La provincia

Vicoer 46 Viviendas, un barrio aislado de la ciudad

Vecinos del Vicoer 46 Viviendas señalan que los colectivos no llegan hasta el lugar y que las calles son intransitables. Además, piden que haya más seguridad.

Viernes 11 de Marzo de 2022

Creada en 2019, la Comisión Vecinal Rieles del Este es una de las más jóvenes de la capital entrerriana. Y también una de las más pequeñas, actualmente su jurisdicción comprende a sólo 46 familias, aunque deberían ser 167.

Se trata de quienes habitan las casas del barrio Vicoer 46 Viviendas, ubicado entre calles Tibiletti, Soldado Bordón, El Cestero y Doctor Pedro Martínez, al sureste de Paraná.

“Somos poquitos, sólo 46 familias. Hace seis años que estamos viviendo acá y tres que funcionamos como comisión vecinal. Ahora están en construcción 30 viviendas más que pertenecen al grupo habitacional inicial de 167 viviendas”, señaló a UNO la presidente de la Comisión Vecinal, Graciela Gandola.

Además, señaló que la zona carece de servicios debido a que el barrio está sin terminar: “No se terminó la obra porque previamente no se hizo un estudio de suelo inicial de manera correcta y es una zona de vertientes, por eso se dilata la construcción. Tuvimos que remarla solos, pero estamos en contacto permanente con la Municipalidad”.

Entre las problemáticas más urgentes del barrio, Gandola sintetizó que es necesario resolver el estado de las calles, el alumbrado, la inseguridad y el transporte público de pasajeros.

“Ahora estamos por pedir una mejora de calles, en estos días de tanta lluvia era casi imposible salir a trabajar. Es difícil vivir acá, porque es un barrio que está alejado y hay mucha inseguridad.

vicoer 2.jpg
Cuando llueve, las calles del barrio Vicoer 46 Viviendas se tornan intransitables

Cuando llueve, las calles del barrio Vicoer 46 Viviendas se tornan intransitables

Actualmente, calle Gobernador Tibiletti está en estado deplorable y es prácticamente la única salida del barrio, ya que Soldado Bordón está cortada porque están construyendo un puente que formará parte de la obra de avenida Circunvalación. Y los colectivos no quieren pasar: “Bregamos por tener servicio de transporte público, hace tiempo que venimos reclamando para que el colectivo llegue hasta nuestro barrio, pero solo llega hasta Bordón y Tibiletti, que es una esquina donde viven pasando hechos vandálicos. No sólo que los colectiveros no quieren hacer ese recorrido, en automóvil particular es muy difícil y los vecinos corren el riesgo de no poder cumplir sus obligaciones laborales. También queremos que se ponga un apeadero junto a las vías del tren, así que estamos en contacto con la Defensora del Pueblo. En definitiva, necesitamos dejar de estar aislados”.

Asimismo, reiteró que la iluminación es escasa, sobre todo en la unión de Gobernador Tibiletti y Soldado Bordón, donde cruzan las vías del ferrocarril. “Es una boca de lobos para quienes deben transitar en horarios nocturnos. Nos exponemos a hechos delictivos, que no faltan en la zona”.

Una buena noticia

Los terrenos donde se asienta el barrio es zona de vertientes, por eso cada vez que llueve entonces se rebalsan los pozos negros. Pero luego de varias gestiones, los vecinos recibieron una buena noticia: “A través del concejal correspondiente a la zona, que es David Cáceres, pudimos conseguir las cloacas para el barrio. Esto es posible gracias a la reactivación de la construcción del colector cloacal sureste. Las obras van a comenzar en seis meses, aproximadamente. De a poquito vamos avanzando, tenemos esperanzas”, manifestó Gandola.

La comisión vecinal se completa con Valeria Girard (vicepresidente), Juan Tornelli (tesorero) y Yamila René (secretaria).

“El equipo de la comisión trabaja muy bien, nos delegamos tareas y cada uno se encarga de algo. Es así que hemos conseguido algunas mejoras”, concluyó.

Hechos graves

A pesar del crecimiento poblacional, el sector carece de servicios básicos de una urbanización decente. Faltan luminarias, los pastizales alcanzan el metro y medio, los accesos son intransitables, no entra el transporte y la gente debe arriesgarse a caminar en zonas inhóspitas, hay terrenos abandonados que son guarida de delincuentes, llenos de aljibes y pozos que con cada sospecha de delito son inspeccionados.

Más allá de los arrebatos y hechos vandálicos, la zona de la vecinal Rieles del Este ha sido escenario de varios hechos graves en los últimos años.

En octubre de 2017 Matías Segovia fue encontrado sin vida en Miguel David y Caputto, quien fue a comprar droga a la vivienda del barrio Mosconi y en una discusión por falta de pago el transa lo mató al pegarle en la cabeza con la culata de una pistola, ocultó el cuerpo y, 22 días después, lo colgó en un descampado cercano a las ladrillerías, también cercanas al barrio.

En mayo de 2018, en calle Hernandarias al final, muy cerca del barrio, hallaron el cuerpo de Damián Exequiel Sain, un vendedor de perfumes que había desaparecido días antes.

El 24 de enero de 2019 en calle Doctor Martínez, hallaron el cuerpo sin vida de Jésica Benavidez, una mujer trans de 36 años.

El 8 de marzo de 2020, mientras realizaban tareas de rastrillaje en la zona de Tibiletti y Doctor Martínez hallaron el cuerpo de Fátima Acevedo, la joven desaparecida desde el 1 de marzo en Paraná. Es el mismo sector en que buscaron infructuosamente a Fernanda Aguirre, la niña que el último domingo de julio de 2004 salió de su casa hacia el puesto de flores que su familia tenía frente al cementerio de San Benito, desde ese momento y hasta el día de hoy nada más se supo de ella.

El 11 de marzo de 2020 por la madrugada ocurrió un homicidio en calle Hernandarias y Cortada 777 de Paraná, en cercanías al lugar en donde fue hallado el cuerpo sin vida de Fátima Acevedo tan sólo dos días antes. Si a eso se le suman la cantidad de robos y arrebatos, los vecinos no pueden menos que vivir con miedo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario