Secciones
UTA

UTA y empresas inician una nueva negociación salarial

En la paritaria en Buenos Aires, el gremio pide una recomposición del 20%. El servicio sufrió una nueva suba de costos por reajuste del 6% del gasoil

Martes 24 de Septiembre de 2019

El alza del 6% del gasoil consumada días atrás y la reanudación de la negociación paritaria esta semana vuelven a poner presión sobre la estructura de costos para el funcionamiento del transporte urbano de pasajeros. A eso hay que sumarle la baja en los ingresos provenientes de los cortes de boletos, que vienen retrocediendo a un ritmo del 3% al 5% mensual durante este año como consecuencia de la crisis económica, que afecta a la economía de la ciudad y por ende a la movilidad urbana.

En las próximas horas, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) a nivel nacional confirmó que solicitará a las cámaras empresarias una recomposición salarial, de acuerdo con los últimos índices de inflación. Ello se da en el marco de la expiración del último acuerdo sellado en junio, que permitió una recomposición salarial del 20%, un aumento de los viáticos, y la asignación de un monto no remunerativo de 16.000 pesos, en tres cuotas.

La nueva solicitud, se indicó, sería del orden del 20%. Empieza con las cámaras de Buenos Aires, y seguirá la semana próxima con las entidades empresarias del interior del país.

Sin nuevos recursos extras ni subsidios nacionales, las dificultades del transporte público siguen haciendo explosión en distintas localidades del país. La capital chaqueña fue una de las últimas ciudades con varios días consecutivos de paro; en Rosario, el domingo el boleto subirá por cuarta vez en el año y llegará a 32,50 pesos; en Córdoba ya cuesta 31,90 pesos.

En Paraná, el boleto subió en agosto a 29 pesos. Según el marco regulatorio del servicio aprobado por ordenanza, cualquier variación del 10% de los costos de los componentes técnicos de la tarifa permite un ajuste de los precios de los pasajes vía decreto del Departamento Ejecutivo.

Si bien parece improbable que en semejante contexto de crisis social y económica se habilite un nuevo aumento que castigue a los sectores de menores recursos, resulta también difícil y casi inviable el sostenimiento de un sistema.

La negociación salarial de UTA pondrá nuevamente presión al transporte, y sin nuevos recursos nadie puede garantizar que no haya nuevos conflictos.

Mientras tanto el servicio se sigue deteriorando, con frecuencias de servicios cada vez más prolongadas, entre otras falencias.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario