Secciones
Miradas

Los ingenuos se acabaron hace rato

"...A media mañana de ayer Gustavo Bordet ya hablaba como gobernador reelecto..."

Lunes 10 de Junio de 2019

A media mañana de ayer Gustavo Bordet ya hablaba como gobernador reelecto. Entre sus declaraciones tempraneras en Concordia y el cierre de la jornada electoral mediaron ocho horas; pero el mandatario daba declaraciones pensando en la compulsa electoral nacional.

“Siempre hablo con todos los dirigentes de nuestro espacio político y también de otros. Entiendo que después de este domingo se abre un proceso en Entre Ríos que tiende a ver cómo buscamos un posicionamiento nacional. No tomaremos una decisión unipersonal, conformamos un frente con 11 partidos, haremos lo que sea mejor para la provincia y para la Nación”, definió.

El textual es tan claro que evita cualquier análisis: “...buscamos un posicionamiento nacional”, precisó y confirmó que introducirá su voz en el concierto de jefes de provincia que van reivindicando territorios para el peronismo en este 2019 pleno de elecciones desdobladas. En su entorno entienden lo que dice pero también interpretan lo que no dice; y en ese ida y vuelta dejan saber que en la pelea por la renovación del gobierno nacional él no irá en busca de acuerdos autorreferenciales. O mejor dicho, no quiere ser una voz disonante y mucho menos aparecer como gestor de posiciones expectante en cuanto a cargos. “No es el estilo del gobernador, ni ahora ni antes. Lo de Bordet es crear acuerdos lo más sólidos posibles; la mejor prueba es el armado de esta elección donde nadie quedó afuera ni enojado”, sentenciaron.

Como sea, desde esta mañana, inicia otra campaña en la provincia. La que definirá la solidez del paraguas debajo del cual se ubicará la provincia en los próximos cuatro años. Y, huelga precisar, la vocación política de los ganadores de esta jornada es que sea peronista. Entre Ríos aportó anoche un eslabón a la cadena de éxitos electorales ensamblados en el interior de cara a la definición de la Presidencia de la Nación que se concretará entre octubre y noviembre.

Otra lectura saliente del comicio de ayer está ligado al pago chico. Paraná cambió de color y hay promesa de fiel sintonía con la Provincia. “Pago por ver” repite un amigo famoso por lo desconfiado al poner los porotos sobre la mesa para definir un truco, con retruco y quiero vale cuatro.

En la capital se vienen cuatro años en los que Adán Bahl rendirá examen casi a diario. La intensidad quedó plasmada en una declaración de él mismo anoche a UNO: “Mañana (por hoy) a primera hora estamos pidiendo una audiencia con el intendente Sergio Varisco de modo que podamos empezar un período de transición lo más ordenado posible”.

Bahl apunta, en rigor como todos, a enhebrar una gestión tan prolija como eficaz y en eso el devenir de los meses le irán dando lugar a las ponderaciones. Empero, dentro del peronismo de Paraná saben que el jefe comunal electo representa una carta de fuste para darle un respiro al Justicialismo de Concordia que viene aportando los gobernadores ganadores desde 1983, a excepción de Mario Moine que administró en el período 1991-1994.

Bahl no quiere que ni le hablen del tema, claramente sus prioridades son otras. Sin embargo, en la agenda de largo plazo debe aparecer seguramente la posibilidad de gestionar para crear una opción de alcance provincial; porque en la política entrerriana los ingenuos se acabaron hace rato.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario