Verano 2018 - 2019
Sábado 24 de Noviembre de 2018

Verano en casa: cada vez más gente opta por instalar una piscina

Las de fibra de vidrio son las más demandadas, por practicidad y costos. La clásica de lona también es una alternativa viable para mitigar el calor

Falta poco menos de un mes para la llegada oficial de la estación más calurosa del año. Y mientras muchos planean sus vacaciones, agobiados por el ajetreo de un año intenso, otros buscan la forma de mitigar los sofocones del verano entrerriano sin tener que irse por ahí, evitando pensar en pasajes, estadías, viajes, entre otras cuestiones. Zambullirse en las cristalinas aguas de una piscina, sin aguavivas ni piedras que obliguen a sumergirse con las ojotas puestas, sin arena colándose en la malla o la bikini y menos aún agua salada haciendo picar la piel y los ojos, es una opción cómoda que al parecer será tendencia este año donde la pérdida de poder adquisitivo se sintió con más fuerza.
Las alternativas son asociarse a algún club o institución con pileta, o comprar una para instalar en el patio o en la quinta. Quienes tienen la posibilidad de inclinarse por la segunda solución, saben que será una inversión que podrán aprovechar en cada temporada estival e incluso en días más frescos, adquiriendo los accesorios adecuados para climatizarla.
En este marco, comerciantes del rubro confiaron en que se incrementaron las consultas y también la demanda de piscinas. Eduardo, referente de una franquicia que comercializa una popular marca de piscinas de fibra de vidrio en calle Almafuerte al 4.700 de Paraná, afirmó a UNO: "Hay bastante gente que nos ha planteado que elige entre las opciones de invertir en una pileta en vez de irse de vacaciones".
En la empresa en la que trabaja se ocupan de todo: hacer el pozo, instalar la pileta y dejarla lista para usar en el plazo de cuatro o a lo sumo cinco días. "El precio de las piscinas que vendemos incluye la instalación, todo el equipo de filtrado y los elementos de limpieza. Lo que es opcional es el tema de veredas, que hay quienes las hacen con un particular o las podemos presupuestar nosotros, que estamos haciendo veredas también", señaló, y recordó que la parte estructural tiene 15 años de garantía, y la bomba y lo demás un año. Asimismo, mencionó: "Depende de la zona, nosotros ponemos también los materiales para la cámara base, para el contorno y el relleno de los escalones. Vendemos la instalación completa y terminada, igual que los filtros, los químicos, los repuestos y todo lo que esté vinculado al mantenimiento de la piscina".
En el mercado local los valores son variados, según el tamaño sobre todo, y Eduardo comentó al respecto: "Hay piletas de 3 metros de largo en adelante, hasta las que tienen 10 metros. Los valores arrancan aproximadamente en los 150.000 pesos y las más costosas debido a su tamaño salen unos 350.000 pesos".
En relación a la temporada pasada, sostuvo que hubo un incremento de los precios de al menos un 30%. A su vez, comentó que la mayoría de los compradores elige llevar el producto financiado: "Tenemos financiación propia o con tarjetas, hasta en 12 cuotas fijas", dijo, y manifestó que las que más salida tienen son las de tamaño mediano, tipo familiar, que miden entre 5 y 7 metros de largo, y entre 2,5 a 3,5 metros de ancho. "Alguien que tiene un terreno más extenso o una casa quinta por ahí busca algo más grande, aprovechando el espacio", aclaró.

Tendencia
También explicó que tanta es la demanda actual que para la instalación están dando turnos recién dentro de los siguientes 60 días. No obstante, aseguró que trabajan todo el año, porque la gente aprovecha la baja temporada, que es cuando generalmente hay más promociones.
En su caso, los productos que vende pertenecen a una franquicia extranjera pero se fabrican en la Argentina, en Córdoba y en Navarro, provincia de Buenos Aires. Hay otros negocios que compran directamente al exterior piscinas de fibra de vidrio y decidieron no comercializarlas este año debido a que las subas del dólar: "En este momento no estamos trayendo por el tema del dólar, que hizo que aumentaran mucho y por eso decidimos al menos este verano no trabajar con este producto", confió el propietario de una Pyme vinculada al rubro, que ahora solo vende accesorios.
También, por una cuestión de costos, dejó de construir piscinas uno empresa que las hacía de hormigón: "Este año no estamos trabajando con eso, dejamos de construir piletas de hormigón porque actualmente el mercado no da", dijo uno de los representantes, que prefirió no difundir su nombre.
Por su parte, Fabián Heffele, constructor de la zona, explicó a UNO que la tendencia es optar por las de fibra de vidrio por una serie de ventajas: "A todos los que quieren poner piletas les aconsejo las de fibra. Hay un montón de lugares donde las venden incluyendo la colocación, ellos te hacen el pozo, la entierran, te hacen la vereda alrededor y ya la tenés lista en poco tiempo. En cambio, a la de material hay que hacerla, hormigonearla, esperar que seque, después revestirla con algo porque sino tenés que vivir pintándola, y te sale el doble el costo de material".
Sobre este punto coincidió Raúl, vendedor de un local de calle Blas Parera al 300 que vende piscinas de fibra de vidrio: "Todo el mundo está poniendo de fibra de vidrio porque una pileta de material cuesta casi el doble, y además las de fibra no llevan pintura, ni mantenimiento", dijo.
Acto seguido, ofreció una óvalo de 7,10 metros por 3,60 por 1,40, con escalera catedral, a 178.000 pesos, o una más chica y económica de 4,70 por 2,60, con una profundidad con declive de 1,15 metros a 1,25: "Esa sale 135.000 pesos. Hay financiación y puede haber descuento al contado", sostuvo. También en su comercio las venden con todo instalado y contó que los clientes llevan fuentes a control remoto, solarium, o hidromasaje; y que además hay quienes ya llevan la cañería para calefacción a futuro, que cuesta 3.710 pesos: "Al colocar la piscina ya se ponen lo caños abajo, y se está usando mucho con los calefones solares", expresó.
Quienes no puedan hacer un gasto oneroso o no tengan tanto espacio disponible y decanten en una clásica pileta de lona para remojar el cuerpo cuando las altas temperaturas asedian, destacan que son de tamaño ideal para que los niños jueguen, y se arman y se desarman cada vez que se quiere.
Fernando vendedor de un local del microcentro que las ofrece entre sus productos, aportó un panorama de las opciones y los precios: la rectangular de 1,55 metros de largo por 1,07 de ancho sale 1.489 pesos; la de 1,85 por 1,45 cuesta 2.069 pesos; la de 2,40 por 1,55, 2.589 pesos; la de 2,70 por 1,60 vale 4.300 pesos; la de 3 por 2 metros, se consigue a 5.949 pesos; y la mas grande de 4,45 por 2,25 metros ronda los 9.050 pesos. En tanto, una redonda de 3,05 oscila los 6.200 pesos.

Comentarios