La Provincia

Vaticinan buena temporada de verano en los ríos Paraná y Uruguay

Ambos cursos de agua estaban muy bajos, ahora están creciendo y esperan que con las próximas lluvias aumenten algo más sus caudales. Desde el INA prevén condiciones normales y cómodas.

Viernes 24 de Agosto de 2012

Al parecer el verano 2012-2013 llega con buenas noticias en lo que al caudal de los ríos que abrazan y cruzan la provincia respecta.
 

Sobre todo en la costa del Paraná, en donde la ilusión de tener una buena temporada de playas traccionará la rueda del turismo.
 

Juan Barús, que forma parte de la Dirección de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA), explicó a UNO: “No hay motivos para pensar en una crecida importante de los ríos Paraná y Uruguay”.
 

El especialista aseguró que los dos cauces más importantes, a lo sumo, “estarán unos centímetros por arriba de lo normal”. Aunque el propio Barús enseguida advirtió que por estos días “se hace muy difícil saber qué es lo normal” cuando se habla de ríos. Más allá de que al técnico del INA no le gusta referirse a temas como cambio climático o recalentamiento global, todavía no encuentra la explicación para lo que pasó, por ejemplo a fines de 2008 (principio de 2009) cuando en la costa de la capital provincial el río llegó a medir un metro. Lo preocupante fue que después de la profunda bajante el Paraná llegó, en el segundo semestre de 2009, a los cuatro metros.
 

Al parecer en 28 días, cuando comiencen las lluvias de primavera, los ríos Paraná y Uruguay llegarán a su estado “normal”. En la costa de La Histórica por ahora las aguas están bajas, pero esperan por el repunte. En el INA confirmaron que al río Uruguay este año llegó a faltarle el 85% de su caudal. En la costa de la capital de la provincia esperan una subida importante con los 116 milímetros de agua que cayeron en lo que va de agosto. Una vez que pase la temporada de lluvias, en la costa del Paraná los registros estarán “ligeramente por encima de lo normal”, pero no se ve un escenario con problemas. Los únicos que pueden llegar a estar preocupados son los productores agropecuarios que tienen ganado, por ejemplo en la zona de islas en Victoria. Es muy probable que cuando llegue el verano tengan que evacuar la hacienda. Claro que lejos está de suceder la tremenda inundación de 2009, cuando se perdieron cientos de animales. Para el próximo trimestre se estiman precipitaciones normales en la región litoral.
 

Justamente durante este lapso se registra la transición entre la Corriente de la Niña y el ingreso del Niño, que podría demorarse hasta 2013, teniendo en cuenta que el patrón de lluvias previsto para los próximos meses se sitúa en los valores históricos habituales para la época. Desde 2006 no se registran condiciones como las que se prevén para el verano que se viene.

Los últimos cinco años

En 2007 fue muy húmedo para el Paraná Inferior. A fin de año se generó una crecida por las lluvias de verano.
 

A fines de 2008 y el primer semestre de 2009 se dio una bajante muy pronunciada y el Paraná llegó a un metro.
 

En 2010 se dio una crecida importante hasta junio. El segundo semestre fue casi “normal”.
 

En 2011 las aguas estuvieron bajas en el inicio, y posteriormente se dieron crecidas con escasa relevancia.
 

Durante 2012 las aguas estuvieron por debajo de lo habitual y la expectativa es que comiencen a recuperar caudal.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario