Inflación
Miércoles 15 de Agosto de 2018

Vaticinan una inflación anual del 30%, una de las más altas de la última década

Comer y vestirse es cada vez más caro. Según el Indec en julio los precios aumentaron el 3,1%. Hay productos que ya se dejaron de consumir

Ayer se conocieron los datos oficiales de la inflación de julio según el Indec y su informe fue contundente: "El nivel general del índice de precios al consumidor (IPC) representativo del total de hogares del país registró en julio una variación de 3,1% con relación al mes anterior". En Entre Ríos, desde Seguimiento de Precios indicaron que vaticinan que en el año los aumentos alcanzarán un 30%.
Según el informe del Indec, la región noreste fue una de las más golpeadas –Entre Ríos se encuentra en ella– por el aumento de precios de julio y superó a la media nacional con el 3,8%. Entre los productos que más subieron en el séptimo mes del año se destacan los alimentos y bebidas con un 3,4% y también la vestimenta con el 2,8%. También aumento de manera considerable el rubro Equipamiento para el hogar con subas del 3,6% y el transporte con el 7,8% en la región.
En los últimos siete meses, es decir desde que inició el año, la inflación medida de manera oficial es del 19,7% y si se compara la suba de precios entre julio de 2018 y julio de 2017 todo está un 29,1% más caro.
César Fontana es titular de un supermercado de calle Churruarín de la capital provincial. Al ser de firma local, desde el comercio conocen pormenores de sus clientes, las dificultades para adquirir productos y saben que cada aumento de los precios repercute en sus ventas de manera negativa. El problema es que se han dejado de comprar alimentos. "Se venden alimentos en menores cantidades. Encima, son justamente los alimentos los que más aumentaron últimamente como la carne y el pollo. El pollo era uno de los más baratos y en estos días subió entre el 40% y el 50% su precio", contó a UNO y agregó: "Pero los demás productos también vienen con aumentos. Es tremendo cómo se descontroló. Hay productos que ya ni se consumen por lo menos en mi barrio. Vender un vino tres cuartos ya es muy difícil salvo que sea barato y de oferta. Un vino que pase los 100 pesos ya no se vende. Lo mismo las mermeladas y las galletitas cayeron muchísimo o el durazno al natural ni hablar". Como dicen Los Redondos, en uno de sus temas, "el lujo es vulgaridad".

Proyecciones
El director de Seguimiento de Precios de Entre Ríos, Javier Schnitman, aportó los datos provinciales y su punto de vista sobre la inflación, el principal golpe a los bolsillos de los más necesitados. Sostuvo: "Sobre la proyección de la inflación hacia fin de año, en principio, según la evolución de precios en Entre Ríos y si continúa como hasta ahora estamos hablando de alrededor del 28% y el 30%".
Dijo que la situación es comparada con la inflación de 2016 cuando llegó cerca del 34% y el último porcentaje alto fue en 2015 cuando estuvo un poco por encima del 25%.
"Esta inflación es solamente comparada con la de 2014 cuando estuvo entre el 28% y el 29%. Es una de las más altas de los últimos 10 años", agregó el funcionario.
Schnitman destacó que aquellos más aumentaron sus precios fueron los servicios como la energía eléctrica o el gas, pero también los combustibles y el transporte. "Y obviamente los alimentos. Cuando nos concentramos solamente en los alimentos hay un 7% más sobre el promedio general", dijo y agregó: "Y dentro de los alimentos, subió todo lo que tenga que ver con las harinas y sus derivados que están por encima del 80% de aumentos en el año. También aumentaron los aceites y en el último mes medido, en julio, la carne también aumentó: veníamos en un promedio de del 5% o del 6% hasta junio y subió hasta un 11% en un solo mes".
Pero también explicó que en la última semana de julio y la primera de agosto, con los datos que manejan en el organismo, también registran subas considerables los productos de estación como las verduras y las frutas, entre otras.
"En un principio los niveles de evolución de los precios no pararon de sorprendernos en los últimos años. Pero si uno toma de manera específica a una canasta de 36 productos que tienen que ver con pollo, carne, papas, manzanas, fideos, harina, azúcar, algún enlatado, tomates, vinagre, un jugo, y algunos elementos de uso personales como dentífrico o los de limpieza como jabones en polvo, lavandinas, en fin, si se toman 36 productos con estas características que son básicos, el precio de la canasta está por encima del 24 o del 25%. Como son muy pocos, entonces tira para arriba el porcentaje de inflación pero también hay que decir que son los productos cotidianos de los sectores de menores recursos", opinó.
En este sentido sostuvo que ese es el sector en donde más se siente el impacto de la evolución de los precios y mucho más cuando se tiene en cuenta que el 80% de los ingresos se utilizan para comida y elementos personales.
"El tema a tener en cuenta es que los aumentos en los combustibles y en energía son los que más influyeron en todos los demás aumentos y la liberación de precios de productos que los tienen como commodities; por eso la carne, el aceite, la harina tienen precios prendidos a precios internacionales sin tener en cuenta que también son para el mercado interno".
Lo cierto es que son los organismos oficiales los que dan cuenta de la suba de los precios ya iniciado el segundo semestre y aún resta por saber qué ocurrirá en agosto, otro mes en donde el dólar ya dio uno de sus nuevos y grandes saltos.

Comentarios