Secciones
Educación

Universidades, airosas por el éxito de la educación virtual

La pandemia impuso el gran desafío de la formación online. Destacan el esfuerzo de docentes, directivos y alumnos de la universidades en este proceso.

Martes 23 de Junio de 2020

Una de las primeras medidas que se tomaron para evitar la proliferación del coronavirus en la Argentina fue suspender las clases presenciales en todos los niveles. Esto incluyó a las universidades. Directivos y docentes debieron adaptar los contenidos y disponer de las herramientas para la transmisión de saberes a los alumnos de manera virtual.

En este marco y pronto a finalizar el primer cuatrimestre, distintos referentes vinculados a la enseñanza universitaria destacan que se haya podido garantizar la educación bajo esta modalidad. Al respecto, Guillermo López, secretario académico de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), señaló a UNO: “Rápidamente las unidades académicas, a través de sus áreas de educación a distancia y las secretarías académicas, tuvieron que transformar una instancia que es fuertemente presencial para nuestra universidad, con sus más de 70 carreras vigentes y sus aproximadamente 20.000 alumnos, a un proceso transitorio de acompañamiento en la educación con componentes en la virtualidad. Se avanzó y todas las facultades comprendidas en la UNER han dictado sus asignaturas bajo esta modalidad, con lo cual no se dejó de atender en este cuatrimestre la enseñanza”.

uner.jpg
Este año las universidades prácticamente no tuvieron cursado presencial. 

Este año las universidades prácticamente no tuvieron cursado presencial.

“La UNER ya venía trabajando en educación virtual y en la capacitación de sus docentes bajo las herramientas de la educación virtual hace mucho tiempo, y tiene aprobado ante el Ministerio de Educación este sistema, por lo cual había una base de profesores ya formados en esta modalidad. Lo que sí se hizo fue intensificar los procesos de capacitación y actualización a los equipos docentes de cada una de las facultades para poder dar respuestas a la inminente cursada del cuatrimestre”, explicó López, y refirió: “Los operativos se largaron, cada facultad los manejó desde su perspectiva con sus áreas de educación a distancia y académicas y en realidad no hemos tenido inconveniente para que todo transcurra dentro de la normalidad, a pesar de este contexto”.

Respecto a la conectividad, afirmó: “Es un tema que nos preocupaba y al inicio de la pandemia hicimos una encuesta a los estudiantes, que fue respondida por la mayoría, que reflejó que básicamente la conectividad no era una gran limitante para seguir en la formación académica del cuatrimestre: hubo un grupo de unos 300 alumnos, de los casi 20.000 que tiene la UNER, que manifestó que directamente no tenía conectividad, y para resolverlo la Universidad creó un programa de asistencia y los proveyó de herramientas para atender esta demanda”.

Pero no fue el único aspecto que debieron atender en torno al estudiantado en este contexto inédito que generó la aparición del Covid-19: “También nos empezamos a preguntar cómo nuestros estudiantes enfrentaban esta modalidad virtual, cuando vienen acostumbrados a una educación presencial. Más allá de lo académico, entran a jugar cuestiones específicas de no poder ordenarse al no asistir a las facultades en los horarios establecidos para las clases. Entendimos, y en la encuesta se mencionaba esta demanda, que a muchos alumnos les cuesta encontrar los momentos de estudio y mantener el orden en la cotidianeidad como estudiantes universitarios, por lo cual también dispusimos de un programa de tutores pares, estudiantes que están preparados en la educación virtual para que acompañen a aquellos que estaban con estos problemas con la modalidad virtual”, manifestó el secretario académico de la UNER, y sostuvo que el Rectorado dispuso de becas o se designó gente para este fin.

“Hoy es evidente que el tema de la conectividad, de la formación docente, del apoyo de áreas de educación a distancia, han dado resultados: estamos cerrando el cuatrimestre y se han dictado las materias en todas las carreras. Ahora el gran desafío son las mesas de exámenes para los meses de julio y agosto y en principio las facultades se han preparado, han generado protocolos para garantizar las evaluaciones virtuales, que podrán ser a través de videocoferencia o escritas en cada plataforma”, indicó.

No obstante, aclaró: “En la Facultad de Ciencias de la Salud, donde hay un componente muy particular respecto a las evaluaciones frente a pacientes, compartiendo un espacio en los hospitales, han hecho una pausa en este sentido y se está definiendo cuándo se podrán tomar estos exámenes finales”.

En las demás instituciones de formación, como la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), La Universidad Tecnológica Nacional(UTN) y otros establecimientos privados trabajan en el mismo sentido y también avanzan en las instancias de educación virtual garantizando la enseñanza al alumnado.

Tiempo atrás, el rector de la Uader, Aníbal Sattler, sostuvo que las universidades públicas cumplen un rol muy importante en el marco de la pandemia, y aseveró: “Las universidades locales estuvieron a la altura de las circunstancias y se trabaja fuertemente para continuar con las actividades universitarias, para asegurar los espacios para que los estudiantes puedan rendir sus exámenes finales y seguir avanzando en sus carreras siempre con responsabilidad, y tomando todas las recomendaciones que las autoridades provinciales y nacionales vienen compartiendo”.

Por su parte, Patricia Riobó, secretaria general de la Asociación Gremial de Docentes Universitarios (AGDU), subrayó a UNO: “Se ha puesto el mayor esfuerzo de parte del cuerpo docente, aún sin ningún tipo de apoyo económico de las universidades para sostener este proceso. Cada cátedra y cada facultad han ido adaptando, dentro de sus posibilidades, los dictados de clases virtuales”.

Al respecto, remarcó que “el dictado virtual es algo que debe planificarse con anterioridad, los recursos y los sistemas de evaluación son diferentes, y no todas las asignaturas pueden ingresar a esta modalidad”.

“En esto los docentes, además de tener que disponer de sus recursos materiales, vienen teniendo una carga horaria muy superior en su tarea, que en algunos casos se duplicó o se triplicó. El esfuerzo es muy grande y se dijo que las universidades van a ser las últimas en volver a las clases presenciales”, observó.

En referencia a la experiencia de los estudiantes, Eloy González Calderón, presidente de la Federación Universitaria de Entre Ríos (FUER), expresó: “La realidad de cada facultad es diferente, al igual que la manera en que se manejó cada unidad académica. Destacamos que la UNER colaboró con una beca para resolver los problemas de conectividad y eso fue un alivio para muchos alumnos, que de este modo pudieron seguir estudiando”.

“Las clases se siguieron dando de manera virtual y no hubo inconvenientes con esto”, dijo, y concluyó: “Respecto a las mesas de evaluación, cada unidad académica tomó una medida diferente: algunas las reprogramaron, otros las postergaron. Va a haber exámenes finales virtuales en casi todas ahora en julio, a diferencia de la Facultad de Ciencias Económicas, que tendrá sus mesas en agosto”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario