condena social

Un día la condena social llegó en la cancha

Pese a la denuncia a Sebastián Villa por violencia de género e intento de homicidio, el sábado jugó de titular. No obstante, llegó la condena social a la cancha

Martes 17 de Mayo de 2022

El delantero de Boca, Sebastián Villa, que el fin de semana fue titular contra Racing, está cada vez más complicado por la nueva denuncia en su contra. La mujer que denunció a Sebastián Villa, actual jugador de Boca, por abusar sexualmente de ella e intentar ahorcarla en su casa de un barrio privado de la localidad bonaerense de Canning ratificó su acusación ante la fiscal de la causa.

Sebastián Villa.jpg
 Un día la condena social llegó en la cancha

Un día la condena social llegó en la cancha

Como consecuencia del hecho, ocurrido el 26 de junio de 2021, debió ser asistida en el Hospital Penna de Buenos Aires, pero la joven explicó que no realizó la denuncia a pesar de la recomendación de los médicos que la atendieron porque en ese momento sufrió un estado de shock, padecía “miedo” y estaba “paralizaba”.

“Hay sobradas pruebas para llegar incluso a una condena: es un delito de una gravedad extrema que tiene que ser reparado con la víctima”, dijo el abogado de la causa.

Con la presentación del escrito en sede judicial, la fiscal González le prohibió a Villa la salida del país, medida que ya regía en su contra en la causa que tiene abierta desde 2020 por otro episodio de violencia de género contra su expareja Daniela Cortés.

Además, la fiscal le impuso una prohibición de acercamiento hacia la víctima y su grupo familiar.

No obstante, pese a la nueva acusación en su contra, Villa fue titular y jugó todo el partido con Racing, en el triunfo del equipo de Sebastián Battaglia, por penales, para clasificar a la final de la Copa Liga Profesional.

Sin dudas que su presencia en el partido generó un gran malestar porque Boca hizo la vista gorda a esta situación, no tomó cartas en el asunto y, pese a las denuncias, Battaglia lo posicionó como jugador titular. Lo lamentable es que a violentos como Villa los siguen contratando y pagando fortunas de dinero, lo cual no es más que una forma de apañar y apoyar este tipo de accionar y, por añadidura, es una manera de minimizar la violencia hacia la mujer.

Afortunadamente, más allá de que lo que importa, en principio, es lo que ocurra en los Tribunales de justicia, el sábado Villa fue repudiado y abucheado por la hinchada de Racing.

En cada jugada donde el futbolista tocó la pelota, los hinchas se encargaron de dar cuenta que no era más que un violento.

Allí se hicieron escuchar los cánticos “el que no salta es un violín”. De hecho, el colombiano pateó un penal decisivo frente a la Academia y como respuesta a los cánticos hizo un gesto tocándose la oreja como si no los escuchaba y festejó el gol. Pese a esta escena, que indigna y genera bronca, lo que es relevante es la condena social que recibió en el marco de una cancha, en un contexto futbolero e históricamente machista. Y si bien, es claro que se trató también de una chicana por parte de los seguidores de Racing, lo que cabe analizar aquí es cómo se ha introducido en términos discursivos cuestiones que antes eran ajenas: violencia de género, es una y aún falta muchísimo pero es un avance.

En gran parte, que esto ocurra en estos ambientes, es producto del fuerte activismo feminista que ha contribuido en la visibilización en los grandes medios de comunicación de las denuncias y los casos de violencia. Si bien es necesario que haya justicia real, es un gran paso que en estos contextos la condena social se haga presente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario