La Provincia
Viernes 15 de Junio de 2018

Vecinos de Paraná y Santa Fe van a marchar contra la traza del puente

Referentes de ONG de las dos provincias implicadas planifican realizar el 26 un banderazo sobre el Puente Colgante para manifestar su reclamo

Se siguen sumando voces de rechazo a la traza del puente Paraná-Santa Fe, que atravesaría parte del barrio Toma Vieja, bajo la consigna Sí al puente. No en la ciudad: esta semana se conoció que también en la vecina provincia un grupo conformado por distintas vecinales, como Alto Verde, Vuelta del Paraguayo, Colastiné Sur y Colastiné Norte, Villa California, y Arroyo Leyes; junto a las ONG Arenas, Colectivo Revuelta, Arroyito Seco, La Cultural de la Costa, y las agrupaciones Biblioteca de las Orillas, Escuela Itinerante de Artes, La Trama en Movimiento, entre otras, inició un reclamo por el impacto ambiental y urbano que el enlace vial tendrá en la zona.
Nucleados como Coordinadora de la Costa, se suman al pedido de informes y buscan denunciar los "peligros concretos de esta obra tal cual está planteada a la fecha", señaló a UNO Lisandro Zapata Soñez, integrante de la ONG Despierta Paraná, quien adelantó que están trabajando en conjunto en el reclamo que los une. En este marco, se sumarán a la marcha que están organizando en Santa Fe para el martes 26, con un banderazo: "Hay consenso en la preocupación y en el reclamo. Ellos esperan la respuesta del Ministerio de Infraestructura y de la Secretaría de Ambiente, y el defensor del Pueblo de Santa Fe está al tanto de la situación", aseguró.
Zapata Soñez contó que el primer contacto que mantuvieron con los referentes de la Coordinadora de la Costa fue el 9 de abril, en la Cámara de Diputados de Entre Ríos, donde se llevó adelante una disertación sobre el tema a manos de especialistas que analizaron el impacto que podrá tener esta obra en la región. "Quienes integran esta agrupación participan desde hace muchos años en este debate de lo que es la conexión vial Paraná-Santa Fe, porque ellos están implicados directamente, ya que cualquier obra prácticamente los puede llegar a inundar, porque están bajo la cota, y están muy preocupados por el tema".
Hace poco se reunieron también en una asamblea en la zona de Colastiné Sur, a la que asistieron más de 70 personas: "Fue impresionante, la gente tiene una angustia terrible por lo que puede llegar a ocurrir si se sigue adelante con la traza actual. A ellos no los toca el puente, sino la conexión vial que va a traer y el impacto que tendrá el nuevo puerto de Santa Fe", refirió Zapata Soñez.
El dirigente adelantó que acompañan las iniciativas que se tomen en la Coordinadora de la Costa, encabezada por Antonio Yapur: "Estamos trabajando en conjunto y apoyándonos mutuamente. Los acompañaremos en todas las reuniones y todas las acciones que realicen. Nos convocaron para el 26, que van a hacer un gran banderazo cruzando el Puente Colgante, reclamando que se consulte a la gente, ya que nunca se hizo, y que se vuelva a pensar el trazado".
Por otra parte, contó que la asamblea santafesina cuenta con ingenieros y asesores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas, en una experiencia que lleva varios años de análisis sobre el impacto que podría tener el puente, cuya traza actual, según aseguró, responde al interés "de un sector económico de gran envergadura, que sostiene un gran proyecto inmobiliario que los va a beneficiar a ellos".
Sobre este punto, opinó: "No está mal que defiendan sus intereses, pero han forzado al intendente de Santa Fe (José Corral) y lo han puesto a él como su vocero, logrando su objetivo de cambiar la traza, inconsultamente".
A su vez, destacó: "Los integrantes de la Coordinadora de la Costa tienen argumentos desde lo técnico y desde lo político, con una visión muy clara de lo que está pasando. En Santa Fe tienen riesgo de inundación en al menos ocho localidades, que se acrecienta con el cambio climático, y lo han estudiado. Por eso es importante escucharlos y que la gente tome conciencia de lo que significará esta obra si se concreta".

Acciones
Zapata Soñez sostuvo que si bien desde la Municipalidad de Paraná mantienen la idea de seguir adelante con el proyecto a partir de la traza que afectará la Toma Vieja, desde la ONG Despierta Paraná –integrada por la Asamblea Ciudadana de la capital provincial y distintas agrupaciones que sumaron su voz y definen acciones para mejorar la calidad de vida de los vecinos– planifican medidas para seguir adelante con su reclamo: "Ante semejante obra, no se han respetado ni los pliegos ni un montón de cuestiones jurídicas; no se ha considerado la participación pública ni se han hecho estudios de impacto ambiental y tampoco audiencias públicas, donde deberían evaluarse todas las trazas; no se han respetado las opiniones de los técnicos que el mismo Estado ha contratado. Frente a eso tenemos un montón de acciones judiciales previstas", dijo, y agregó: "Pensamos que la parte política no está agotada, ya que el vicegobernador (Adán Bahl) se ha manifestado en contra de la traza, al igual que gran parte de la ciudadanía". El referente de Despierta Paraná recordó además que hay ministros que escucharon el planteo de la ONG, como la ministra de Gobierno, Rosario Romero.
También adelantó que posiblemente la semana entrante convocarán a la ciudadanía a firmar un petitorio para que toda la zona de la Toma Vieja sea declarada como área natural y sea contemplada por la Ley Provincial de Áreas Naturales Protegidas. Al respecto, manifestó: "Si bien la Toma es un área natural protegida por ordenanza municipal, queremos convocar a que se adhiera a la ley provincial, dándole estado parlamentario y llevando a los dos recintos entrerrianos la discusión sobre la situación de agresión a la Toma".
"Hay mucho por hacer. Formamos distintos grupos de trabajo y la estrategia que tenemos abarca los aspectos legislativo, judicial y político", subrayó.

Progreso
Respecto de quienes opinan que la ONG está "contra el progreso de la ciudad" oponiéndose a esta trama del puente, Lisandro Zapata Soñez planteó: "Hay aún un gran desconocimiento por parte de mucha gente. En realidad el progreso bien entendido, como se considera en Europa y en los países desarrollados del mundo, apunta a respetar primero al ser humano. El progreso mal entendido del siglo XIX y principios del siglo XX es el que arrasaba con el ser humano y con la ecología".
Asimismo, recalcó: "El progreso real será el que acompaña un crecimiento sustentable de la gente, que no contamine, no facilite la circulación de 5.000 camiones dentro de la ciudad y no destruya el ejido urbano: en ningún lugar del mundo se piensa en pasar una autopista interoceánica entre países por dentro de una localidad. Por eso le pedimos a la gente que se acerque y se informe". Y destacó que debe contemplarse la participación popular, de las universidades nacionales y de especialistas.

Comentarios