Secciones
Violencia machista

Violencia machista: reclamaron que el estado tome medidas

El colectivo feminista y disidente reclamaron en Paraná el cese de la violencia machista frente a la Casa de Gobierno de Entre Ríos.

Miércoles 25 de Noviembre de 2020

En el marco del Día Internacional de Lucha por la Erradicación de la Violencia Machista, en Paraná se conmemoró este miércoles en Paraná con una marcha que unió el monumento de la Danza del Indio, en el Parque Urquiza, hasta la zona de la Plaza Mansilla. La jornada renovó el debate sobre un flagelo que se traduce en cientos de muertes violentas de mujeres en el país producto de feminicidios.

Bajo el hashtag #25N que identificó a la convocatoria a nivel nacional se replicaron expresiones en contra del modelo patricarcal y las desigualdades de género que siguen sin poder desterrarse. En la capital provincial hubo una concentración en Casa Gris y además se leyó un documento que refleja el pensar del colectivo feminista, así como también de los espacios disidentes y transversales que allí confluyen.

Una de las demandas centrales fue la despenalización y la legalización del aborto, se remarcó en el escrito de la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná.

En uno de los tramos más conmovedores de la manifestación se repasó la estadísticas respecto a los femicidios ocurridos en lo que va del año. “Desde el 1 de enero y hasta el 31 de octubre en Argentina, según el Observatorio Lucía Peréz, hubo 231 feminicidios y 30 crímenes en investigación sospechados de feminicidios. Además hubo 89 travesticidios, 146 tentativas de feminicidios, 286 infancias huérfanas”, lamentaron. Además se responsabilizó al Estado por la falta de políticas para evitar los crímenes de odio contra las mujeres.

reclamo 6.jpeg
Una postal del reclamo por la violencia machista 

Una postal del reclamo por la violencia machista

reclamo 8.jpeg
reclamo 9.jpeg
reclamo 10.jpeg

Las sospechas de violencia machista en Colón

Varios elementos recabados en el marco de la investigación de la muerte de Gisela Grispi, ocurrida en su vivienda de la ciudad de Colón, fueron sustentando la orden de detención de su expareja, Rubén Martiarena. Declaraciones testimoniales de vecinos y los mensajes que el hombre habría enviado desde el celular de la víctima a la madre de Gisela, fueron los principales indicios que despertaron las sospechas de que no se estaba ante una “muerte natural”. Además, nadie pasa por alto que hace tres meses, ella lo había denunciado por violencia de género.

La mujer de 39 años fue hallada sin vida en su casa de calle Rufino Mir 80 de Colón. Fue tras un llamado de su madre, quien reside en Buenos Aires, a un vecino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario