Concepción del Uruguay
Sábado 29 de Septiembre de 2018

Un plan de ordenamiento vial que solo dejó motos compactadas

Buscaron concientizar y disminuir los accidentes. Inicialmente dio buenos resultados, pero la falta de continuidad hizo perder los efectos

Lo que comenzara en el año 2010 como una fuerte campaña de concientización y control de seguridad vial sobre las motos que circulaban en las calles de Concepción del Uruguay, dejó como único saldo palpable más de 2.700 rodados secuestradas. Por estas horas han sido convertidas en cubos de metal retorcido luego de la compactación que se está haciendo de casi todos estos vehículos.
La concientización pretendida duró algún tiempo, el mismo tiempo que tardó en disiparse la intensidad de los controles en las calles.
Puesto en marcha en el año 2010, el Plan de Saneamiento Vial de La Histórica, implementado por el municipio junto a Cesvi Argentina, pretendía un ordenamiento del tránsito haciendo eje en la seguridad y la disminución de accidentes.
Durante mucho tiempo la intensidad de los controles realizados en forma conjunta por la Municipalidad y la Policía, permitió cambiar el panorama del caótico tránsito uruguayense. Aparecieron los cascos en casi todos los motociclistas, se regularizaron los papeles de los vehículos, prácticamente no habían quedado conductores sin licencia de conducir y las normas de tránsito habían comenzado a tener una vigencia inusitada.
El resultado del plan implementado fue exitoso, sobre todo en los años 2013 y 2014. Lo corroboraban las cifras que el mismo Hospital Urquiza relevó y presentó públicamente. Había disminuido la cantidad de accidentes y Cesvi resaltaba notables cambios en la conducta de los motociclistas respecto del cumplimiento de las normas.

Infractores
Los depósitos municipales se fueron llenando de motos secuestradas, a tal punto que fue necesario alquilar nuevos lugares para seguir acopiando vehículos que no eran retirados por los infractores debido a los montos importantes con que se valuaron las multas.
Sin embargo, aquello que comenzó con tanta intensidad, fue perdiendo regularidad. Los controles sorpresa dejaron de serlo, y la presencia policial y de Tránsito Municipal se fue perdiendo, y con ello, el apego a las reglas de parte de los conductores.
El eje del control vehicular en Concepción del Uruguay hoy parece más apegado a la vigilancia de los automóviles, muchos de los cuales terminan retenidos y se exhiben como trofeos con las fajas de secuestro en plena Plaza Ramírez, a modo de advertencia para potenciales infractores.
En lo que respecta al control de motos, hoy es posible ver nuevamente a la gran mayoría de los motociclistas sin casco, tres y hasta cuatro personas en una moto, escapes libres e infracciones de todo tipo.
El último vestigio de aquel plan de Saneamiento Vial está siendo convertido en cubos de metal a través de la compactación que se está llevando adelante sobre unas 1.700 motos que jamás fueron retiradas por sus dueños.

El final
Desde el jueves se está realizando en Concepción del Uruguay la compactación de una gran cantidad de motos. A través de las redes sociales se hicieron oír las quejas sobre la medida, sin embargo, la recuperación de estos vehículos para su retorno al tránsito legal, es prácticamente imposible.
"Hemos firmado un convenio con el Programa Nacional de Compactación (Pronacom), que impulsa el Ministerio de Seguridad de la Nación, y a partir de haber cumplimentado con toda la normativa que se exige para este tipo de acción, estamos llevando a cabo la compactación de vehículos que había sido secuestrados, algunos desde el año 2010, hasta el 31 de diciembre de 2016", remarcó, en este sentido, el Secretario de Gobierno municipal, Ricardo Vales.
De acuerdo a lo señalado por el funcionario, existen unos 2.700 vehículos secuestrados, de los cuales se compactarán 1.700, junto a algunos automóviles que están en las mismas circunstancias.
"Esta es una primera etapa, y lo estamos haciendo en los distintos depósitos que tiene habilitado el municipio en la ciudad", confirmó.

Comentarios