Secciones
Miradas

Paraná: macetas, fuentes, palmeras... y duchas

Sobre las desacertadas medidas municipales de Paraná que llevan a talar árboles en el cambio climático y a colocar fuentes en medio de la "emergencia hídrica"

Domingo 03 de Octubre de 2021

En una columna de opinión anterior se hizo hincapié en las desacertadas medidas municipales que llevan a talar árboles en el marco del cambio climático y de colocar fuentes en medio de la emergencia hídrica por la sequía y bajante histórica del río Paraná. También se criticaron muchos gastos superfluos y maquillajes a parques y plazas cuando lo básico y fundamental, como cortar yuyales y combatir mosquitos y jejenes, no parece ser lo prioritario para disfrutar de un paseo público.

Y tal como se expresó en la columna anterior: "por más que se argumente que el circuito del agua, en las fuentes, se recicla; las instalaciones parecen una burla inoportuna y un gasto innecesario, teniendo en cuenta las muchas prioridades que anteceden al maquillaje de una plaza o una peatonal. Más aun teniendo como referencia las constantes quejas de los habitantes de la ciudad sobre la poca presión de agua potable o su carencia, un problema crónico que se agrava cada año en la temporada estival".

fuente Peatonal San Martin.jpg

El lunes pasado, en el marco del Día internacional del Turismo, se realizó en la plaza Alvear, una necesaria capacitación a trabajadores hoteleros, gastronómicos, de comercios, museos e inspectores de tránsito para optimizar servicios y ser “mejores anfitriones” ante la inminente temporada estival. En esa oportunidad el subsecretario de Turismo, Agustín Clavenzani, mencionó la llegada de participantes de “eventos de mami hockey” como un gran logro para el sector. También expresó que, durante la pandemia, la Municipalidad había hecho una importante inversión instalando luces, pasarelas y duchadores en las playas para que se las pueda disfrutar. “Si el río sube se lo disfruta de manera húmeda. Y, si no, de forma seca", según sus propias palabras.

El sector turístico, uno de los más golpeados por la pandemia del coronavirus, está muy esperanzado con la flexibilización de las medidas y cree honestamente que “eventos de mami hockey” o recorridos por los barrios como los del programa “Descubrí Paraná” sean una buena opción para atraer a los visitantes. Tal vez lo sea, si el municipio apunta a turistas poco exigentes que quieran volver a una ciudad caótica, sucia y abandonada. Personas que quieran venir “a ducharse” en las playas de Paraná.

El viernes el Consejo Asesor de la Municipalidad de Paraná presentó los acuerdos estratégicos para su desarrollo y la Marca Ciudad, “una mirada compartida de Paraná, para fortalecer sus atractivos y potenciar su desarrollo”. Entre esos acuerdos estratégicos se marcó que, en Turismo, el objetivo es modificar la matriz productiva de la ciudad sobre la base de los recursos paisajísticos y el patrimonio histórico – cultural”; sobre la Ciudad Sostenible se habló de “fortalecer las políticas ambientales y las políticas de inclusión social” y como Ciudad Inteligente se indicó que se apuntará a “modernizar la ciudad a través de la tecnología”. Objetivos que, en palabras, quedan muy bien.

Por su parte, el intendente Adán Bahl, quien propició el ecocidio de bulevar Racedo, convocó al sector público y al privado, “a trabajar juntos generando consensos”, “porque esa es la clave para transformar Paraná en la ciudad que todos queremos".

rqcedo ecocidio.jpg

Las intenciones del Consejo Asesor pueden ser excelentes, aunque el punto de contacto con la realidad sea dispar y las medidas diarias que el conjunto de la ciudadanía vive hagan dudar de los resultados planeados. Hay diagnósticos que solo quedan en eso y esfuerzos que sin una decisión política honesta y sin un desapego por los negocios particulares en beneficio del bien común, se desvanecen como si nunca hubiesen existido.

Bulevar racedo.jpg

Permitan al ciudadano de a pie dudar de toda esta palabrería florida porque, al caminar las calles de Paraná, sufrir su tránsito y las consecuencias de la actual política ambiental, la falta de consenso con los vecinos se hace más que evidente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario