señaló que el caso de la muerte de Brown aún no fue cerrado. Hay dos investigaciones federales en curso.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario