Secciones
aborto

Avanzan en EE.UU. los "provida" con leyes locales que prohíben el aborto

Los Estados más conservadores promulgan normas que ilegalizan la operación a partir de la detección del latido cardíaco del feto

Domingo 12 de Mayo de 2019

Los conservadores "provida" avanzan en Estados Unidos contra el aborto, que es legal a nivel federal desde un fallo de la Corte Suprema de 1973. Pero los Estados gobernados por republicanos conservadores están aprobando leyes que estipulan que la detección del latido cardíaco en el feto habilita a prohibir el aborto. La ofensiva del "heartbeat" (latido cardíaco), avanza por el Sur y el Medio Oeste, bastiones conservadores de los Estados Unidos. El último en sumarse fue el gobernador republicano de la sureña Georgia. Solo en lo que va de 2019 tres Estados han promulgado leyes de "latido cardíaco". La mayoría conservadora que votó a Donald Trump en noviembre de 2016 y hoy lo sostiene en los sondeos respalda estas iniciativas, pese a las críticas que reciben en la mayoría de los grandes medios nacionales.
Si una nueva ley del estado de Mississippi sobrevive a una impugnación judicial, será casi imposible para la mayoría de las mujeres embarazadas hacer un aborto allí, señala un informe de Fox News. O, potencialmente, en la vecina Luisiana. También en Alabama y Georgia. Todos Estados del "profundo Sur" conservador. La legislatura de Luisiana está a medio camino de aprobar una ley como las promulgadas en Mississippi y Georgia, que prohibirá los abortos desde el momento en que se detecten los latidos del corazón del feto. Esto sucede alrededor de las seis semanas de embarazo, etapa en la que muchas mujeres ni siquiera saben que están embarazadas. Alabama está a punto de aprobar un proyecto de ley aún más restrictivo.
La semana pasada, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, firmó el que tal vez es el más impresionante y exhaustivo "proyecto de ley de latidos cardíacos" de EEUU, señala por su lado la National Review. La ley (que entrará en vigor en 2020) no sólo prohíbe el aborto cuando el bebé tiene un "latido humano detectable", sino que también declara la verdad "científica, filosófica y teológica" de que un niño no nacido es una "persona natural", según la ley estatal. La norma, al igual que otros proyectos de ley estatales sobre el latido del corazón, desafía la autoridad de la Corte Suprema y se espera que los activistas a favor del aborto la impugnen en los tribunales.
El diario USA Today resume: los proyectos de ley de "latido del corazón" han sido aprobados en una cámara de la legislatura en Missouri, en Ohio y Tennessee y han sido introducidos en Florida, Illinois, Luisiana, Maryland, Minnesota, Nueva York, Carolina del Sur y Virginia Occidental.
Con esta estrategia, los gobiernos estatales conservadores están en vías de eliminar virtualmente el acceso al aborto en el "Sur Profundo" y el Medio Oeste. Pero la ofensiva avanza más allá. Ohio y Kentucky también han aprobado leyes sobre el latido del corazón; y la legislatura controlada por los republicanos de Missouri está considerando una.
La apuesta de los conservadores provida es que una Corte Suprema de los Estados Unidos más conservadora que en el pasado apruebe finalmente sus legislaciones, poniendo fin al derecho constitucional al aborto. "Para la gente provida, estas son grandes victorias", comenta Sue Liebel, directora del Susan B. Anthony List, un grupo contra el aborto. "Y creo que son indicativos del ímpetu, la emoción y la esperanza que están ocurriendo con los cambios en la Corte Suprema y el hecho de tener un presidente tan provida", señala en referencia a Trump.
Para los partidarios del derecho al aborto, en cambio, la tendencia es deplorable. Diane Derzis, propietaria de la única clínica de abortos de Mississippi, comenta: "Creo que es ciertamente más terrible de lo que nunca ha sido. Huelen sangre y por eso están haciendo esto". Mississippi ya exige una espera de 24 horas ente la detección del embarazo y el aborto. Otros Estados han aprobado leyes similares de tipo incremental, que restringen el aborto y, aparte de Mississippi, otros cinco Estados tienen sólo una clínica para abortos autorizada: Kentucky, Missouri, Dakota del Norte, Dakota del Sur y Virginia Occidental.
Pero los últimos esfuerzos con la ofensiva de "latido del corazón" para prohibir el aborto son la mayor ofensiva "provida" en décadas. Los legisladores que patrocinan las prohibiciones han dejado en claro que su objetivo es plantear desafíos en los tribunales con la esperanza de revocar finalmente el histórico fallo "Roe vs. Wade" de la Corte Suprema de EE.UU. de 1973 que legalizó el aborto. Esos desafíos han comenzado (ver aparte).



Comenzó una interminable batalla en los tribunales

Los abogados de Diane Derzis, dueña de la única clínica de abortos del estado de Mississippi, la Jackson Women's Health Organization, tienen previsto comparecer ante un juez el 21 de mayo, con el fin de evitar que la ley de "latidos cardíacos" del Estado entre en vigor el 1º de julio.
Asimismo, un juez en el estado de Kentucky bloqueó la aplicación de la prohibición de la ley de latidos cardíacos, después de que la Unión Americana de Libertades Civiles presentó una demanda en nombre de una clínica en Louisville. Se esperan acciones legales similares antes de que las respectivas leyes entren en vigor en Ohio y Georgia, donde el gobernador republicano Brian Kemp firmó el martes el último proyecto de ley de latidos cardíacos. Kemp dijo que le dio la bienvenida a la lucha, jurando: "No retrocederemos".
La prohibición de Georgia no entra en vigor hasta el 1º de enero. Pero el impacto fue inmediato. Una clínica de abortos operada por la federación Women's Centers en Atlanta comenzó a recibir llamadas de pacientes ansiosas, poco después de que Kemp firmara la ley. Muchas de las personas que llamaron tenían planes de viajar desde fuera del Estado para abortar. La prohibición del aborto en Georgia tendría un impacto más amplio, porque este Estado tiene 17 clínicas de aborto, más que el total combinado de los otros cuatro Estados del Sur que han prohibido o están considerando prohibir el aborto.
"En un día típico vemos gente de Carolina del Norte, Tennessee, Alabama, Carolina del Sur, de toda la región", explicó la doctora Lisa Haddad, directora médica de la clínica de Atlanta. "Y mi pensamiento es que no vamos a ver a esa gente viniendo aquí porque asumen que ya es ilegal en Georgia", agregó. El doctor Ernest Marshall, cofundador de la última clínica de abortos de Kentucky en Louisville, dijo en un correo electrónico que prohibir el aborto antes de que la mayoría de las mujeres sepan que están embarazadas "tendría un impacto desproporcionado en las mujeres pobres y las comunidades de color en todo el Sur".
Los defensores del derecho al aborto esperan que los jueces pongan fin a cualquier nueva prohibición mientras las demandas se abren camino a través de los tribunales. Pero esto podría llevar años. "Estas leyes son flagrantemente inconstitucionales", acusó Elisabeth Smith, abogada del Centro de Derechos Reproductivos, que también ha presentado una demanda por la prohibición de Mississippi. "Si se les permitiera entrar en vigor, tendrían consecuencias devastadoras para los residentes de todos estos Estados". Si se mantienen las prohibiciones, muchas mujeres pobres y por tanto con recursos limitados para viajar tendrían pocas opciones, apuntó Haddad. Una de esas opciones sería usar medicamentos para el aborto comprados online. Otros tendrían que viajar a través de varios Estados, dijo Elizabeth Nash, analista de políticas estatales del Instituto Guttmacher, un grupo de investigación que apoya el derecho al aborto. "La gente iría a Florida, o seguiría yendo a Memphis", dijo Nash. "¿Cuántos Estados tiene que cruzar para tener acceso a los servicios de aborto? Agrava todos los problemas que hemos tenido".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario