Secciones
Mundo

Conmoción en España: arrestan a tres curas por abusos sexuales

El compromiso del Papa Francisco hizo que se investiguen las prácticas de un grupo de sacerdotes pedófilos de Granada y se los aparte antes de comparecer ante el juez.

Martes 25 de Noviembre de 2014

Tres sacerdotes y un profesor de religión fueron arrestados ayer en España en el marco del caso de presuntos abusos sexuales a un menor que sacude a la Iglesia católica del país y en el que intervino el propio Papa Francisco apartando de su ministerio a varios religiosos supuestamente implicados.

Las detenciones fueron ordenadas por el juez de Granada (sur) que investiga los presuntos abusos sexuales que habría sufrido un joven de hoy 24 años cuando era menor de edad a manos de un grupo de religiosos que según medios españoles actuaba casi como una secta.

Los curas y el profesor de religión detenidos fueron trasladados a dependencias policiales, donde se encuentran incomunicados y estarán un máximo de 72 horas antes de comparecer ante el juez.

Los religiosos pertenecen al llamado clan de Los Romanones, que recibe el nombre por el jefe del grupo, un sacerdote de nombre Román y el cual está entre los arrestados.

Captaban a monaguillos para supuestamente infundirles vocación religiosa y los sometían a abusos sexuales en orgías grupales. El clan contaba con una veintena de casas y apartamentos en la provincia de Granada.

"Las prácticas más frecuentes iban desde masajes a masturbaciones y besos en la boca", escribió el joven que denunció el caso en la carta que escribió al Papa Francisco y la cual supuso el primer paso hacia la investigación que hay hoy en marcha.

El diario El País publicó ayer extractos de la misiva, en la que la presunta víctima, que fue monaguillo en una parroquia de la provincia de Granada, cree que no fue el único en sufrir abusos.

"Querido santo padre: tengo 24 años y soy miembro del Opus Dei"; así empieza la carta dirigida al Vaticano.

Tras leer la carta, el Papa Francisco telefoneó al joven en dos ocasiones para pedirle perdón en nombre de la Iglesia y para obtener más información. Después ordenó al arzobispado de Granada apartar del ministerio a los sacerdotes acusados.

La reacción de Jorge Bergoglio fue la que llevó al joven a acudir a la fiscalía y denunciar los hechos. Bajo secreto de sumario, la Justicia investiga a 12 personas, entre religiosos y seglares.

"La máxima jerarquía de la Iglesia, el Papa, ha sido quien precisamente ha sido más beligerante para que este caso saliera a la luz", dijo el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que confirmó los cuatro arrestos pero no quiso dar más detalles por el secreto de sumario que rige en la investigación.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) pidió perdón a las víctimas. "Nos duele y nos produce vergüenza si esta denuncia se confirma", dijo su portavoz. "Las víctimas son lo primero. Tolerancia cero".

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, cuestionado por la inacción en este caso hasta que Jorge Bergoglio se implicó, pidió perdón el domingo postrándose ante el altar mayor de la catedral de la ciudad española.

El Padre Román les enseñaba a las víctimas que "el amor purifica". La secta operaba con tal cinismo que tenía una web donde se defendían los valores espirituales del catolicismo.

El grupo de sacerdotes, otros encubiertos incluidos seglares, y nuevas personas investigadas también habrían actuado liderados por padre Román que actuaba en una popular parroquia del barrio granadino del Zaidín. Este grupo mantenía relaciones homosexuales entre sí. Se reunían varios días por semana en los edificios donados por la anciana.

Los abusos se consumaban en lujosos pisos y un chalet en la capital granadina. Pero también utilizaban otros en dos municipios de la provincia, un dúplex en la localidad costera de Sebreña y un chale en el municipio de Pinos Genil.

Los menores no solo eran sometidos a abusos sexuales sino que se los sometía a verdaderos "lavados de cerebro" donde se les insistía que la acción de los pedófilos "no era pecado sino una purificación".

Estos hechos deleznables se produjeron durante años en el ámbito de la Iglesia de Granada pero jamás fueron investigados pese a que ahora se confirma que había versiones sobre los abusos.

Desde que tomó el relevo de Benedicto XVI, el Papa Francisco aboga por la tolerancia cero con la pederastia, lacra que podría haber causado decenas de miles de víctimas y desacreditó con fuerza a la Iglesia católica.

La mayoría de los casos se remontan a los años 1960 a 1980, y el escándalo se vio amplificado por la tolerancia que durante mucho tiempo disfrutaron algunos sacerdotes pedófilos por parte de una jerarquía preocupada por preservar ante todo la reputación de la institución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario