Secciones
Miradas

Unos pocos que pelean por todos

"...La situación de usurpación del espacio público y de eventos en el río e islas sin autorización..." es algo que se repite.

Lunes 06 de Enero de 2020

Mucho se habla de proteger el medio ambiente, pero solo un puñado de ciudadanos dedica parte de su valioso tiempo a pelear por todos. Están los que luchan para que tomemos conciencia sobre lo malo que es el uso de agroquímicos; están los que limpian los arroyos que ensuciamos; los que cuidan el río para que no nos impongan una represa y los que protegen los árboles para que podamos respirar; por citar solo algunas de las tantas actividades que realizan las organizaciones ambientalistas que hacen algo por todos.

Ayer UNO se hizo eco de una nota del diario La Capital de Rosario, que expone un viejo problema como son las fiestas en la zona de islas de Victoria que siguen muy vigentes y afecta al medio ambiente ante la mirada esquiva de las autoridades.

¿Dónde está el Estado? ¿Dónde está Prefectura? En la zona de islas de Victoria todos los años hay una usurpación del espacio público que provoca daños ambientales. Lo llamativo es que no hay nadie para controlar. Si bien esa sería una tarea del municipio entrerriano, acá tiene que existir una política de Estado provincial y nacional para tratar de frenar lo que sucede cada fin de semana, cuando grupos de jóvenes llegan con sus embarcaciones a divertirse a lugares que no están preparados para tal fin.

Las reuniones que se difunden a través de las redes sociales son un gran negocio, que como lo han señalado diversos grupos ecologistas provocan un gran perjuicio en un ambiente natural: música a volumen excesivo, modificación del ecosistema y una gran cantidad de basura por citar tres ejemplos. Hay casos donde se talaron árboles para poder ocupar tierra firme. La zona parece devastada en algunos lugares donde los terraplenes para desarrollar actividades agrícolas están firmes como si los fallos de la Justicia no tuviesen importancia en esa zona.

Ricardo Cruz, colega de LT-39 Radio Victoria me comentó que ninguna gestión municipal pudo hacer frente a la extensión del ejido que significó el anexo de las islas al territorio del municipio, y afirmó: “Hubo siempre buenas intenciones, pero falta gente para poder controlar”. Lo peor es que solo los ecologistas están pidiendo medidas urgentes. Una de las excusas es la baja población de funcionarios, tanto municipales como de las fuerzas federales que tienen jurisdicción sobre el río Paraná. En la nota del diario rosarino se denuncia la comercialización de estupefacientes: cocaína, marihuana y drogas sintéticas. Además hay un gran consumo de alcohol por parte de los tripulantes que no estaría permitido para los conductores náuticos.

El Estado provincial debe trabajar en forma conjunta con la Municipalidad de Victoria para limitar este tipo de fiestas masivas que se repiten cada verano. Y ojo, no solo en Victoria, porque Paraná no es ajena a la situación de usurpación del espacio público y de eventos en el río e islas sin autorización. Solo con caminar por la costanera y mirar hacia Santa Fe uno puede observar a cientos de personas prendiendo fuego o utilizando sin cuidado un espacio natural.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario