Secciones
hoy por hoy

Malvinas: lo urgente y lo importante

Pasó casi inadvertida una noticia importante para los intereses del país, ligada a la soberanía argentina sobre las Malvinas.

Sábado 25 de Julio de 2020

Entre tanta sobreabundancia de información, la gran mayoría relacionada con la pandemia por el coronavirus y la crisis económica que ello genera, pasó casi desapercibida una noticia sumamente relevante para los intereses del país que aconteció durante la semana que pasó. El Senado nacional dio media sanción por unanimidad a dos proyectos vinculados con la soberanía argentina sobre las Malvinas: uno es la demarcación del límite exterior de la Plataforma Continental y el otro es la creación del Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los Espacios Marítimos e Insulares Correspondientes.

La relevancia de este acontecimiento reside, en primer lugar, en que se alcanzó un nivel de acuerdo pocas veces visto entre el oficialismo y los partidos de la oposición. No hubo sobre el tema chicanas cruzadas y pases de factura, sino consensos y trabajo conjunto. Como no es algo que suma rating, no mereció grandes espacios en los medios.

En segundo lugar, lógicamente, la importancia está en el asunto en sí y en el significado que tiene la causa Malvinas para la mayoría de los argentinos y argentinas, porque allí hubo una guerra, hubo muertos y hay sobrevivientes. Pero también porque las islas, el Atlántico Sur y el sector antártico poseen una riqueza superlativa en materia de recursos naturales, energía, comercio y geopolítica.

En ese sentido, la demarcación del límite exterior continental más allá de las 200 millas es elocuente. Basta mirar el mapa que surge de esta iniciativa para dimensionar el tema. El territorio nacional tiene una superficie mucho mayor a la que tenemos aprendida de tanto ver sólo la Argentina continental. Como dice el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus, Tierra del Fuego no es el sur de país, es el centro. El verdadero punto más austral argentino es el polo sur.

El proyecto es el resultado del trabajo desarrollado durante 11 años y varios gobiernos por la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (Copla), el cual permitió que en 2009 la Argentina realizara ante la ONU la presentación completa del límite exterior de su plataforma continental. Naciones Unidas adoptó por consenso en 2016 las recomendaciones efectuadas.

image.png
Las Malvinas y el mapa con el nuevo límite exterior.

Las Malvinas y el mapa con el nuevo límite exterior.

El otro proyecto aprobado crea un Consejo que será encabezado por el Presidente de la Nación y donde estarán funcionarios de Cancillería, el gobernador de Tierra del Fuego, representantes de distintas fuerzas políticas, juristas, científicos y un excombatiente. Su función será diseñar estrategias a mediano y largo plazo en el plano nacional, regional y global, para reclamar la soberanía sobre las Malvinas. Se espera que de esta manera el país tenga de una vez por todas una política de Estado sobre el litigio con Gran Bretaña, y que no haya marchas y contramarchas con cada cambio de gobierno y en función de los intereses particulares de los gobernantes.

Han transcurrido 187 años desde la usurpación británica de las islas y de su entorno. Los ingleses explotan su ubicación estratégica y los recursos que le pertenecen a Argentina desde entonces. Gran Bretaña fue perdiendo a lo largo de los siglos la mayoría de los territorios que formaban parte de su imperio, pero sostiene en el Atlántico sur un enclave colonial en pleno siglo XXI.

El área es además escenario de pruebas bélicas. Sin ir más lejos, este mes hubo una protesta de Cancillería por ejercicios militares británicos, de los que participaron “el buque patrullero HMS Forth, la Compañía de infantería británica A y la aeronave A400M junto a los Typhoons de la 1435 Flight de la RAF, que forman parte del despliegue militar de ocupación ilegal del Reino Unido en las Islas Malvinas”, según dice la denuncia. Se trata de una violación a las recomendaciones de las Naciones Unidas y una ostentación de poderío militar que debió merecer mucho más repudio generalizado del que tuvo. Pero, como siempre ocurre con Malvinas, lo importante queda oculto detrás de lo urgente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario