Educacion Sexual Integral
Domingo 16 de Septiembre de 2018

Una cumbre de escuelas evangélicas se opone a cambios en educación sexual

Concretamente, rechazan contenidos sobre género en la ley que es obligatoria desde 2006 y niegan que sean "homofóbicos". El encuentro será en octubre

Paraná será sede de una Cumbre de Escuelas Evangélicas, el 5 y 6 de octubre en un templo de las Cinco Esquinas, donde la consigna propuesta por un grupo de pastores –que militó el rechazo a la Interrupción Voluntaria del Embarazo– tendrá como eje central de debate los cambios que en el Congreso de la Nación se impulsan en relación a la ley de Educación Sexual Integral (ESI). La convocatoria que comenzó a circular en las redes sociales forma parte de un movimiento que va adquiriendo notoriedad nacional, que rechaza la incorporación de contenidos sobre género en la enseñanza de la educación sexual y a través de un discurso unificado denuncia de que se "está tratando de imponer una ideología de género". Desde esta concepción defienden el "derecho" a poder formar a niños y adolescentes a partir de "valores y creencias", pero adaptando los contenidos al ideario de cada institución. Del otro del lado del teléfono habla Jorge Lucero, pastor de la primera Iglesia Evangélica Bautista de Paraná y que será anfitriona del encuentro que se propondrá sentar una posición sobre un tema que comienza a generar opiniones divididas. Sin querer polemizar, el religioso aclaró que su pensamiento "no es homofóbico" y resaltó que esto tampoco representa "una virtud". "Eso tiene que ser lo normal, es lo mismo que me digas: 'Yo tengo un amigo negro, ¿y qué virtud tiene eso? Eso tiene que ser normal en una sociedad civilizada", afirmó en declaraciones a UNO.
Lucero recordó el caso de la "guía homofóbica" que se distribuyó en el Instituto Cristiano Evangélico Bautista de Paraná y que generó el inmediato repudio de toda la comunidad educativa, incluyendo denuncias por discriminación además de tener una amplia trascendencia nacional. "No estoy de acuerdo con eso. Pero si vos mandás tus chicos allí tenés el derecho a decir yo no quiero que a mis hijos les enseñen que hay 112 géneros. O tenés derecho a decir que creés en eso, no le enseñen lo que ustedes están planteando. De eso se trata la sociedad, vos sos el responsable de ir formando a tus hijos. En virtud de una sociedad civilizada, que se respeta; en cuanto a su identidad de género su sexo biológico es varón, pero se siente mujer, tiene todo el derecho de sentirse mujer. No me cuestiones si soy varón y me siento varón, porque soy hetero y tengo todo el derecho de sentirme hétero, y tengo toda la responsabilidad de respetar a alguien que se siente homosexual. Si no estaríamos en una sociedad retrógrada, la que no permite la diversidad, pero no me pidas que sea difusor de una ideología, que es un principio de creencia, con la cual no estoy de acuerdo", argumentó con enjundia.
De alguna manera estos principios son los que guían a esta corriente de grupos provida que comienza a tomar alguna visibilidad.
Posturas enfrentadas
Las reformas a las leyes de Educación Nacional y Educación Sexual Integral (ESI) obtuvieron dictamen favorable en el plenario de las comisiones de Educación y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, de la Cámara de Diputados de la Nación. Concretamente, los cambios apuntan a garantizar el acceso a la mejor información y a promover la educación laica, teniendo en cuenta los conceptos de "identidad de género, no discriminación, abuso sexual, prácticas nocivas y violencia de género", señaló el diputado nacional José Riccardo, a cargo de las comisiones mencionadas anteriormente.
La ESI, que fue sancionada en octubre 2006, solamente cuenta con la adhesión de nueve de las 24 provincias. El nuevo marco legal elimina la posibilidad de que los colegios adecuen la educación sexual a sus idearios, lo cual obligaría a los colegios privados a dar una educación sexual sin recortes. "Hay un dictamen que no es ley todavía de sacar la objeción de ideario, de conciencia, es decir imponer una ideología a todas las escuelas. En eso no nos parece correcto. Desde la Iglesia y desde la sociedad estamos en conflicto porque no tomamos el ejemplo de Jesús", acotó Lucero.
El prelado explicó que este movimiento acompañó las movilizaciones en contra de la legalización del aborto y que surgió como respuesta a diferentes "incidentes" en algunas escuelas de origen confesional, tal como lo ocurrido en un colegio cristiano de Neuquén durante una charla sobre la ley de identidad de género, matrimonio igualitario y legalización del aborto.
"Nuestra congregación de las Cinco Esquinas y la escuela tiene 60 años, y nunca hemos tenido nunca un problema con este tema. Expresamos lo que entendemos que es lo correcto, pero no descartamos ni discriminamos a nadie ni decimos 'este piensa diferente, no tiene que estar con nosotros. Eso sería terrible, porque eso no es respetar a las personas'", argumentó.
La idea de los organizadores de dicha actividad es no solo convocar a iglesias bautistas, sino que también ampliarán la invitación a aquellas que profesan la religión adventista, las pentecostales, todas públicas de gestión privada. "Esto no es para polemizar, sino para aunar criterios entre las escuelas que tenemos las mismas características. Vamos a estudiar qué podemos hacer legalmente, y lo que no podemos hacer. La idea es estar conforme a Derecho. No queremos tener problemas con el Consejo de Educación. Nosotros no somos el Michelángelo; nuestra congregación pone mucho dinero en Paraná. Nuestras congregaciones aportan porque creemos que a los alumnos se les puede dar una buena formación secular, para que los líderes de las próximas generaciones sean personas correctas, con valores. Para nosotros no es un negocio tener escuelas, para nosotros es una vocación", subrayó finalmente.

La visión de una especialista
Valeria Canoni es docente de la escuela secundaria Nº 35 Cesáreo Bernaldo de Quirós, en Paraná, y lleva adelante en esa institución un proyecto de Educación Sexual Integral (ESI). Su formación en la disciplina le permite hablar con cierta autoridad y a la vez dar cuenta de la falta de avances en la implementación de la ley que es obligatoria desde 2006. "Es como muy desparejo, hay escuelas que recién ahora entienden que es obligatorio, que es transversal y que todos los docentes lo tienen que incorporar a sus programas de diseños curriculares. En otras escuelas está tomado como algo que se puede trabajar, donde se plantean distintos proyectos. En la Quirós es donde se desempeñan la mayor cantidad de referentes, incluso se trabaja con otras escuelas para promover la ESI y otras iniciativas como el de embarazo no intencional. Necesitamos prevenir en estudiantes de que si no es su deseo no tengan hijos en edad de Secundaria", reflexionó la investigadora.
Consideró que para obtener resultados es necesario "una decisión institucional, por un lado, con directivos acompañando a los docentes que estén promoviendo derechos" y desde esta perspectiva interpeló a las autoridades políticas: "El CGE, como órgano que rige la educación en toda la provincia no ha puesto sus mejores herramientas. Hace más de 10 años hice una investigación para la Facultad cuando estudiaba Filosofía en la Uader, para ver cómo se estaba implementando la ESI. La ley se aprobó en 2006 y la investigación se hizo al año siguiente. Cuando voy a hablar al Consejo con mis compañeros me encuentro con una referente de ESI, que era a la vez dirigente de Cáritas. Eso es cómo está muy atravesado en el CGE, hay intereses contrapuestos y eso hace que también no se promueva adecuadamente".
La profesora reconoció que la campaña de las iglesias evangélicas cobró fuerzas a partir del rechazo legislativo de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, y que en esa línea las congregaciones están "permanentemente presionando al CGE, porque si no, no se entiende que una ley que es obligatoria hace 12 años no se implementa. Y cuando nosotros queremos trabajar más a nivel macro los derechos sexuales y reproductivos tampoco hay convocatorias".
Respecto del posicionamiento ante la problemática de las autoridades del Consejo de Educación planteó que no "deberían pertenecer a ningún credo o tener bien claro la separación de la Iglesia y el Estado. Si no queda en un nivel formal la cuestión de las capacitaciones; este año se están dando dos, pero después de 12 años. Siempre está la cuestión de que solamente pueden llegar los interesados o los que por una suerte de azar se enteraron primero".
Entiende que es una cuestión que todavía genera cierta resistencia entre sus pares, y que es consecuencia directa de la falta de compromiso de las autoridades políticas. El contraste está dado por el creciente interés que muestran los estudiantes en ampliar sus conocimientos, porque muchos en sus familias no recibieron educación sexual o quizás no estaban preparados. "Ellos lo reclaman, por la misma resistencia que tienen algunos docentes; hay que ser claros y realistas de que los chicos tienen relaciones sexuales muy jóvenes. Por más discurso que haya desde distintos credos, no es real este deseo de algunos del tema de la virginidad. También es un mito o algo que se le quiere imponer, pero en la realidad los chicos ejercen su sexualidad y están preocupados porque necesitan educación científica, laica. Eso es lo que le piden a los docentes, también al sistema de educación y de salud. Y que dejen de lado sus prejuicios y que sepan que es un problema real", enfatizó.
Al momento de enumerar circunstancias desfavorables marcó la falta de apoyo de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que es una demanda de largo aliento. "Cuando se dio el debate por la interrupción voluntaria del embarazo no pudimos dar esa discusión dentro de las aulas, salvo en la escuela Quirós porque estamos comprometidos. En la mayoría de las escuelas hubo un silencio total y es porque no querían causar conflicto. No se trataba de eso, sino de plantear una educación democrática. Es como la primera falla en la educación; si no se hablan los temas salen igual, los conflictos están igual, la escuela del silencio no sirve. No servía hace 40 años, mucho menos ahora. Los chicos están con muchísima información por los distintos medios, pero están mucho más receptivos ", Advirtió.

Sobre la ideología de género
Al igual que las iglesias evangélicas, los católicos ya pusieron el grito en el cielo por la posibilidad latente de una reforma que garantice la educación sexual integral en todas las escuelas del país, públicas y privadas. Sobre la dura oposición que han mostrado los diferentes credos, Canoni opinó: "Ellos quieren perpetuar la ignorancia, la perspectiva de género que así la nombramos tiene que ver con desnaturalizar las diferencias que existen, con reconocer derechos y básicamente con opresiones que se mantienen hace muchos años. Lo que nosotros queremos plantearle a las personas es que a esas diferencias es necesario visibilizarlas, y por otro, combatirlas. Que una nena desde que nace se tenga que vestir de rosa o que un nene se tenga que vestir de celeste, que no puedas elegir cómo actuar libremente. Esas son cosas que nosotros las proponemos desde la perspectiva de género".
Además dijo sentirse contrariada por este "ataque" a las ESI cuando "hay muchas denuncias a ministros de distintas religiones por abusos sexuales. Y ahí no vemos que ellos pongan su énfasis, que eso sería algo que podría acercarnos a las personas ateas y a las personas religiosas. Deberíamos estar en el mismo combate hacia algo que es terrible, que deja una secuela para toda la vida, el tema del abuso. Ese sería un punto de acercamiento, pero no lo vemos, siempre ponen excusas, e incluso del mismo Papa. Ellos no reconocen el daño que han hecho a la sociedad. Es muy hipócrita el planteamiento".
Sostuvo que la lucha contra el abuso sexual infantil, la violencia hacia niños y adolescentes se dará en las aulas, y definió la postura de los grupos más radicalizados como "un manotazo de ahogado".
"Los derechos que se saben están" y valoró la discusión que se produjo con motivo de la problemática del aborto, porque se "evidenció que la gente necesitaba hablar. Por ejemplo la iniciativa de algunas feministas denominada 'no nos callamos' más ante los abusos sexuales, tiene que ver con las decisiones de opresión sexual".

Comentarios