Secciones

Viernes 19 de Junio de 2020

Hoy, 20 de Junio de 2020, se honra al creador de la Bandera nacional Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano (1770-1820), quien falleció un 20 de junio de 1820 en Buenos Aires y de esta manera pasó a la inmortalidad.

Belgrano es un prócer que, como muchos otros personajes de la historia argentina, fue un gran patriota que dejó un legado importante para todos aquellos que habitamos este bendito suelo.

La Bandera celeste y blanca fue creada el 27 de febrero de 1812, durante la gesta por la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata y desde allí representa a la República Argentina.

Esa primera Bandera, que tenía dos franjas verticales, una celeste (no se conoce cuál era la intensidad del color) y otra blanca, fue enarbolada por primera vez en Rosario en dos baterías de artillería ubicadas en orillas opuestas del río Paraná.

Es un símbolo que nos representa desde entonces y nos enorgullece a lo largo y ancho de esta querida nación.

El patriotismo de aquella época, me animaría a decir, no es el mismo al de estos tiempos, donde hay más diferencias que similitudes en la forma de obrar y también se sentir.

Aquellos héroes dejaron la vida por sus ideales. Impulsores y precursores que luchaban con un firme propósito: la libertad de un pueblo.

Muchos de ellos murieron pobres, solos y olvidados, pero no traicionaron sus convicciones y menos perdieron su honor. La historia en su inmensa travesía los fue encontrando, los fue ubicando donde se merecen, como notables que hicieron camino para forjar un gran país.

Son, a mi modo de ver, ejemplos para una sociedad que ha perdido durante décadas los valores y que ha resignado su amor por las cosas nuestras.

Muchos dirán que los tiempos son distintos, pero no creo que tanto. La lucha sigue siendo desigual, entre aquellos que quieren someter al pueblo en su más profunda miseria y aferrarse al poder sin límites, con la ambición de la perpetuidad en el tiempo.

La única esperanza es volver a las fuentes, al sentido de pertenencia, a soñar con una Patria más justa y revelarse ante tanta hipocresía dando vuelta.

Hay que comenzar por casa. Por dar el ejemplo, dignos y honrados que en estos tiempos son valores que parecen olvidados, perdidos o escasean entre nosotros.

Seguramente hacen falta muchos Belgrano para hacer el país que queremos y nos merecemos. O tal vez están, pero sólo falta que despierten y nos guíen para salir adelante.

Hoy más que nunca debemos exhibir la Bandera, portar la escarapela, la nuestra, con mucho orgullo para no olvidar el pasado y soñando con un futuro distinto, mucho mejor al que vivimos. Es un momento de reflexión en un momento complicado para gran parte de nuestra sociedad. Hay que tener esperanza y la grandeza de aquellos patriotas.

Que Belgrano hoy nos inspire para ser mejores, por una Patria grande y para todos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario