Secciones
Vecinales de Paraná

Vecinal Parque Urquiza: promueven una mejor calidad de vida

El respeto por las normas y la infraestructura son parte de un plan de acción para la convivencia armoniosa, y es un reclamo vecinal en el Parque Urquiza

Viernes 23 de Julio de 2021

Si hay un sitio que sin dudas identifica a Paraná es el Parque Urquiza, un lugar que disfrutan tanto quienes viven en la ciudad como los visitantes. Este sitio, histórico y emblemático, está emplazado en la vecinal que lleva el mismo nombre, delimitada por la vereda norte de calle Laprida, la vereda este de San Martín, el mismo Parque y la zona de Puerto Viejo.

Se trata de un espacio amplio que requiere, como todos los sectores de la capital entrerriana, de un mantenimiento constante por parte de los ciudadanos y del Estado, y desde la comisión vecinal Parque Urquiza trabajan constantemente con este fin, para poder mejorar la calidad de vida no solo de quienes viven en el lugar, sino de toda la ciudad. Rubén Cabrera es su presidente desde hace casi dos años, y en diálogo con UNO contó cuáles son las principales inquietudes que tienen, en el marco de una ciudad que crece y necesita mayor cuidado para un desarrollo armónico. “Nuestras preocupaciones giran alrededor de temas que son medulares, en cuanto a lo que significa la convivencia y el funcionamiento de la ciudad como estructura urbana. Uno de ellos refiere al espacio público, considerando la manera en que se utiliza la calle, a la vereda, y las sendas peatonal y vehicular, que en general es mal utilizado y donde necesariamente el Estado, a través de sus mecanismos, debe oficiar de contralor y hacer regir las normas que establecen los códigos de convivencia”, señaló.

Vecinal Parque Urquiza.jpg

Sobre esta cuestión, puntualizó que a menudo se observan autos mal estacionados en la zona, sobre todo arriba de las veredas, impidiendo el paso de peatones y hasta provocando roturas. “Las veredas, incorrectamente, son ocupadas por algunos vecinos que creen muchas veces que son el patio o una extensión de su casa, y no es así”, comentó.

El presidente de la Vecinal sostuvo que también han advertido falencias estructurales y subrayó: “Las conexiones de lluvia que van a las cloacas son muy comunes y evidentemente afectan la capacidad y la tolerancia del sistema cloacal. El crecimiento de la ciudad debe ser concomitante con el crecimiento de la infraestructura y los servicios. De lo contrario, siempre tenemos problemas, porque en barrios donde antes vivían una o dos familias, ahora viven 40, con lo cual se incrementan las demandas del servicio de agua, de cloacas, también de desagües pluviales. Y la incorrecta utilización del espacio público por parte del vecino ha tenido estas consecuencias”.

“Nuestros reclamos no son solo atención a la Vecinal, sino que irradia a la ciudad. Nos parece que tiene que haber una instancia de políticas públicas claras y un vínculo absolutamente claro y respetuoso entre el municipio y las instituciones que representan a los vecinos”, dijo, y explicó: “Creemos necesaria la participación del ciudadano y, en este caso, de las comunidades vecinales, que están contempladas dentro de la Orgánica Municipal. Es decir, somos parte de la estructura municipal, a través de la representación del vecino, y es necesario fortalecer el diálogo y el intercambio de criterios, en pos de mejorar la ciudad”.

Además, Cabrera mencionó otro tema que en Paraná habitualmente es desatendido en diversos sectores de la ciudad, que es el arbolado público, que presenta falencias y esto queda en evidencia cada vez que cae un ejemplar por una tormenta u otro motivo –como ocurrió la semana pasada en calle Malvinas–, provocando daños materiales y significando un peligro para la integridad de las personas. Sobre esto, manifestó: “En nuestro caso hay una profusión importante de verde, con lo cual se hace imperioso el mantenimiento, sobre todo con templando que en algunas arterias hay un arbolado histórico, como es el caso de calle Tucumán, que tiene que ver con la extensión del

Parque Urquiza, y con la presencia de la escuela Del Centenario, obra emblemática y patrimonio nacional. Todo esto requiere de un cuidado, en el cual esta comisión vecinal trata de ocuparse y de hacer valer”.

Por otra parte, aclaró: “Lo que buscamos es fortalecer el dominio y el control de ese espacio público. Hemos hecho propuestas inclusive de convertir áreas degradadas en proyectos, que incluso hemos donado al municipio para hacer más confiable, más armónica, esa relación entre los vecinos. Y hasta ahora las propuestas han quedado únicamente en algunas conversaciones. Una de las últimas tiene que ver a los residuos urbanos domiciliarios: hicimos una propuesta concreta, a través de una nota, solicitando que nuestra Vecinal sea un área que se tome para llevar adelante la experiencia de educar y resolver el problema de la generación de residuos domiciliarios, que deben ser calificados en origen”.

Fabián Bustamante, vecino del lugar e integrante de la comisión directiva de la Vecinal, expresó al respecto: “Hemos tomado contacto por este tema con funcionarios del área de Medioambiente, presentamos notas exponiendo que hay innumerables falencias, hay carencias en general de políticas públicas. Por ejemplo, en el aspecto de comunicación y concientización, no hay un plan comunicacional diseñado en ese sentido, para que verdaderamente el vecino tome el hábito de separar la basura en origen”.

Ordenamiento del tránsito

Otro tema que preocupa a la vecinal Parque Urquiza es el referido al tránsito, y Rubén Cabrera explicó a UNO: “Es otro eje sobre el cual consideramos imperioso que se haga una reconfiguración. Hay pocas normas que se respetan. Hay infracciones con los semáforos, la velocidad de los autos, poco respeto por el peatón, y hay deficiencias señaléticas. Son aspectos que hacen a la convivencia y a una mejor calidad de vida, no solo para los vecinos del lugar, sino también para toda la ciudad”.

Vecinal Parque Urquiza promueve el respeto por las normas de convivencia.jpg

En tanto, Fabián Bustamante acotó: “Hay que tener en cuenta que dentro del ejido de la vecinal, convivimos con importantes establecimientos educativos, de numerosa población, y lo que observamos es que desde la gestión del Estado no se hace un trabajo integrado con los docentes y demás miembros de los complejos educativos, y nosotros, los vecinos. No hay un criterio unificado con respecto a eso, sino que cada escuela toma sus propias medidas, las hace a su criterio y uno puede observar que termina dominando el espacio el conductor de tránsito, que muchas veces es imprudente”.

Sobre este punto, Cabrera recordó el fatídico incidente en el que perdió la vida un niño, años atrás, frente a la escuela Del Centenario. “Años atrás se produjo un accidente por una actitud totalmente descontrolada de un conductor, por la que murió un chico, otro quedó herido. Nosotros hemos hecho una serie de propuestas, entre otras medidas, para amortiguar esta situación, manifestando la necesidad de implementar mandapeatones en la calle que vinculen vereda con vereda, porque es un ancho muy grande el del lugar. En el caso de la escuela Del Centenario, en el ancho de la escalinata de acceso a la escuela, para que eso sea una medida disuasoria en la circulación de automóviles, ya que las imprudencia son frecuentes”, analizó.

A su vez, señaló: “Ha ciertos elementos que se han puesto desde hace varios años en la arteria, como serruchos, pero que no se respetan”, indicó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario