Salud
Domingo 20 de Mayo de 2018

Un niño epiléptico fue sometido a una operación inédita en sanatorio entrerriano

Se trata de un niño de 8 años y oriundo de Villaguay, al que le colocaron un estimulador vagal para lograr reducir a más de la mitad, las crisis que sufre y modificar sustancialmente su calidad de vida.

El último jueves, en el quirófano del Sanatorio San Lucas de Gualeguaychú, tuvo lugar una particular intervención. Un paciente de 8 años, que desde los 4 padece epilepsia refractaria fue operado. Pero no fue una intervención más la que llevaron a cabo los neuropediatras Roberto Caraballo -eminencia en la materia- y Santiago Chacón, y los neurocirujanos Víctor Muñoz y Guillermo Escalada. Se trató de una cirugía que hasta ahora no se había realizado en Entre Ríos: la colocación de un Estimulador del Nervio Vago (ENV).

"El paciente intervenido tiene epilepsia refractaria, no responde a los fármacos que le son suministrados y sigue teniendo crisis. Está con cuatro drogas antiepilépticas y así mismo presenta entre 20 y 25 crisis diarias", explicó a ElDía el neurólogo infantil Santiago Chacón.

"Cada crisis es un caos determinado en la corteza cerebral, lo llamamos sustancia gris, y se produce una desconexión total con el medio. Este paciente viene sufriendo esta situación hace varios años, y se llegó a esta decisión luego de descartar otras alternativas, como la dislipemia -muy simplificadamente, una dieta especial que genera una suerte de protector neuronal- o la cirugía, por no ser compatibles con el cuadro del niño", explicó el profesional.

Tras un año y medio de tratamiento, el equipo médico y los padres del paciente optaron por realizar la Estimulación del Nervio Vago (ENV), un procedimiento que ha demostrado gran eficacia en la disminución de la frecuencia y la severidad de las crisis epilépticas.

"Se trata de la colocación de un dispositivo muy pequeño, parecido a un marcapasos cardíaco, que también se sitúa en la pared torácica. Ese aparato tiene dos cablecitos que abrazan el nervio vago, en la zona del cuello, que tiene conexiones con el cerebro. Entonces -explicó Chacón con paciencia pedagógica- cuando el paciente está por sufrir una crisis, ese software la reconoce, por la elevación de la frecuencia cardíaca, y estimula el nervio vago para que la frene".

Aproximadamente, la mitad de las personas tratadas con el ENV experimentan una reducción del número de crisis superior al 50 por ciento. En el caso del paciente de 8 años, los médicos esperan reducir de 25 a 10 las crisis diarias y bajar su intensidad considerablemente. Esto redundaría en una mejora en su calidad de vida.

Además, quien está a cargo del niño cuenta con una pulsera magnética de control que debe utilizarse en el caso que "el paciente esté teniendo una crisis que el estimulador no haya alcanzado a detectar". En ese caso, "debe acercar la pulsera al pecho del niño, donde se encuentra el dispositivo, para que éste se active inmediatamente", explicó el neurólogo nacido en Basavilbaso y especializado en el Hospital Garrahan.

"Esta tecnología se empezó a desarrollar en las décadas del 80 y 90, pero así como la conocemos (el aparato mide 1.30 centímetros) está siendo usada en el país hace tan solo diez años. En Entre Ríos es un procedimiento totalmente nuevo, y lo positivo de esto es que demuestra que acá también tenemos el equipamiento necesario y los recursos humanos formados para hacer este tipo de cirugía, sin la necesidad de irnos a Buenos Aires o a otro lado", consideró Chacón.

La Estimulación del Nervio Vago (ENV) es un procedimiento que ha demostrado eficacia en la disminución de la frecuencia y la severidad de las crisis en pacientes con epilepsia de difícil control.

Este dispositivo funciona como un generador programable, de tamaño parecido al de un marcapasos cardiaco, se sitúa en la pared torácica y está conectado a un electrodo bipolar helicoidal que se coloca alrededor del Nervio Vago (NV).

El NV tiene conexiones con muchas estructuras del sistema nervioso central, estas estructuras están implicadas en la epileptogenesis que disparan las crisis epilépticas.

La ENV, a través de su software, activa algunos circuitos de estas estructuras produciendo modificaciones en el Electroencefalograma (EEG) y reduciendo drásticamente el número e intensidad de las crisis epilépticas. (ElDía)


Comentarios